la consciencia y la vida, son la misma cosa
el mundo que vemos es una proyección de la mente

la primera ley de la mecánica cuántica establece que el observador, lo observado y el acto de observar, son una cosa y la misma. de ahí que uno de los principios herméticos afirme que «la energía del universo es mental»

existimos en este plano para aceptar lo que existe, porque todo está proyectado desde nuestro interior y, por tanto, somos nosotros mismos. vivimos en un infinito puzzle, formado por piezas que nosotros ponemos de forma inconsciente, y el mero paso por este plano se reduce a la aceptación de lo que vemos para aceptar lo que somos

en este sentido, si todo lo observado tiene que ver con la consciencia que observa a través del ejercicio de la observación, aquello que vibra frente a la consciencia, aquellas personas, situaciones y cosas que se manifiestan ahí fuera son mensajes de la propia consciencia resonando con su propia energía

en pocas palabras: los mensajes de la vida son tus propios mensajes

la cuestión primera y última, por tanto, gira en torno al espacio en el que se enfoca la mente, porque en ese principio es donde radica la verdad

sólo existe aquello en lo que te enfocas
sólo existe aquello en lo que te concentras
sólo existe aquello que observas

el resto de mensajes, situaciones, eventos, dramas, alegrías, todo forma parte de las elecciones inconscientes que la mente baraja a cada segundo, y por eso la atención [y elección] consciente, es decir, posicionar a la mente en un punto concreto, es lo que hace que ese punto en concreto exista

mira las noticias: el miedo posiciona a la mente en todo tipo de situaciones dramáticas, y eso alimenta la realidad colectiva que genera más y más miedo; alimentamos el mundo en el que nos concentramos. basta con dejar de observar para que esa realidad se desvanezca

es la misma realidad de las prohibiciones: prohibir es hacer desear, y por eso toda queja, toda condena, todo rechazo, es decir, mantener a la mente enfocada en algo, sin importar si se hace de forma positiva o negativa, recrea, alimenta y expande el objeto condenado

en definitiva, el mundo existe cuando es observado. la consciencia humana es el instrumento que nuestro planeta, gaia, o la tierra, utiliza para existir y evolucionar. es nuestra mente es lo que hace posible que la vida florezca, y somos nosotros los encargados de poner eje y dirección a esa energía

si los eventos [tanto los que te gustan como los que no] sólo existen por tu elección, ¿dónde vas a poner tu atención consciente? ¿en qué forma de la vida vas a proyectarte, para convertirte en su reflejo, y alimentar la verdad que deseas vivir?

pulsa para ver en facebook

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies