Estancarse tras la ruptura  

  RSS

Ariel
(@ariel)
nuevo miembro
Registrado: hace 1 semana 
Respuestas: 1
04/11/2018 9:45 pm  

Hola Carlos. 

Hace tiempo que te sigo, en algún momento del pasado resonamos y de vez en cuando vuelvo por aqui.

Encontrarte fue a raíz de buscar respuestas durante y tras una relación tóxica que mantuve casi 6 años. Antes siquiera de saber de ti y tu trabajo yo ya aplicaba el contacto cero cada vez que dejábamos la relación, era la única actitud que me defendía ante él. Y si, digo cada vez que dejábamos la relación porque nos dimos más oportunidades que el corte inglés. El problema es que nuestro lugar de trabajo coincidía, un contacto cero en ésta situación cuando tú estas hasta los huesos por alguien resultó muy duro. Tras intentar salvar la relación de todas las maneras posibles, me acabaron dejando. La razón? "no te quiero".

Y a partir de aquí empezaron mis verdaderos problemas. De ahogarme en un nuevo mar de inseguridades de no saber qué es real y qué es producto de la imaginación. Creo que todos sabemos cuando nos quieren y cuando no. Y no me lo creo ni a día de hoy que no me quisiera, por mucho ejercicio mental que he hecho intentando convencerme de lo contrario. Me he dicho a mi misma que ésto es producto de mi negación, que soy incapaz de aceptar que él no me quiera, pero no puedo convencerme y al final he tirado la toalla. Supongo que al no aceptar eso, debo asumir que le pudo el miedo; siempre me dijo que se sentía muy pequeño a mi lado, que no me merecía, que yo merecía algo mejor. Una persona sin autoestima diciéndoselo a su espejo (porque yo en ningún momento creía ser lo suficientemente buena para él y tenia miles de miedos de que me cambiase por otras, miedos que se hacían realidad en forma de estúpidos tonteos con sus ex que nos llevaron en varias ocasiones a la ruptura).

El hecho de no aceptar que el amor se hubiera terminado me generó problemas pensando que "el amor todo lo puede", "mientras hay amor hay esperanza, etc". Despues de 6 años de desgaste pensando así, mi cerebro se autoconvenció, sé que ésto es irrecuperable, forma parte del pasado y debo seguir adelante. 

Cambié de trabajo, de vida, de ciudad....y 2 años después sigue en mi consciente y en mi subconsciente. Me acuerdo de él casi a todas horas y sigo soñando con él. No he sido capaz de interesarme por nadie más, de hecho, nadie aparece en mi vida y supongo que es, o bien porque él sigue dentro de mi cabeza o bien porque aún resueno con una necesidad de estar con alguien que ahuyenta a cualquiera a menos de 10 metros, no lo sé. Yo sé que ahora mismo me da pereza compartir mi vida (y más que pereza es pánico a abrir mi corazón a alguien) pero no he perdido la esperanza de poder hacerlo con alguien que realmente merezca la pena, aunque sé que para eso debo merecer la pena yo. Y si a día de hoy no creo que merezca la pena, pero en el futuro la mereceré, ¿no habla eso de que realmente ni yo misma me lo creo?

A día de hoy mi ex y yo no mantenemos ningún tipo de contacto, sin embargo sé que aun me espía en redes sociales o a través de algunos amigos comunes y muy cortésmente me felicita las Navidades. Yo por mi parte me prohibí bichear sus redes y salvo en 2 ocasiones de "flojera" en 2 años, lo he conseguido. Situaciones en las cuales he caído viendo sus fotos y sus nuevos logros deportivos y en las cuales me he sentido peor, puesto que parece que después de echarme de su vida, todo son éxitos, amigos, logros, premios...Por eso me lo prohíbo, porque sé que después de verlo, yo me siento peor, como si yo hubiera fracasado.

Por mi parte me he centrado en estudiar. Paso el día sola y ya me he acostumbrado, antes sentía lástima de mi misma diciéndome lo poco que estaba haciendo con mi vida, encerrada cual rata de biblioteca. Ahora me marqué un objetivo con unos cuantos sueños por cumplir y es lo que me convence de que el sacrificio de tiempo y vida que realizo servirá en su día para algo.

Con todo esto he conseguido no sentir la ansiedad devoradora que sentía a su lado y que me estaba enfermando. Pero esta especie de calma (que desde luego tiene muchas partes positivas) tampoco la concibo como felicidad, porque constantemente me siento viviendo una vida insulsa y aburrida y entro en comparativa con la que él debe tener en este momento.

Pensaba que estaba bien, me había casi convencido de que estas circunstancias eran mejores que las que tenía con él, pero la clave me la da ( aparte de seguir comparando su maravillosa vida con mi vida de mierda) es que con la poca gente con la cual consigo conectar son personas a las cuales han dejado y han pasado por una situación igual de traumática que la mia, casi todo mujeres con muchas inseguridades nuevas o antiguas y sacadas a relucir, luchando por hacerse una nueva vida tras el destrozo.

Y siento que esto no es ningún avance. Quizás les haya habido en pequeñas cosas, pero en líneas generales, no veo que la herida haya curado. Sigo teniendo momentos de rabia o bajón en los cuales mantengo conversaciones imaginarias con él. Cada vez son menos, pero aún siguen ahí. No soy capaz de ver una película romántica o leer poesía porque acabo llorando a moco tendido. Y no es porque le eche de menos, sino más bien porque me duele el amor ajeno. Y cuando mis amigos me insinúan que ya debería haber pasado página, pues "hace mucho tiempo ya de todo aquello" acabo enfadada y dolida con ellos...simplemente porque pienso que tienen razón, que ya debería haberlo superado y no lo he hecho.

Me he decidido escribirte por si puedes orientarme, quizás mi autoestima está aún por los suelos y deba trabajar en ella, o quizás tengo muchos más problemas sin resolver a mayores de mi autoestima, o simplemente es una fase "normal" que todo el mundo pasa.

Mi problema es que soy bastante consciente de como me siento pero no sé que hacer o cómo actuar para cambiar ciertos pensamientos o sentimientos que me generan esa tristeza. Supongo que es el problema que tenemos todos y aunque no vivo en la depresión ni llorando cual Magdalena como al principio de la ruptura, tampoco me siento brillando como debería.

Un abrazo Carlos, te sigo por aquí.

 


ResponderCitar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 5 años 
Respuestas: 153
11/11/2018 4:58 pm  

nos dimos más oportunidades que el corte inglés

jajaja, esto me ha gustado, ¿qué hay, ariel? como siempre digo, el desarrollo personal es tan vasto, tan infinito, tiene tantísimas capas de consciencia por ir descubriendo, que estar anclada a un duelo, a una pérdida no resuelta, es perderse absolutamente todo



deberíamos ser capaces de dar carpetazo a un abandono sentimental, quizás no tanto a una pérdida, como la muerte de un familiar, algo que necesita curarse con dolor pero, con retrospectiva, habiendo vivido lo que he vivido, no creo que una persona que te deja y hace su vida [casi siempre junto a otra] merezca que te enfoques en ella ni un instante

el problema es que tú lo llevas haciendo un tiempo, y con muy malos resultados: 
 

 

no me lo creo ni a día de hoy que no me quisiera, por mucho ejercicio mental que he hecho intentando convencerme de lo contrario

te quiere, te quiso, pero con el tiempo dejará de quererte y le importarás entre muy poco y una mierda, lo cual a ti te la debería traer al pairo



que mis ex, tres, cinco, diez, las que sean, piensen en mí y me quieran o no me la pela profundamente, no presto ni un segundo de mi atención consciente a pensar en si alguien que no está en mi vida me quiere o no, porque tampoco lo hago con mis compañeros del cole o el tendero de la frutería



si la gente no me quiere, me la pela

me quiero yo, y esa es la única energía que me basta

estar pendiente de si alguien que se marchó te quiere o no te quiere, es convertir tu mente en un triste medidor de tu amor propio

: en tanto en cuanto otorgues a tu ex el poder de realzar tu autoestima, todo tu ser crecerá de acuerdo a esos estímulos y, entonces, llegará esa dinámica de autodesprecio con la que te bombardeas:  

 

Sigo teniendo momentos de rabia o bajón en los cuales mantengo conversaciones imaginarias con él.

los recuerdos son muy importantes. la memoria es la base de nuestra conducta en este plano. somos lo que somos y hacemos lo que hacemos gracias a nuestra memoria



yendo un poco más allá, hablaba de ello en este enlace, la física cuántica afirma que existen otros planos simultáneos de realidad que se modifican a través de la memoria

es decir, cada vez que recuerdas algo estás modificando el pasado y, por tanto, el futuro



si piensas en tu ex como una persona que determina tu bienestar emocional, si hablas con él de forma imaginaria recreando conversaciones para resarcir tu ego herido, lo único que consigues es que tus líneas de tiempo, los posibles caminos de tu destino, se tiñan con esas emociones de incapacidad, y todas las ramas que salgan de este momento seguirán ese curso, el del automenosprecio

¿quieres conseguir una vida donde te menosprecias inconscientemente, y resuenas con personas que te desprecian conscientemente?

tienes que hacer otra cosa diferente con la memoria, y no utilizarla para convertir tu vida en una telenovela de “con lo mucho que yo valgo, por qué me has dejado”  

 

sé que ahora mismo me da pereza compartir mi vida (y más que pereza es pánico a abrir mi corazón a alguien)

lo cierto es que no sientes que vales mucho [por eso lo repites en tus conversaciones imaginarias, demostrando que vales la pena, porque eso es a lo que aspiras, a merecer algo que echarte a la boca], y esa necesidad de descubrirte, de crear algo de valor por ti misma, está aún metida en un cajón

y no has hecho mucho por que le dé el aire

hablaba de esto mismo a otra persona, sobre esa supuesta pereza de conocer a alguien para no encontrarte sorpresas, y la única razón de ser de ese sentimiento es la falta de dinamismo de tu vida, la sensación de estancamiento, de ser un pez quieto en aguas a la deriva



sin moverte, sin generar cambios, sin irradiar otra energía, tu campo vibratorio va a seguir manifestando lo mismo de siempre: el rechazo que sientes hacia ti misma por comparar tu vida con la suya:  

 

Situaciones en las cuales he caído viendo sus fotos y sus nuevos logros deportivos y en las cuales me he sentido peor, puesto que parece que después de echarme de su vida, todo son éxitos, amigos, logros, premios...Por eso me lo prohíbo, porque sé que después de verlo, yo me siento peor, como si yo hubiera fracasado.

sus logros, sus premios, sus amigos, sus éxitos, es la fachada que él quiere mostrar en sus redes sociales, seguramente para completarse a través de la persona que atraiga hasta su vida

no me has hablado mucho de tu ex [ni quiero que lo hagas, porque no lo necesitas], pero es evidente que es una persona tóxica, depredadora e irresponsable, que llena su vitrina de relucientes medallas para después ser un mantenido emocional por la persona a la que conquista



otro con síndrome de peter pan, y tú otra con síndrome de esposa wendy, ya sabes, la típica relación médico-paciente en la que tú intentas que la cosa funcione millones de veces [dando al otro más oportunidades que el corte inglés]



¿sirvió de algo? no, porque vuestras carencias no resueltas no puede solucionarlas el otro. recuerda que nadie va a darte lo que te falta

te negaste, entonces, cada vez que las cosas no iban bien y tú decías “no tengo que ser tan intransigente”, “las cosas no son perfectas”, “tengo que dar mi brazo a torcer e intentar educarle emocionalmente”

negabas tu poder, negabas tu libertad y negabas tu futuro, y todo porque temías abandonar la vida que querías para ti pero que no habías creado tú

 

antes sentía lástima de mi misma diciéndome lo poco que estaba haciendo con mi vida, encerrada cual rata de biblioteca.

así que desprecias algo que va con tu energía, ser más ratón de biblioteca [o lo que sea], algo que has menospreciado por acción de ese marco comparativo que has sacado a relucir tantas y tantas veces que dijiste “no, me separo” para luego decir “sí, vuelvo con él”



la negación hace eso, destruir lo que eres en favor de la energía donde concentras tu enfoque

 

debo asumir que le pudo el miedo; siempre me dijo que se sentía muy pequeño a mi lado, que no me merecía, que yo merecía algo mejor

coño, ariel, pareces nueva, hija… cuando alguien te dice “me siento muy pequeño a tu lado”, “mereces algo mejor” o “no te merezco”, son autoculpas que tapan aires de grandeza

seguramente tenía en mente a otra mujer más afín a sus necesidades, fuera quien fuese; a ti te decía no te merezco y por lo bajini fantaseaba con otro tipo de relación. lo importante, en cualquier caso, es que tú creíste su versión débil y le hiciste fuerte en tu cabeza [como don quijote, viste molinos y creíste que eran gigantes], y eso te ha enquistado en un proceso de duelo que no acabas de resolver y que te hace resonar con la situación con la que aún andas atascada:  

 

casi todo mujeres con muchas inseguridades nuevas o antiguas y sacadas a relucir, luchando por hacerse una nueva vida tras el destrozo.

la vida tan sólo está hablando de ti, en todo momento. allí donde te enfocas, allí donde tu energía se resiente, son heridas aún abiertas en proceso de cierre

que resuenes con gente que está doliéndose y tú la menosprecies, significa que menosprecias a tu yo golpeado por el duelo



es evidente que ese miedo a parecer débil y estúpida, toda esa negación sobre lo mal que aprovechas la vida mientras el otro es king áfrica, te ha hecho despreciar tu propio desarrollo personal, y ahí tienes todas esas manifestaciones que te acompañarán hasta que no resuelvas tu propio duelo

 

quizás tengo muchos más problemas sin resolver a mayores de mi autoestima, o simplemente es una fase "normal" que todo el mundo pasa

el duelo es una fase normal, el ego herido es una fase normal, la tristeza es una fase normal…

pero cuando das demasiadas vueltas al asunto [dices que llevas dos años pensando en él], la situación se convierte en lo que yo llamo un cronograma, es decir, un momento en el espacio y el tiempo que tú llevas en la memoria, que has vinculado con muchas situaciones, y que has transformado en un hábito



para eliminar ese hábito, el de pensar en tu contra, tienes que cambiar el discurso

hasta aquí lo que te pasa. lo que yo haría sería trabajar ese momento cero, esa separación, o cualquiera de las escenas que a ti te han generado rechazo y dolor, y cambiar el discurso por completo



dejar de otorgarle más de lo que es, y empezar a otorgarte a ti más de lo que crees



tienes enlaces explicándote un poco mejor las cosas, y en el menú superior esa experiencia, momento cero, con la que puedes cambiar el discurso, calmar la mente y liberar tus emociones, incluso las que llevas en tu propio cuerpo y que es necesario sanar



espero que, al menos, el punto de vista te ayude a continuar de otra forma, y pronto empieces a ver cambios positivos en tu vida

mucha fuerza, ariel 🙋‍♂️


ResponderCitar

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  
Trabajando

Por favor Iniciar Sesión o Registro