Problema con mi padre y mucho dolor emocional  

  RSS

nativeAmerican
(@nativeamerican)
nuevo miembro
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 2
20/11/2018 4:30 am  

Muy buenas Carlos, antes de nada agradecerte el tiempo y esfuerzo que dedicas a ayudar a muchas personas desde hace tantos años.

Me gustaría hablar sobre la relación con mi padre, es un tema complicado y llevo varias semanas acudiendo a psicoterapia para intentar buscar una solución. Tengo 29 años y nuestra relación ha ido empeorando durante los últimos 15 años, hasta el punto de que los únicos buenos recuerdos que tengo con él son de cuando yo era niño. Hasta cuando tenía 10-11 años nos llevábamos bien, bromeábamos y teníamos algún hobbie en común pero con el tiempo comenzamos a tener alguna discusión,  se enfadaba mucho si mi madre me daba la razón a mí en alguna de esas discusiones.

 

Comenzaron a enlazarse malos gestos por su parte (y si no fueron intencionados, a me mí dolían mucho). Los últimos años de instituto yo practicaba un deporte que siempre me había apasionado y él me llevaba en coche los fines de semana para poder competir. Nunca fui un atleta que destacara, y me dolían mucho los comentarios despectivos que hacía, criticaba mi estilo, mi falta de resultados y comentaba lo muy buenos que eran los otros. Yo era feliz por el simple hecho de competir, pero sus constantes comentarios mientras charlaba con otras personas me tiraban por el suelo una y otra vez.

Siempre ha hablado fatal de muchas de las personas que más me han importado en mi vida. Odiaba y hablaba fatal de mis abuelos, a quienes yo siempre quise muchísimo. Siempre ha dicho que mis amigos son unos fumados y bebedores. He estudiado dos carreras y nunca tuve la sensación de que se alegrara de mis exámenes aprobados y éxitos, es más, siempre he sentido una lucha en la que sentía que él me daba a entender que yo valía más bien poco, y yo tenía que sacar pecho y no hacerle demasiado caso para que mi autoestima no quedara dañara.

Recuerdo estar de vacaciones en la playa y tener discusiones comiendo, o viajes de familia visitando alguna ciudad europea con discusiones, malos gestos, ninguneos. Pero el problema no son las discusiones en sí (que todo el mundo las tiene), sino la ausencia  de buenos momentos desde hace muchos años, el encadenamiento de malos gestos, ninguneos, ausencias, falta de apollo, insultos.

Me independicé a los 20 años, durante muchos años he vivido y trabajado en el extranjero (siempre volviendo a casa regularmente de vacaciones) y hace unos meses volví  para poder centrarme en terminar mi segunda carrera, para lo cual mis padres han sido esenciales por su apoyo económico.

Estoy profundamente agradecido por su apoyo económico, pero la convivencia se hizo insostenible en muy pocas semanas y tuve que irme a nuestra casa de verano para poder hacer vida normal, no sentirme permanentemente juzgado, machacado, insultado. Nuestra mala relación me produce mucho sufriemiento emocional y prácticamente no le hablo, dejar de trabajar y depender de mis padres estos meses ha sido horrible.

 

Con mi madre hablo mucho, pero también me ha machacado mucho por el aspecto económico, algo que no termino de entender, si podéis y queréis ayudarme económicamente a acabar la carrera, por qué mi madre lo utiliza como arma arrojadiza? como forma de amenaza? Me tratan como si les debiera algo,  cuando yo simplemente intento salir adelante con mi vida, y acordamos que les devolvería todo el dinero en cuanto pudiera.

La relación con mis hermanos también se ha tensado, quizás existan celos por su parte, y hemos tenido varias discusiones estos meses. Yo me siento aislado de mi familia porque estar con ellos me hace muchísimo daño. Cuando estoy con ellos siento que debo llevar un escudo emocional porque no sé por dónde va a llegar la próxima cuchillada, siento una falta de aprecio y conexión enorme por parte de mi padre, y es algo que hemos hablado en familia pero no encuentro la respuesta.

Siendo independiente y viviendo en mi propia casa (piso compartido) siempre he sido feliz, tenía ilusiones, buenos compañeros de piso, buen ambiente en el trabajo, pero volver a casa a sido muy duro. Me siento muy distinto a ellos, a mi me gusta mucho viajar, y tengo unos valores mucho más liberales y tolerantes, no me gusta hablar o pensar mal de los demás. Mis hermanos no reconocen el daño inmenso que me ha hecho mi padre, y eso también me produce frustración, ira. El psicoterapeuta dice que ha existido una falta de comunicación muy grande entre mi padre y yo, y que puede que haya habido ocasiones o comentarios que me hayan hecho daño porque yo me los tomé mal, no porque mi padre quisiera hacer daño.

Pero no lo entiendo, eso puede ocurrir alguna vez, pero si la otra persona se preocupa por tí debería disculparse, o no volver a hacerlo. Yo no me siento  querido por él, ni respetado, ni valorado, me siento juzgado, porque es lo que lleva haciendo tantísimos años.

 

Un saludo Carlos.


ResponderCitar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 180
26/11/2018 2:48 pm  

 


hola, nativeamerican, ¿cómo vas?  

 

llevo varias semanas acudiendo a psicoterapia para intentar buscar una solución

como siempre digo, no compito con el trabajo de otros profesionales, a quienes ni siquiera valoro. mucha gente decide trabajar conmigo porque no ven resultados; tú simplemente evalúa qué es lo que más resuena contigo, escucha a tu corazón, y síguelo, sea lo que sea

veo que me hablas de la relación con tu familia, sobre lo cual yo escribí en este enlace hablando de personas tóxicas cuál es, desde mi punto de vista y mi forma de ver la vida, la que considero la única solución para un conflicto familiar donde no puedes cambiar las cosas sino que pareces obligado a ser tú quien cambie

sobre esto, hay dos formas:



1. cambias de forma de pensar, de hábitos, das la razón a quien te la impone, y tragas con los clásicos autoritarismos de personas con carencias emocionales, o

2. te retiras de la escena y dejas que sigan su vida, sin luchar ni enfocarte en el dolor

llevamos unos años muy movidos en cuanto a revoluciones sociales. este año, volviendo de roma, tuve que esperar en el aeropuerto seis horas porque todas las trabajadoras de las compañías aéreas [yo volaba con ryan air], se habían declarado en huelga para defender sus derechos



con obama hubo una revolución parecida con el tema de los negros, con muchos homosexuales, por ejemplo tim cook, el ceo de apple, una gran revolución en la libertad sexual; ya asoman la cabeza [aunque hay gente dispuesta a pegar un martillazo para que no se sepa nada] denuncias de acoso escolar, y con el tiempo llegaremos a denunciar los malos tratos recibidos en casa

que la gente escucha “malos tratos” y si no hay ojos morados ni hostias entonces no son malos tratos…



gran error

el dolor es dolor

no importa si viene de tu propia sangre o de otra



te digo esto porque sigo mi propia filosofía, sin mandamientos de ninguna religión, así que creo que uno de los mandamientos cristianos, el de “honrarás a tu padre y a tu madre”, es una de las mayores farsas creadas para perpetuar un estado de autoridad



rollo mis padres me joden la vida, pero el cristianismo me dice que les honre… cualquiera se atreve a decir nada en contra de las personas que me han traído hasta aquí… mejor estoy callado y hacer como que todo va bien

de esta forma, millones y millones de personas maltratadas psíquica e incluso físicamente por sus padres permanecen calladas, con un drama irresoluble del que no pueden hablar porque los padres, por el mero hecho de haber dedicado sus vidas a criar a sus hijos [siempre según sus criterios], son algo así como vacas sagradas

llegará el día, como te digo, en el que este tipo de situaciones empiece a salir a la luz, la gente hablará abiertamente de lo que ha sufrido en sus casas, escucharemos cada vez más casos de personas menospreciadas, humilladas por su propia familia, y cómo ha condicionado sus caminos toda esa carga emocional  

 

me dolían mucho los comentarios despectivos que hacía

a mí me han tratado así toda la vida. mis compañeros de clase era gente con la que había que competir. raro el día que en mi casa no me preguntaban por las notas de no sé qué cerebrito que hacía multiplicaciones sin papel, como si ese fuera el rasero por el que admirar a tu hijo



recuerdo que en el instituto había un chaval, más bien gordito, tímido, callado, que no sabía relacionarse, pero que sus notas parecían un copia pega, todo lleno de dieces, y yo le pregunté un día a la profesora: “¿qué puede hacer él con esas notas?” a lo que la profesora me contestó: “uf, él puede ser quien quiera en esta vida”

todo bailaba al ritmo de ese son. las buenas notas parecían el pase irremediable para poder elegir tu vida, para tener éxito, así que, absolutamente ciego por aquella situación, a aquel tipo tímido, rechoncho, cabizbajo, callado, que no dejó ni una sola huella personal ni amistosa en el instituto y que no fue relevante para nadie durante años, le conferí un poder que, en realidad, estaba en mí, pero que yo no me atreví a otorgarme

me evalué por el podridísimo sistema escolar en el que vivía


crecí gracias a mi familia con la firme convicción de no valer ni para tomar por culo, a pesar de que, en cuanto apretaba mínimamente la tuerca de algo, sólo había comentarios de admiración de gente cercana, de compañeros, incluso de profesores; recuerdo uno, alberto leal, profesor de arte, que me dijo: “te he aprobado el examen, pero no tienes ni puta idea de lo que dices... eso sí, lo has redactado de tal forma, explicándolo con un estilo, que no he visto a nadie de tu edad escribir así. de verdad, he alucinado mucho”



y pese a que siempre he sido, al menos, un tío espabilado, capaz de tener mis propias ideas, si me sumergía en mi mundo y quería dedicar mi energía a crear mi propio universo chocaba fuertemente con la necesidad de aprobación que tenía mi familia, siempre pendiente de lo que decían los demás, de cómo vestían los demás, de qué escuchaban los demás o qué hacían los demás:

 


 

criticaba mi estilo, mi falta de resultados y comentaba lo muy buenos que eran los otros

entiendo, por tanto, lo que sientes, porque tampoco yo fui yo. me tocó ser una calcomanía borrosa de lo que los otros eran, así que cuando dejé de estudiar para romper con el sistema de aprobación que me tenía siempre en jaque, cuando comencé a escalar puestos con mis propias habilidades, gané dinero, viajé y me abrí al mundo, rompí por completo con una esfera a la que, sinceramente, me daba una pena profunda volver:

 

durante muchos años he vivido y trabajado en el extranjero (siempre volviendo a casa regularmente de vacaciones) y hace unos meses volví

decía benjamin button que “cuando vuelves a casa es raro porque todo está igual, pero el que ha cambiado eres tú”

en mi casa, por ejemplo, nadie tuvo la perspectiva suficiente para darse cuenta de que yo había cambiado, y como lo mío era todo muy peregrino y diferente, hice lo imposible por adaptarme a lo que siempre hubo



no quería desentonar mucho [aunque ya me había pasado cuatro tonos del original]

sentía pena por ver ciertas costumbres y hábitos, pero estuve más o menos jugando ese juego durante años: desde mis 26, más o menos, hasta los treinta y todos, las discusiones, los desaires y la mala onda estuvieron siempre presentes

obviamente, el malo era yo, porque rechazaba un modo de vida donde la crítica, la queja y la condena hacia los demás era el pan nuestro de cada día: raro era el día que no nos sentábamos a la mesa un sábado y no tenía que escuchar alguna retahíla del fútbol, y cómo se iba transformando en insultos, en mal rollo, en basura para la mente que arruinaba una reunión familiar tras otra



sin embargo, intentar detener aquello era de “mala persona”

a pesar de la falta de perspectiva, de despreciar profundamente a los demás, y de emitir quejas contra todo y contra todos, en mi casa siempre me dijeron eso de “nadie te conoce mejor que nosotros”, que viene a ser lo mismo que dice el maltratador a su maltratada de “nadie te va a querer tanto como yo” 😓

incapaces de comprender que su mundo, pequeño y rancio, no puede hacer frente a uno expandido, fruto de la experiencia, porque pone en tela de juicio todas sus convicciones, la elección de mi familia, a raíz de mi decisión de cortar con algo que me hacía un daño profundo, fue reafirmarse en su argumento:  

 

Yo me siento aislado de mi familia porque estar con ellos me hace muchísimo daño. Cuando estoy con ellos siento que debo llevar un escudo emocional porque no sé por dónde va a llegar la próxima cuchillada, siento una falta de aprecio y conexión enorme por parte de mi padre, y es algo que hemos hablado en familia pero no encuentro la respuesta.

y, como te digo, no vas a encontrar la respuesta. se reafirmarán, cada vez más, en lo suyo. sé la impotencia que sientes, pero ellos no lo van a entender. mira mi caso en el enlace de arriba: cuando yo abría el pico decían “anda cállate, que estás traumatizado” 😧

son incapaces [absolutamente] de comprenderlo



hagas lo que hagas, digas lo que digas, venga quien venga a decírselo, jamás lo asumirán
ni bajo tortura

alguien con la consciencia tan reducida no va a ser capaz de mirar a través de tus ojos pero, obviamente, eso no significa que tú debas mirar a través de los suyos



personalmente, he perdonado a todas las personas que me han hecho daño hasta el día de hoy porque han construido la persona que soy; a todos mis obstáculos les debo la guía, el enseñarme a sortear todo tipo de putadas emocionales que me han hecho despertar, crecer y constituirme como la persona a la que ahora lees

sin embargo, si bien yo he perdonado el daño que me hicieron asumiendo mi propia responsabilidad, si bien he dejado de responsabilizar a otras personas de mi felicidad y la he buscado yo, no perdono en absoluto que esas mismas personas que hicieron daño, a mí y a otros, no hagan el mismo ejercicio de responsabilidad, de asumir sus errores y cambiar sus formas

imagina que yo considero que su síndrome de estocolmo, de estar acostumbrados a vivir con el insulto, los gritos, la envidia y el menosprecio es algo lógico. si lo que me hizo daño no es malo y lo paso por alto, se seguirá aplicando a los niños que vengan nuevos a la familia, sobrinos, nietos, etc.



y por ahí no voy a pasar

decía albert einstein que “el problema no es la gente mala que hace daño, sino la gente buena que no hace nada por remediarlo”. y el problema es ese: yo puedo cambiar mucho, pero si tú estás acostumbrado o acostumbrada a tratarte mal, contigo o entre tu familia, y eso te lleva a hacerlo conmigo o con mi hijo, y me insultas, me menosprecias o me humillas, o tienes un comentario que yo considero negativo, y yo me tengo que callar para no ser mala persona, lo que estoy haciendo es ser mala persona conmigo mismo, que me he obligado, quizás por costumbrismo, a callarme cuando recibo una hostia

esto es como si eres fontanero y cada vez que vas a casa de alguien tiene todo el piso encharcado. pudiendo arreglar el problema, ¿vas a quedarte parado? ¿o harás algo para remediar el desastre?



peor aún es esa situación de mucha gente que dice “ah, yo a mi familia no la trago, pero pongo buena cara. que sí que sí, jiji, jaja, me entra por un oído, me sale por otro, salgo de allí y hasta la semana siguiente”



será por cómo soy, pero me parece una traición más dolorosa el no expresar lo que siento, el no querer cambiar lo que está mal e ir de hipócrita, como estuve muchos años, quejándome de la situación, cagándome en este y en aquel, pero con ellos hacía como si nada


ser una persona falsa y mentirosa, no hablar con franqueza de lo que sientes cuando algo te duele, me parece querer aún menos a personas por las que puedes hacer algo

sobre esto, he escuchado muchas veces el rollo de “no te esfuerces, las personas mayores no cambian”, y esa es otra mentira que nos han querido calzar, dando autoridad y potestad a personas que han perdido la razón a golpe de rutina, y que cuanto más ven cómo su gente hace vida, crece y se diferencia, peor lo encajan, más dolidos se sienten y más controladores se vuelven:

 

si podéis y queréis ayudarme económicamente a acabar la carrera, por qué mi madre lo utiliza como arma arrojadiza? como forma de amenaza?

la manipulación y el control es propio de personas tóxicas pero, ya te digo, no se enteran de la película. se creen que te están haciendo un favor y que miran por ti 🤷‍♂️

a mí, en un momento de dificultades, me dieron un sobrecito y cuando lo fui a coger me dijeron, así muy bajo al oído como para que nadie se enterase, apretándome el sobre contra la mano: “búscate un trabajo pero ya”



¿qué cara se te puede quedar cuando tu propia familia desprecia profundamente lo que haces, pareciéndole más segura, más madura y más interesante la opción de ser una tuerca más en una multinacional?



¿qué es mejor para alguien a quien quieres? ¿fomentar su propia libertad financiera, o presionarle para que acabe esclavizado en algún negociete donde sobreviva con ochocientos euros al mes?



entiendo de qué va el miedo, pero nunca podría hacerle esto a mi gente, a mi propio hijo, porque ni siquiera yo lo hago conmigo mismo

me trato como a una persona de valor, y lucho por no desdibujarme a manos de algún mal pagador; que las pasaré putas y me sentiré fuera del circuito, pero abrirme paso confiando en que la vida me va a dar lo que necesito me hace más humano y me ayuda a empatizar con el dolor de los demás



por todo esto no pretendo luchar indefinidamente para intentar que alguien cambie su forma de parecer, pero tampoco soy una persona falsa que da la razón a una persona con un comportamiento de mierda, así que mi decisión fue retirarme de la escena

ya sabes, aquel lema que tanto repito: “la única jugada ganadora es no jugar”

ahora tú puedes contarme catorce mil películas diferentes pero todas iguales: que en tu casa odiaban a tus abuelos [a sus propios padres, con lo cual no dan ejemplos como hijos ni abren la puerta para ser abuelos], que te manipulan a través del dinero con el que te ayudan, que menosprecian lo que has hecho frente a lo que hacían los demás… pero sólo alguien que ha vivido lo que tú lo entenderá



tu familia jamás lo hará
no pierdas energía

su miedo les ciega, y son incapaces de anteponer el amor a la etiqueta del estatus. da igual lo que pierdan: hijos, nietos, no importa, su palabra y sus cojones mandan mucho más



por eso, como son ellos los que tienen que resolver una enorme carencia emocional, es tu silencio, y no el ruido, el enfrentamiento ni el reproche lo que generará el cambio

ahora puedes ir a psicoterapia todas las veces que quieras, que mientras sigas en tu casa nada cambiará. estar en esa película patrocinada por el miedo hace que todo lo humano se devalúe frente a lo material, a la seguridad del dinero, y tú entras en el lote como un paquete más



¿te doy mi punto de vista?: lárgate, comparte piso, lánzate a la incertidumbre y deja que ellos aclaren su situación emocional enviándoles mucha paz



si consideras que hay algún otro parche que puedas poner, y quieres intentarlo [yo estuve durante casi 15 años buscando uno], adelante



gasta tu dinero en psicoterapia, y lima las asperezas de tu criterio para no levantar ampollas. quizás es un buen remedio, no lo sé... haz lo que consideres

te mando fuerza para este episodio
si, más adelante, decides que ya no más, me cuentas
quizás pueda ayudarte si quieres dar un salto fuera de ahí

ánimo 🙋‍♂️


ResponderCitar
nativeAmerican
(@nativeamerican)
nuevo miembro
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 2
27/11/2018 12:16 am  

Muchas gracias Carlos, me ha gustado mucho leerte y escuchar tus palabras. 

 

El corazón me dice que me aleje de la situación, especialmente de mi padre. Mi madre ha sido tóxica en algunos aspectos, como ignorar mi dolor o chantajearme con la ayuda económica en mis estudios, pero hablamos mucho y siempre hemos tenido una buena relación, fue ella la que buscó ayuda profesional inicialmente, para ella y para mí.

Me duele mucho que mis hermanos "pequeños" (ambos adultos con sus trabajos pero más jóvenes que yo) sean incapaces de ver la situación, para ellos mis padres nos han dado todo lo que necesitamos. Punto. Les he hablado sobre el abuso emocional pero ni siquiera habían oído hablar del término, y me preocupa que yo o ellos repitamos los mismos patrones cuando tengamos hijos o en nuestras relaciones. Es cierto que todo el mundo entiende el abuso físico o sexual, la moraduras, los arañazos, la sangre, pero cuando pasamos al ámbito emocional existe todavía mucha ignorancia.

Decidí contactar contigo porque mi psicoterapeuta sí que menciona que existe una falta de comunicación muy importante, lo muy distintos que somos mi padre y yo, pero no ha mencionado nada sobre abuso. Él menciona que mi padre no me puede ser tan mala persona si me han ayudado con los estudios, yo digo que una cosa no quita la otra. Podría maltratarme físicamente o sexualmente y ayudarme con los estudios igualmente, en ese caso sí que vería todo el mundo el problema claramente.

 

El maltrato emocional es mucho más invisible, pero el dolor emocional que siento es muy real. El domingo pasado mi padre vino y entró en la casa del pueblo en la que he estado viviendo estos últimos meses, a pesar de que tuvimos una discusión enorme hace unas semanas y le pedí que no volviera mientras estaba yo. Al mirarlo a los ojos no ví ni un atisbo de empatía, ni arrepentimiento, ni de querer hacer bien las cosas con su hijo, ni de cariño, sólo vi una medio sonrisa muy extraña, a veces creo que disfruta viéndome sufrir.

Por suerte vuelvo a independizarme muy pronto, pero tras todos estos años viviendo fuera esperaba algo más, especialmente de él. Ayer hablaba con mi madre sobre el hecho de que no se llevan bien con prácticamente nadie. Mi madre no se habla ni con sus hermanos, ni primos, ni tíos, estuvo enfadada con sus padres hasta que fallecieron, y no puede ni ver a la familia de mi padre. Mi padre sólo se lleva muy bien con su madre y su familia (y mis hermanos y madre por supuesto). Con mis abuelos maternos siempre tuve una relación muy cercana y positiva, fallecieron hace pocos años y me pregunto si tal vez mis padres ahora vuelcan hacia mí ese odio, ese resentimiento, por lo mucho que me querían mis abuelos. La relación que tuve con mi abuelo jamás la tendré con mi padre, es un vacío que sentiré seguro durante mucho tiempo, pero es mejor que el dolor que siento por mantener el contacto con él.


ResponderCitar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 180
27/11/2018 9:46 am  

la única manera de solucionar el conflicto es creando silencio, no intentando convencer a otra persona de sus supuestos errores

tu padre es una proyección de ti, así que esa persona a la que intentas convencer de algo eres tú
cuanto más te esfuerces en hacerle cambiar de parecer, más negarás tus necesidades

invierte el dinero de tu psicoterapia en independizarte, y deja de exigir lo que tú debes darte, sin esperar a que lo hagan los demás

hablamos cuando hayas tomado una decisión madura, porque seguir en el nido tóxico haciendo cábalas sobre tus abuelos, sobre resentimientos o no se qué hostias, lo único que hace es atraparte en una rueda que no soluciona nada de tu vida

aprovecha tu tiempo 🙋‍♂️


ResponderCitar

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  
Trabajando

Por favor Iniciar Sesión o Registro