Ruptura, culpa, TOC y cambio de mentalidad  

  RSS

vigoc
(@vigoc)
nuevo miembro
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 2
07/04/2019 7:13 pm  

Es curioso como el tiempo me ha vuelto a traer por aquí. Recuerdo leer minovia.es hará años, tener el libro de empareja2.es por ahí y ahora, buscando cosas para aclararme un poco en la vida, encontrarme de nuevo contigo, Carlos. Un placer.

Vamos al tema en cuestión, trataré de resumirlo lo mejor que pueda para no hacerlo muy extenso, aunque va a ser complicado.

Conocí a la que ha sido mi pareja hasta hace unas semanas hará unos 4 años. Una mujer muy atractiva, con mucho encanto, simpática en todos los aspectos, lo que me llamó de ella fue su sonrisa, todo el rato sonriendo, proponiendo planes. Amaba la vida. Nos encontramos y comenzamos la relación.

El primer año fue un tanto montaña rusa, pues aún éramos algo desconocidos y nos estuvimos calibrando el uno al otro: tuvimos peleas absurdas, a veces generadas por ellas y otras muchas por mí. Hasta que nos dimos cuenta que lo que queríamos era avanzar. Cada uno se dijo lo que quería y no quería en su relación y llegamos a un punto de compresión mutua. Y todo avanzó y fluía.

Ella, dejando de lado su descripción en el párrafo de arriba, siempre se ha agobiado muchísimo por temas de trabajo. Tiene mucha carga en su puesto y trabaja en sus horas laborales, en casa y los fines de semana. Dejó su primer trabajo por eso y nos fuimos a vivir juntos. Encontró otro trabajo de su especialidad que básicamente era la misma tónica que el primero, pero peor. Y aquí comenzó el declive.

De ser una persona con ganas de vivir, de quererme, de hacer el amor conmigo casi a diario, a ser alguien que llegaba a casa siempre cabreada, cansada, que había sustituido la sonrisa por los resoplidos cuando me acercaba a abrazarla, que no aguantaba una broma, que si la agarraba para darle besos en el cuello me decía que no, que la dejara. Todo esto no ha sido de la noche a la mañana, sino progresivamente durante el último año. Y entendía su carga de trabajo, sabía que realmente estaba hasta arriba. Pero poco a poco, el sentir que yo no recibía el cariño que trasmitía acabaron llegando los reproches. Los últimos 6 meses del 2018 fueron, directamente, trágicos. Ella no tenía apetito sexual alguno, sequías de meses literalmente y cuando se alienaban los planetas se ponía sin apenas lívido, como si fuera un recipiente donde yo pudiera hacer el amor, como un trámite para ella.

Todo esto comenzó a generarme en mí una situación de soledad, de no saber qué estaba haciendo mal. Le dije que cambiara de trabajo, que ya encontraríamos una solución, que visitara a un psicólogo porque estaba triste a diario. Pero no quería. Le hice ver que estaba descuidando la relación, que yo la apoyaba en todo pero que también necesitaba sentirme apoyado. Apenas me preguntaba cómo me iba a mí en mi trabajo, o qué tal el día. Se iba a dormir sin darme un beso de buenas noches teniéndome al lado. Si le decía algo resoplaba y lo hacía “por hacer”… Me besaba cual autómata.

Y aquí viene la culpa: apareció una chica en mi trabajo con la que siempre había tenido buen feeling. Y hablamos, le comenté mi situación. Ella tampoco lo estaba pasando bien con su pareja. Y esas conversaciones empezaron a derivar en tonteos. Los paraba, pero cuando volvía a casa y veía el panorama, acababa buscándolo a modo de “¿qué tal vas?”. A modo de desahogo, a modo de sentir que alguien sí me valoraba. Mi ex casi nunca me decía que bien me sentaba tal o cual ropa, que era guapo, que la atraía y esta nueva chica me lo recalcaba cada vez que me veía. Y… una noche salimos de fiesta, me acompañó a casa y entre un par de copas de más (sé que es lamentable poner esta excusa) nos besamos. Fue corto, no fue nada destacable, pero lo hicimos. Y yo, que me consideraba una persona con una alta moralidad, que jamás habría traicionado a su pareja, me vi haciendo eso.

Los días siguientes me sentía fatal, asqueroso conmigo mismo. Me decía que habían sido un par de besos nada más. Entonces me centré, de nuevo, con más fuerza en mi relación. Pero mi ex seguía igual, con sus días buenos y sus días malos. Rompí todo contacto con la otra chica, le dije que estuvo mal y demás, que me había dejado llevar por la situación que tenía en casa pero que no podía hacerle eso a mi chica.

Llegó la Navidad y mi ex comenzó a distanciarse aún más. Se seguía excusando en su trabajo, en que no podía darme lo que yo buscaba porque su trabajo le estaba consumiendo. Le decía que se planteara buscar otra cosa, que yo trabajaba y podíamos permitírnoslo, que necesitaba recuperar a la persona de antes. Y no, fue todo a peor. De enero de este año a este último mes, empezó a soltar que se sentía desilusionada en general con la vida, con la relación, que no era feliz, que estaba triste, que no sabía qué hacer con su futuro. Yo ahí estaba al 100% con ella, le propuse viajar, hacer actividades juntos, conciertos, salir, bailar, hacer el amor, experimentar. Y todo era “no, déjame” o “no, no me apetece, estoy cansada”. La carga de trabajo iba en aumento y ya directamente no había besos en casa, los abrazos que daba estaban vacíos. Empezaron a haber discusiones, reproches absurdos por su parte del pasado, cosas que no tenían un peso real para no aceptar un beso. Se iba a dormir sola, los pocos planes que hacíamos juntos estaba ausente…

Yo estaba ya viendo el fin de nuestra relación, sabía que esto no iba a ningún lado, lo había dado TODO por ella y no recibía nada. Me planteé hasta en dejarla. Hablamos de darle otro intento a la relación y estuvo cariñosa un día, al día siguiente todo volvió a ser igual.

Otra noche de fiesta me encontré con la chica del trabajo, hablamos y ella me besó. Y me dejé, pero la aparté corriendo porque aún estaba en la relación. Os juro que me siento fatal y que es algo que me martillea la cabeza día tras día. “¿Y si yo propicié la ruptura de la relación por haber besado a otra?” Pero lo pienso fríamente y aunque sé que eso ESTUVO MUY MAL, fue una consecuencia de una única verdad: mi pareja ya no quería estar conmigo.

Acabó mi relación hará unas semanas, le dije que me hubiera gustado darle un intento, ella simplemente lo dejó de lado, cogió sus cosas y se fue del piso. “Espero que te vaya bien y quiero que seas feliz”. Y fin.

Todo muy frío…

Y aquí estoy ahora. Tengo una sensación de culpa por los besos que le di a la otra chica. No, no tengo excusa. Lo hice y mi ex no lo sabe. Y siento dentro de mí que es una espina que voy a llevar clavada eternamente, porque ahora no es procedente decirle “Mira, que llevamos sin hablar casi dos semanas, pero te quiero contar que me besé con otra cuando tú pasabas de mí”. Quizás tuve que hacerlo en su día. Pero es algo que me taladra la cabeza. Yo jamás he sido así y he tenido muchísimas personas que han intentando algo conmigo estando en relación y siempre, siempre he estado focalizado en mi ex. ¿Debería sentirme tan mierda por haber hecho eso? Me digo que ella lo propició por no estar para mí, pero tampoco es justo. ¿Cómo puedo superar este secreto que sólo sé yo?

Sobre la ruptura, al haber habido un desgaste durante tantos meses… pues estoy mal, para qué os voy a engañar. Hay días que me encantaría verla entrar por la puerta, con la sonrisa que me enamoró hace 4 años. Dormir a su lado y abrazarla. Sentir que me sigue queriendo. Pero tengo los pies sobre la tierra. Esto no me viene de nuevas, sé que no vibrábamos en la misma sintonía desde hacía mucho tiempo. Ella quería también forma una familia ya de ya y yo consideraba que aún éramos muy jóvenes, por ejemplo. También ella me echaba en cara que me había acomodado en mi trabajo (cuando acepté este trabajo en buena parte por ella, por estar juntos y formar una vida)…

Ahora estoy de bajón, además, desde hace unos años me auto diagnostiqué un ligero TOC de pensamientos intrusivos, los cuales me aparecen en etapa de estrés, casi todos relacionados con el sexo por seguramente la estricta restricción que tuve de joven en casa al haber nacido en una familia cristiana. Estando bien con mi ex y teniendo una vida sexual plena, esos pensamientos directamente ni aparecen. Para quien no sepa lo que es: son pensamientos que aparecen sin más en tu cabeza sin que los busques, los consideres verdaderos o los quieras, pero aparecen, te martillean y te preguntas por qué piensas en eso, ya que por norma general son cosas “desagradables”. Supongo que esto daría para otro hilo, ahora achaco su aparición a la etapa que estoy viviendo. Quizás visite a un piscólogo.

También,  me he dado cuenta que siempre he querido agradar a las personas, no sé qué ha hecho “click” a raíz de esta ruptura, pero he focalizado siempre mal esto. TENGO que agradarme a mí y eso agradará lo que hay ahí fuera. Así que me he propuesto un plan de acción: me voy a autoimponer una etapa de estar solo, conocerme, leer a los clásicos, ver más cine, entrenarme, salir SIN ninguna pretensión que pasarlo bien, no esperar nada de nadie para hacerme valer a mí mismo por lo que soy, por lo que tengo y por lo que quiero conseguir.

Y que venga lo que venga.

Perdonad el tocho, pero ha sido liberador. Cualquier comentario será bien recibido.


Citar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 6 años
Respuestas: 254
10/04/2019 11:11 am  

hola, vigoc… ¿cómo va la vida?  

 

Recuerdo leer minovia.es hará años, tener el libro de empareja2.es por ahí y ahora, buscando cosas para aclararme un poco en la vida, encontrarme de nuevo contigo, Carlos. Un placer.

ya ves, el tiempo pasa y algunas cosas resuenan en nuestra memoria



un par de cosas quería aclararte: ya comenté en este enlace que esto no es un foro al uso. no está creado para alimentar dramas, para hacer hilos eternos de preguntas y respuestas, ni para fomentar que gente que no tiene ni puta idea de cómo resolver sus problemas esté al pie del cañón dando respuestas en un espacio que no es suyo  

 

Perdonad el tocho, pero ha sido liberador. Cualquier comentario será bien recibido.

esto es, si buscas muchas respuestas de una comunidad quizás lo que necesitas es algo tipo foroamor: ir, contar tu pena, y que otros, atascados en sus dramas pero terriblemente elocuentes, pierdan su tiempo creyendo poder ayudarte



lo que yo te ofrezco es un espacio de consulta donde poder abrir un tema para preguntarme lo que te pasa, trabajar de forma personal, y hacer cambios en tu vida; si alguien entra en el hilo de otra persona y la aconseja yo no entraré a responder y dejaré el hilo desierto. no he creado esto para ver quién la tiene más gorda, sino para ayudar desde un trabajo que sé que funciona

te agradecería que leyeras el enlace [y todos los que veas en negrita]

respecto a lo que me comentas:  

 

El primer año fue un tanto montaña rusa, pues aún éramos algo desconocidos y nos estuvimos calibrando el uno al otro

ningún amor de verdad empieza mal. ninguno. discusiones hay siempre, pero de ahí a estar “calibrando” una situación que debe darse sola [porque debería venir del amor propio que os tenéis y que compartís], mal empezamos  

 

lo que me llamó de ella fue su sonrisa, todo el rato sonriendo, proponiendo planes. Amaba la vida.

energía masculina debilitada, la tuya. conflicto con tu padre, desvinculado emocionalmente, quizás por tu educación, quizás por su ausencia, quizás por vete tú a saber qué, y dominado por una madre invasora que te ha sobreprotegido y anulado la capacidad que tienes de darte amor a ti mismo



por eso buscas es una mujer radiante, llena de vida, aunque al encontrarla te das cuenta de que sólo airea una máscara de alegría que viene a tapar su enorme conflicto con la energía masculina, resonante con la tuya, así que al poco tiempo se le cae la careta, porque ve que tú no puedes darle lo que busca, y acrecenta tu necesidad de amor propio haciendo que ella se agobie



como esto no es acción-consecuencia, sino más bien consecuencia-acción-consecuencia, en un bucle sin entrada ni salida, su agobio, su cabreo, su malestar empezó por su propia insatisfacción personal, que creyó que resolvería contigo, para encontrarse con que tú tenías la tuya propia

en pocas palabras:


a partir de aquí, lo de siempre: las mujeres, en búsqueda del amor puro, aguantan la mínima; algunas, por lo que sea, aguantan un poco más de lo normal, pero no mucho más que un hombre con un agujero en su energía femenina; muchos hombres con este problema se agarran como garrapatas a su relación, por absurda, improductiva y dolorosa que sea, pensando que “es normal”, “quizás pronto se solucione”, “todas las parejas pasan por crisis”, “le daré todo mi apoyo”, “le recomendaré un psicólogo”, y un montón de mierda en forma de negaciones que introyectas, y que acaban contigo, con tu autoconcepto, sin que te des cuenta:  

 

siempre cabreada, cansada, que había sustituido la sonrisa por los resoplidos cuando me acercaba a abrazarla, que no aguantaba una broma, que si la agarraba para darle besos en el cuello me decía que no, que la dejara

porque, sinceramente, una persona que te hace esto, que te niega, que te ningunea, que te rechaza, que te desprecia, y que por tu parte sigue recibiendo todo ese cariño pomposo y agobiante, qué quieres que te diga…


¿cuál era el objetivo de tanto cariño? porque si fuera incondicional, nada de esto hubiera pasado. el problema es que fue condicional. era en plan te beso, te cuido, te propongo planes, pero... a ver si te pones las pilas porque necesito que me cuides tú a mí que no aguanto esta situación   


 

me encantaría verla entrar por la puerta, con la sonrisa que me enamoró hace 4 años. Dormir a su lado y abrazarla. Sentir que me sigue queriendo

como ves, tu actitud habla de una persona que se ha negado tantas veces, ha insistido tanto en ese beso no correspondido, que ha acabado por aceptar que no se merece el beso, el abrazo, la compañía ni absolutamente nada

la negación, proveniente de tu enemigo interior, es un monstruo increíblemente poderoso, y si resuena en tu interior, si esas negaciones que sostienes se han dado en tu relación, en tu vida en general, se deben a ese enemigo que no has acabado de hacer consciente



ese enemigo interior es el mismo que ha provocado esa inercia mental, ese pensamiento subyacente que ha vivido en ti desde que eras pequeño y que, al evitarlo, al no haber madurado emocionalmente y seguir dependiente de una energía femenina que te resuelva la papeleta, aflora cuando puede:  

 

un ligero TOC de pensamientos intrusivos, los cuales me aparecen en etapa de estrés, casi todos relacionados con el sexo por seguramente la estricta restricción que tuve de joven en casa al haber nacido en una familia cristiana

no se trata entonces de tu familia cristiana. podría ser budista, jainista o intergaláctica; aquí lo que importa es cuánto se te ha respetado como persona, supongo que poco porque tú no respetas lo que eres

has reflejado personas, situaciones y cosas, por ejemplo tu ex, que muestran una falta total de respeto, de empatía, de amor hacia ti. ¿cuál ha sido tu respuesta? agachar la cabeza; lo peor es que cuando las cosas estaban ya para irse al garete y la vida te envió una oportunidad para, al menos, oxigenarte, tú empezaste con la culpa:  

 

yo, que me consideraba una persona con una alta moralidad, que jamás habría traicionado a su pareja, me vi haciendo eso.

no es que esté a favor de la infidelidad, como comentaba aquí, pero, buf… ya ves. alta moral… la misma que la mía por aquel entonces, y yo también me sentí fatal por engañar a una persona que me daba los buenos días de milagro



 

¿Debería sentirme tan mierda por haber hecho eso? Me digo que ella lo propició por no estar para mí, pero tampoco es justo. ¿Cómo puedo superar este secreto que sólo sé yo?

no. la culpa es tóxica, te destruye. yo convertí el secreto de mi infidelidad, que como la tuya no fue más que un par de besos, en dominio público. 

tienes la historia de yo como dejador aquí

el caso es que me resultó valioso porque, más allá de mi “enorme traición” aprendí a verme en el otro lado de las cosas, en ese lado oscuro y terrible que no quería pisar, y que me acabó ayudando a reconocerme en todo mi espectro emocional


aprendí a sobrellevar el hecho de haber sido víctima, y aún más haber sido verdugo; así, con la experiencia polarizada y con el currículum lleno de tachones, empecé a crecer

supongo que ya lo sabes: no puedes crecer si no exploras. sea un beso, un viaje, un trabajo, un polvo o cualquier hola y adiós, si no te dejas llevar, la vida no vale un comino



por este motivo, por favor, no pienses que la cosa irá bien mientras te sientas culpable de haber seguido tu instinto, tu corazón, tu deseo, tu evidente necesidad de ser amado



más que nada porque la responsabilidad también recae en tu ex:
  

 

mi ex comenzó a distanciarse aún más.

cuando decidió dejarte [porque está claro que tú no hubieras tomado la decisión, igual que nos pasa a tantos], ella ya tenía una salida. la tuvo cuando te dijo que estaba fatal de la muerte, la tuvo, de hecho, cuando te quitaba la cara o no te daba las buenas noches, o se tiraba meses sin arrugar las sábanas



te debió ver tan débil, tan suplicante, tan esforzado por una relación muerta, que se sentía atada, obligada, frustrada por llevar una vida que no quería llevar, en contraste con la que sí quería llevar [con el tipo con el que quería estar], así que de ahí la desgana y la mala onda


sé que no piensas, o no quieres pensar [de hecho no te hace falta] que haya una tercera persona, pero la hay, y es la razón de vuestra ruptura



ahora tu trabajo es construirte en tu soledad creativa, es decir, encontrarte a gusto a solas, sin sentirte solo

yo trabajo esto a través de momento cero | supera tu ruptura, acompañándote durante varios ciclos de reflexiones para cambiar tu forma de pensar, para cambiar la percepción que tienes de ti frente a ella, y empezar a vibrar de otra forma



es la única forma que conozco de vivir una vida diferente



tú ahora concéntrate en encontrarte cómodo, relajado [sorprendido incluso] haciendo cosas para las que siempre requeriste ayuda, compañía, apoyo de alguien

 

me voy a autoimponer una etapa de estar solo, conocerme, leer a los clásicos, ver más cine, entrenarme, salir SIN ninguna pretensión que pasarlo bien, no esperar nada de nadie para hacerme valer a mí mismo por lo que soy, por lo que tengo y por lo que quiero conseguir.

no te impongas nada, fluye, vete suave. pero me parece muy bien que tomes la determinación de abrir nuevos caminos, en lugar de encallarte  

 

Quizás visite a un piscólogo.

haz siempre lo que sientas que debes hacer y que creas que mejor te va a funcionar

espero haberte ayudado a tomar perspectiva, que de eso se trata

mucha fuerza 🌟


vigoc me gusta
ResponderCitar
vigoc
(@vigoc)
nuevo miembro
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 2
10/04/2019 1:10 pm  

Gracias, Carlos, por tus palabras!

Vayamos por partes. Todo correcto con la forma de cómo usar el foro, ya he leído esos enlaces 😀

Sobre el tema de energía masculina debilitada por un padre que se centró más en educarme que en quererme (al menos a su modo) y en la madre sobre protectora has dado en el clavo al 100%. De pequeño siempre hubo muchísimas imposiciones, prohibiciones, malas caras al hacer tal o cual. Supongo que era la tónica por aquella época y son los frutos de muchos traumas / dramas y demás.

Sobre el tema de actitudes reprimidas, siempre he tenido una terrible presión por el sexo, por follar. De chico veía que mis amigos avanzaban más rápido en ese tema y yo, con mi primera novieta, hasta me daba corte darle un beso por el “y si me ven que van a pensar”. Pero bueno, te hablo de 15 años, pero entiendo que todo eso sustentó unas bases para crearme una “obsesión” con el tema de hacer el amor. Obsesión que se ha visto reflejada en el TOC de pensamientos intrusivos que te comento. Actualmente estoy leyendo bastante literatura basada en la psicología sobre este tema, para tratar de entender qué me pasa y solucionarlo. Si veo que es algo que me incapacita para vivir, visitaré a un profesional. Aunque como también comenté, es algo que me aparece en épocas de estrés, como la que internamente estoy viviendo. Cuando he tenido una vida sexual plena… no estaba. Pero ahora veo que es la pescadilla que se muerde la cola: el sexo anula mi obsesión por el sexo… pero necesito al sexo. Lo que tengo que aprender es entender que el sexo sólo es un complemento más de la vida y no darle la importancia que le he dado durante años. Jodido, sí. Difícil, también. Pero habrá que empezar.  

Entiendo y sé que tengo una falta de ego bastante pronunciada porque intento imitar a otras personas que consiguen éxito: voy al gimnasio para parecer más atractivo para ellas, me pongo tal o cual modelito para parecer más atractivo para ellas, etc. Y cuando conocí a mi ex, era así. Quizás ella se fijo en ese prototipo de chico que, con el paso del tiempo, se quitó también la máscara. Y se dio cuenta de que yo no era la persona con la que quería estar. Respetable por su parte, es curioso… pero no la juzgo como juzgué a mi ex-ex pareja cuando se acabó hará años. Supongo que en eso sí que he madurado algo.

Sobre el amor incondicional, entiendo lo que dices, pero… ¿supongo que sentirme frustrado por no recibir amor es también un sentimiento normal, no? Aunque sí, es un reflejo de lo que yo estaba trasmitiendo al forzar recibir amor. Creaba tensión entre los dos y poco amor iba a recibir.

Sobre el tema de la infidelidad, gracias por haberme hecho recapacitar tanto con tus palabras. Muchas gracias.

Sobre lo de la tercera persona… ella juró y perjuró que no, tampoco vi nada raro en plan más salidas de lo habitual o usar el móvil más de lo habitual… pero sí, también tenía la mosca detrás de la oreja. Sea como fuere, ella es libre de hacer lo que quiera, faltaría más. A día de hoy, ya no es mi problema, y aunque me dolería saber (en el ego que tengo que apaciguar) que había otro, también creo que he dado un paso hacía adelante con respecto a otras relaciones. Duele, pero ahora lo entiendo y no lo juzgo como hacía años atrás.

Sobre la soledad creativa: ya estoy inmerso en ello. Estoy haciendo cosas para construirme un mejor yo. Entiendo que es un proceso y que debo mimarlo. Tengo ya varios planes en mentes. Desde siempre me ha gustado escribir y quién sabe, quizás esto sea una salida para realizar una novela.

Gracias por todo y mucha fuerza a ti también.

PD: Me ha dado mucha curiosidad ver que toda la web y tus textos están sin una mayúscula: ¿por algo en especial?

 

 


carlos me gusta
ResponderCitar

consulta estas tres sencillas normas

¿te ayudo personalmente?

¿quieres devolverme la ayuda?

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  
Trabajando

Por favor Iniciar Sesión o Registro