empecé en 2006 con el foro de empareja2 y lo migré a centro punto cero en 2013. desde entonces he atendido más de 11.000 casos de forma personal

lee estos 3 puntos antes de dejarme tu consulta

Avisos
Vaciar todo

¿Es normal recordar tanto a un amor de la adolescencia?  

  RSS

Alicia86
(@alicia86)
nuevo miembro
Registrado: hace 5 meses
Respuestas: 2
22/02/2020 5:09 am  

¡Hola Carlos! Soy Alicia y tengo 47 años. Te agradezco enormemente la oportunidad que me das de poder escribir, y contar lo que me sucede. Ni yo misma, a pesar de mis años lo comprendo.

Te cuento un poco sobre mí, no tengo problemas, vivo una vida tranquila, hago lo que me gusta, tengo un hijo de 19 años, me divorcié hace ya doce años y desde hace 8 tengo una pareja con la que tengo una fantástica relación, los únicos contratiempos que tengo ahora son los derivados de mi divorcio, la liquidación de gananciales y todos esos líos que trae un divorcio, pero que tampoco me preocupan más de lo debido, son cosas que suceden y que hay que arreglar. Y con respecto a mi actual pareja, mi trabajo, mi hijo, familia y amigos, todo marcha estupendamente.

Pero hay algo que me está atormentando un poco, y yo que soy una persona reflexiva y tranquila, no entiendo que me está pasando. Y no me atrevo a contarlo ni siquiera a una amiga, tengo la sensación de que si cuento lo que me pasa van a pensar lo que no es, si yo le digo a una amiga que no olvido un amor de la adolescencia, lo primero que pueden pensar es que sigo enamorada de un fantasma del pasado y no se trata de eso. Necesito quizá, quitarme un sentimiento de pérdida, que lo tengo ahí, clavado en lo más profundo de mis emociones, y los años hacen aflorar un montón de recuerdos escondidos. Y amor no me falta como para estar echando de menos a un muchacho de los años ochenta. Por eso necesito desahogarme y contarlo.

Conocí a ese chico cuando yo tenía 15 años, el tenía mi misma edad. Recuerdo con total claridad las palabras que nos dijimos, los días que pasamos juntos y hasta la ropa que llevaba puesta. No era el primer chico con el que salía, pero si el primero con el sentí que estaba enamorada. Me gustaba todo de él, era mi chico ideal. Yo era una chica enamoradiza y soñadora, una adolescente con ganas de comerme el mundo y el era el chico soñado por mi.

Recuerdo que la relación duró algunos meses, con idas y venidas, pero fue bonita y especial. No hay día ni momento que no recuerde. Se me quedó grabado. Quizá estuvimos así, con separaciones incluidas, porque estábamos estudiando, un año largo. Creo que en mi vida he llorado tanto por un chico como por ese, cuando no podíamos vernos para mi era como que se acababa el mundo y lo pasaba muy mal. No nos acostamos juntos, estuvimos a punto, pero no pudo ser, y sí que me hubiese gustado que mi primera vez hubiera sido con él. Pero entre los estudios, y mis padres que no les hacía gracia verme con el muchacho, nos fuimos distanciando y la vida nos llevó por caminos separados.

El vivía cerca de la casa de un familiar mío, y a veces me enteraba por amigos comunes de novedades. Alguien me dijo un tiempo después de haber terminado nuestra relación que estaba saliendo con una chica. Y bueno, yo en ese momento ya no le di importancia, lo había superado e incluso me alegré de que le fuera bien. Más tarde cuando yo tenia mis dieciocho años, él fue a buscarme a un local al que yo solía ir, un amigo se lo dijo y allí me lo encontré, me sorprendí y me alegré de verlo, pero ya no era igual, yo tenía otros amigos, otro mundo, y sentía que el ya no encajaba en todo lo nuevo que yo estaba viviendo. Me olvidé de el completamente. Era mi amor de adolescencia y punto.

 Cuando yo tenía 24 años y un novio que sería mi futuro marido le vi por fuera de su casa cuando yo pasaba con mi pareja. Le saludé y el me respondió el saludo, y nos miramos como si se nos fuera la vida en ello. Habíamos cambiado los dos, a mejor, y ya no éramos unos niños. A mí se me revolvió algo dentro y sentí unas ganas tremendas de ir y decirle algo más, pero me pudo la prudencia y el novio que tenía al lado. Estuve muchos días pensando en él, y lo guapísimo que estaba, me arrepentí de no haberle hecho más caso unos años antes cuando fue al local de copas donde yo solía ir.

Esa fue la última vez que le vi.

Dos años más tarde tuve una pelea con mi novio, nos distanciamos durante meses. Una noche no se porqué, de repente me acuerdo de mi chico de los ochenta y me dije: Lo voy a llamar y por lo menos a ver si puedo quedar con él y hablamos y seguro que se me pasa esa pena que tengo por no haber podido terminar bien la relación. Le llamé a su casa, y me dijeron que ya no vivía allí, pasé por su zona buscándolo, pregunté a gente de la zona y todos me dijeron lo mismo. Se mudó a otra ciudad, pero no sabían nada más. Le perdí completamente la pista, y hasta hoy no sé absolutamente nada de él. Pero no me queda la pena de no haberlo intentado cuando tuve la oportunidad de hacerlo.

Como dije al principio me casé unos años más tarde con el novio que tenía después de reconciliarnos y tuve a mi hijo. Fueron muchos años en los que siempre en algún momento me acordaba de él. Una canción, un perfume y de repente todos los recuerdos. Pero no sabía nada de él. En los años 2000 ya con internet y las redes sociales, lo intenté buscar, pero nada, ni rastro.

Mi vida, digamos, ha transcurrido como la de cualquiera, con sus cosas, malas y buenas, pero no puedo quejarme. Digamos que no tengo motivo para añorar el recuerdo de ese chico. Y menos desde hace ocho años que tengo una nueva pareja con la que conecto y de la que me he enamorado como no lo estuve de mi ex marido.

Pero desde hace dos años, ese recuerdo cada vez es más latente, más vivo y me ronda en la cabeza todo el santo día. Y me hace sentir mal, porque soy consciente que añoro a un muchacho adolescente, que quizá, ya no tiene nada que ver con lo que yo tengo en mi cabeza. Pero no dejo de darle vueltas a lo que hubiese sido mi vida con él, con lo tierno y amoroso que era, y con lo estupendo que estaba la última vez que le vi. Y cuando pienso esto, me digo: Alicia tienes una pareja, estás bien, ¿porqué piensas esas cosas?

Me siento ridícula con mis años con mi experiencia y con todo lo que he vivido, recordar momentos que fueron muy intensos y bonitos, pero que deberían quedarse ahí, y no ser tan insistentes. Pero me pasa, y ya me preocupa. Intento pensar, reflexionar y todas esas cosas que se supone las personas maduras tenemos que hacer. Pero mi cabeza se va una y otra vez a esos recuerdos. Debería encontrármelo algún día y verlo gordo, calvo y feo y seguro que se me quita. Pero ni esa oportunidad he tenido, con lo cual en mi cabeza siempre está joven y perfecto.

¿Qué es lo que me pasa Carlos? Y sobre todo, ¿porqué crees que me sucede esto? En mi vida han habido más relaciones, y ahora estoy en el mejor momento, no echo de menos amor, ni atenciones, no me falta nada en ese aspecto. Pero se me va un montón de energía pensando en ese chico, y creo que la malgasto y que esa energía debería enfocarla en otras cosas.

Pero por mucho que haga y aunque me falten horas en el día a día para hacer todas mis cosas, siempre está ahí ese recuerdo y yo lo acepto como una bonita adolescencia que tuve, pero no debería convertirse en obsesión, que es lo que me parece que tengo.

Agradezco cualquier cosa que me digas, y si no puedes, gracias por leerme.

¡Un abrazo!

 

 

 


Citar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 7 años
Respuestas: 353
26/02/2020 5:54 pm  

hola alicia86, ¿cómo va todo?

lo primero de todo, recuerda que somos seres humanos con vivencias, con cicatrices, incluso heridas abiertas por la vida que nos ha tocado vivir; cuantas más experiencias y decisiones tomamos más cicatrices tenemos porque, siempre, al movernos, al crear elecciones para nuestra vida, decimos que no a muchas otras cosas, así que las personas que más experiencias han tenido son muchas veces las más ancladas al pasado, y no necesariamente las que están mas tranquilas con la decisión que tomaron de entre todas las posibles

con esto quiero decirte que es lógico tener recuerdos, mapas emocionales y eróticos de cómo fue nuestra vida, y hay que aprender a convivir con ello sin que nos desestabilice

he estado buscando por el foro para encontrar algún caso como el tuyo. hay muchos hilos, como esteeste donde explico un poco la historia, pero te voy citando y te explico las cosas lo mejor que me salga:

 

Respondido por: @alicia86

no olvido un amor de la adolescencia, lo primero que pueden pensar es que sigo enamorada de un fantasma del pasado y no se trata de eso

te comprendo perfectamente; yo, que tuve algunas de las características de un centrotipo 4, supe construir el suficiente drama alrededor de mis relaciones para considerarlas "especiales", cuando lo cierto es que fueron relaciones, sin entrar en valoraciones, como las de cualquier otra persona

a pesar de ello, construí hacia el drama, a darle vueltas a lo que ocurrió o lo que podía haber ocurrido, sobre todo porque esas relaciones que tanto recordaba [que tanto potencial escondían y no disfruté] estuvieron construidas con refuerzo intermitente:

 

Respondido por: @alicia86

la relación duró algunos meses, con idas y venidas

éste es tu gran problema, el ahora sí y luego no; sabes que fue un amor de adolescencia, que no había nada definido ni tenía sentido buscarle el compromiso pero, de alguna forma, durante todo ese período negaste lo que deseabas:

 

Respondido por: @alicia86

Creo que en mi vida he llorado tanto por un chico como por ese

llorar es muy necesario, pero cuando nos sume en el dolor de la separación, y no comprendemos que lo que hay al final de las lágrimas es la ausencia de miedo [que fue el motivo por el que comenzó el dolor], es posible atascarse en la negación de "no lo tengo y sufro"

cuando lloras, tu mente intenta deshacerse de realidades que ya no existen [de un novio que se fue para no volver, por ejemplo], pero que aún condicionan tu pensamiento; lo vuestro no fue una ruptura al uso, en plan, te dejo, lloras por la pérdida, fin del drama, sino que hubo mucho refuerzo intermitente, mucha ida y venida, mucha negación, lágrimas que no definían una situación concreta...

total, que como no hubo un punto y final mantuviste esta relación viva en tu subconsciente, introyectando la idea de que aquel chico no se fue del todo

más tarde, una experiencia muy importante despertó o intensificó ese sentimiento inconsciente:  

 

Respondido por: @alicia86

Cuando yo tenía 24 años y un novio que sería mi futuro marido le vi por fuera de su casa

y hubiera sido un buen momento para hablar, comprender vuestra situación, vuestro camino, hablar de tus sentimientos y sacar todo a la luz, porque el problema es ese: que sepultaste ese sentimiento, por considerarlo desequilibrante, y eso acabó por desequilibrarte hasta hoy

es decir, tu secreto te hizo sentir que las cosas no estaban bien

 

Respondido por: @alicia86

Me siento ridícula con mis años con mi experiencia y con todo lo que he vivido, recordar momentos que fueron muy intensos y bonitos,

como te decía, cuantas más vivencias, más caminos recorridos y, quizás, más añoranza del camino que no se recorrió; no tiene nada que ver con tus años, con tus experiencias o con tus relaciones: si guardas un secreto, y te haces creer que debes guardarlo porque sólo tú piensas en el pasado de esa forma, le dices a tu subconsciente que eso que guardas y no compartes es sólo tuyo y que, por tanto, te corresponde y debes cargar con ello

es decir, la negación de no tener a ese chico se convirtió en negarte, en negar tu deseo hacia él
y ya sabes: prohibir es hacer desear

al guardar para ti ese "terrible" secreto, un amor de adolescencia no correspondido, has acabado recordándolo toda la vida ?‍♂️

la cuestión ahora no es pensar que, quizás, algún día aparezca en no sé qué sitio, quizás ya casado y con hijos, o le encuentres por facebook para poner en orden las cosas; la respuesta a todo eso no está en él sino en ti, así que no tienes que esperar a que aparezca, charlar con él, y saber qué cosas pudieron ocurrir, porque todo eso forma parte de una búsqueda que pusiste fuera [sobre todo cuando te negaste llorando por no tenerle], y que te hacen pensar que "haces el ridículo" pensando así

precisamente para este tipo de situaciones yo trabajo un momento cero, es decir, una comprensión profunda de quién eres tú frente a aquel recuerdo, y hacerlo de forma objetiva, a través de acciones conscientes, que te hagan no sólo entender sino comprender e integrar que aquello vino para enseñarte a tomar mejores elecciones para tu vida; fruto de ese aprendizaje, de hecho, es tu divorcio y tu actual pareja: sin aquel momento cero, sin aquel duelo de adolescencia, no habrías tomado la decisión de romper con alguien donde no había amor

has buscado siempre algo mejor para tu vida, porque sentiste que no lo alcanzaste en su momento

por supuesto, la búsqueda ha terminado, no porque tu vida o tu actual pareja sean perfectos, sino porque tú, con tu bagaje, tus experiencias y tus elecciones ya lo eres

no tienes que intentar completarte ni complementarte con algo que, precisamente, se ausentó para enseñarte el camino

en este sentido, lo más importante ahora es capitalizar aquel drama, dejar de verlo como algo que te desequilibraba o limitaba, y comprenderlo como un impulso; tienes que comprender que no debía haberse completado como tú esperabas, para que te diera la lección que creías necesitar

para eso, momento cero puede ayudarte a trabajar pormenorizadamente en todos tus atributos, no sólo comprendiéndolos, sino integrándolos profundamente, resolviendo toda esa necesidad de contacto a través del psicodrama; es decir, debes tratar de cambiar las emociones que sientes sobre aquello que fuiste, para dejar de tener pensamientos, muy inconscientes, de "aún me queda algo por resolver"

en ese enlace del psicodrama te dejo un vídeo, que contiene un pequeño ejercicio; si te interesa trabajar tu guión conmigo o necesitas mi acompañamiento para asentar nuevas creencias sobre ese recuerdo y sobre ti misma, me contactas y te diseño algo

espero haberte dado algo de perspectiva

te mando mucha fuerza ?


ResponderCitar
Alicia86
(@alicia86)
nuevo miembro
Registrado: hace 5 meses
Respuestas: 2
27/02/2020 6:27 pm  

Muchísimas gracias Carlos. Tu respuesta me ha aclarado muchas preguntas sin respuesta que tenía, es más, leyéndote hubo un momento en que me estremecí y me saltaron las lágrimas. Este:

Respondido por: @alicia86
Respondido por: @alicia86

Cuando yo tenía 24 años y un novio que sería mi futuro marido le vi por fuera de su casa

y hubiera sido un buen momento para hablar, comprender vuestra situación, vuestro camino, hablar de tus sentimientos y sacar todo a la luz, porque el problema es ese: que sepultaste ese sentimiento, por considerarlo desequilibrante, y eso acabó por desequilibrarte hasta hoy

es decir, tu secreto te hizo sentir que las cosas no estaban bien

Y al seguir leyendo he notado un alivio tremendo, necesitaba que alguien me dijese las cosas de una forma clara como lo has hecho tú, para que yo pueda terminar de aceptar que este secreto que tanto he guardado se libere y me haga ver que fue un impulso maravilloso para mi vida.

Quiero ver con calma el vídeo, y si me queda alguna duda me pondré en contacto contigo. Por ahora quería darte las gracias por todo lo que ayudas. Gracias de nuevo Carlos y seguiré lo que me explicas.

Un abrazo grande!


carlos me gusta
ResponderCitar

algunos datos sobre mi foro

visitas a mis foros desde 2006

casos atendidos personalmente

usuarios han decidido trabajar conmigo

consulta estas tres sencillas normas

preguntas y respuestas sobre el foro

¿te ayudo personalmente?

¿quieres devolverme la ayuda?

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies