empecé en 2006 con el foro de empareja2 y lo migré a centro punto cero en 2013. desde entonces he atendido más de 11.000 casos de forma personal

lee estos 3 puntos antes de dejarme tu consulta

Avisos
Vaciar todo

Represiones, triggers y superación  

  RSS

Obsidiana
(@obsidiana)
nuevo miembro
Registrado: hace 5 meses
Respuestas: 1
12/01/2020 10:33 pm  

Buenos días Carlos y gracias por leerme. Te llevo siguiendo desde 2013 – “¿Por qué te han dejado?” me ayudó mucho a entender el fracaso de mi relación de pareja de entonces y más tarde “Conéctate a la Felicidad” me arrojó un poco de luz acerca de la estrecha relación de nuestros propios pensamientos y el mundo que vivimos. Desde entonces he intentado poner en práctica tu filosofía con buenos resultados, mi mente ha ido tomando conciencia poco a poco y se ha mantenido mucho más sosegada y tranquila. Sin embargo, actualmente me encuentro en una situación con frecuentes cambios de humor e inestabilidad emocional y creo que la vida me está pidiendo un cambio. Ojalá me pudieses iluminar otro poco ahora – mi desequilibro se encuentra tanto en el ámbito laboral como en el amoroso, te cuento:

Emigré hace seis años en busca de un futuro mejor y sigo residiendo en el extranjero a día de hoy - sólo tengo buenas palabras hacia cada cosa que he vivido desde entonces y no echo en falta mi vida en España. Sé que tengo a mi familia siempre disponible si lo necesito pero la verdad, me siento muy agradecida de haber encontrado un sitio aquí y de momento no tengo planes de mudarme a otro sitio. Empecé con trabajos no cualificados pero pronto encontré un puesto relacionado con lo que estudié y donde llevo ya casi cuatro años. No sé si por suerte o por desgracia, se trata de una empresa familiar muy pequeña y frecuentemente solía desbordarse de trabajo debido a inapropiada organización. Sin embargo, me siento muy agradecida por la oportunidad ofrecida y por haberme tendido la mano aún cuando mi experiencia en el campo de trabajo de este país era muy limitada. De hecho, también me ofrecieron más formación en compensación con mi duro trabajo y esto me dio a pensar que realmente les importaba invertir en mí. Acepté la matrícula en un curso de estudio flexible y con horario fuera de mis horas laborales. Uno de los directores de mi empresa, el hijo, también decidió cursarlo a la vez.

Hoy por hoy, no obstante eso, debido a cambios internos en la dirección y en la plantilla, me he visto envuelta en situaciones emocionalmente estresantes. Mi compañera dejó su puesto para volver a estudiar sin reemplazo (no sé por qué) y al mismo tiempo, este director estaba dedicando el 75% de su tiempo al curso durante unos tres meses con el objetivo de acabarlo lo antes posible y así irse de sabático durante medio año, antes de coger las riendas del negocio y dejar al otro director, su padre, retirase poco a poco. Tampoco lo reemplazaron durante ese tiempo aunque en momentos de mucho estrés, contrataron a alguien puntualmente por días. Consecuentemente, parte del tiempo lo empleábamos en orientar, explicar y rectificar el trabajo de esta persona temporal y al final nuestra productividad no era la más deseable.

Como es de prever, mis tareas aumentaron considerablemente y no sólo me sentía realmente cansada después de mis horas de trabajo, sino que empecé también a sentirme menospreciada, poco considerada con lo que estaba sucediendo y sentí que el director se comportó de manera egoísta conmigo pero también con su padre, que ya estaba mayor. Pasaba muchas horas y días sola en la oficina. Mi error fue no decir nada y cada día iba soportando más y más carga, que por contrato, no me correspondía. Decidí entonces estudiar a mi ritmo durante los fines de semana, verlo como “estoy estudiando porque quiero, no porque lo necesite, así que sin prisas”. Pero mi autoestima fue mermando casi sin darme cuenta, mi sensibilidad se acentuó y las lágrimas me asaltaban inesperadamente. Claramente no estaba bien. Aún así, intenté ver la cara positiva al asunto, todo el conocimiento y responsabilidad que estaba adquiriendo casi sin quererlo era muy valioso y opté por no cambiar de trabajo básicamente por dos motivos: 1) Me sentía en deuda con la empresa por su ayuda y sabía que irme le iba a causar más estrés a mi jefe y; 2) Me sentía insegura emocionalmente e incapaz de venderle mi currículum a nadie.

La vuelta del otro director no fue fácil: llegó con ganas de comerse el mundo y con ansias de poder pero tristemente no fue un buen año para las cuentas de la empresa. Trabajo había, sólo que estaba bastante mal gestionado y en lugar de agradecernos nada, se mostró muy duro y al poco tiempo, mermaron muchas de mis responsabilidades. Si ya antes no me sentía bien, su retorno sólo fue el inicio de mi desasosiego.

Después de tener una conversación informal con él y debatir por encima las dificultades económicas, entendí que no sólo ya había llegado el momento de irme por mi propia salud metal sino que además “sobreentendí”, entre palabras, que posiblemente lo mejor sería que me fuese por mi propio pie. Decidí quedarme pensando “que me echen ellos si quieren” y les pedí una semana de tiempo libre y pagada para estudiar, algo que aceptaron sin problemas. En diciembre aprobé el examen que dio por finalizado el curso que estaba haciendo y actualmente sigo en la misma empresa aunque me encuentro en el proceso de búsqueda de un nuevo trabajo.

Por otro lado, en ningún momento me han levantado la voz y aunque sí es verdad que el jefe mayor es mucho más humano y siempre se ha interesado por mí, ahora mismo se encuentra en una posición sumisa y su hijo es quien hace y deshace, una persona unos pocos años más joven que yo, y con ciertas inseguridades que intenta tapar con su posición de jefe y regenerador de una empresa en declive y a la que veo ciertos rasgos narcisistas, posiblemente de una madre autónoma dictadora. Me siento cansada y lo único que anhelo ahora es encontrar un sitio en el que me sienta valorada y útil. Supongo que en cualquier momento tendremos una review, o deberíamos, y he pensado en decirles cómo me siento y qué planes tengo. Si me quieren fuera, les alegrará saber que no tendrán que pagarme el finiquito.

Y sobre mi relación sentimental. Después de cortar con mi anterior pareja hace 7 años, pasé dos años completamente sola y posteriormente unos pocos meses con encuentros esporádicos que muy poco me aportaban. En 2017 conocí a la que es mi pareja actual a través de un amigo en común y desde 2019 vivimos juntos. Una relación en la que ha habido bastante pocas discusiones debido a su facilidad de trato pero que cuando las ha habido han sido mayoritariamente como consecuencia de su descontrol con el alcohol cuando sale, sus vueltas a horas intempestivas en demasiadas ocasiones, su deseo descontrolado de quedarse más tiempo fuera cuando salimos juntos, su adicción al móvil o a los videojuegos y a su pasividad como individuo. Y a mí todo esto me corroe por dentro. Lo hemos hablado en un sinfín de ocasiones y aunque la situación se ha visto mejorada a base de negociaciones, creo que mi paciencia está rozando el límite. Salidas de viernes o sábado que suelen acabar en dormir durante todo el día siguiente y pasarse horas procrastinando con el ordenador. ¿Qué vida es esta sin motivaciones ni un mínimo de objetivos que le den un sentido a tu existencia? No soy feliz. Me veo como su madre haciendo el trabajo que sus padres ausentes nunca hicieron en su momento, permitiéndole cualquier comportamiento, no estableciendo un mínimo de reglas de convivencia en familia y claro está, obviando su inestabilidad emocional. Veo rasgos de depresión no resuelta en sus acciones, disfruta muy poco de la soledad, es inseguro y cuando sale, bebe para desinhibirse. Lamentablemente, la situación se agravó cuando empezamos a convivir y mi tiempo libre después de estudiar era limitado. No lo he pasado bien. He intentado acometer esta conducta pasiva con propuestas y actividades para pasar más tiempo juntos y que él ha aceptado con gusto. Le he planteado también la posibilidad de ver a un psicoanalista. Si esto no funciona, ya no sé qué más hacer para ayudarle y he pensando seriamente en dejarle si no veo una mejora notable.

Creo tener mi energía femenina descompensada debido a mi padre ausente durante mi infancia y mi madre controladora y aunque a veces me cuesta tomar decisiones, las estoy tomando e intento ser cada día un poquito más fiel a mí misma. Por otro lado, me he estado informando un poco sobre los triggers en psicología y encuentro una cierta relación entre mi jefe y un antiguo compañero de clase, o dicho de otro modo, mi archienemigo durante la adolescencia y parte de la edad adulta - una persona tóxica cuyo interés fue siempre compararse conmigo para intentar salir victorioso, una persona pedante y falsa.

Carlos, ¿qué crees que me puede estar pasando con estos episodios? ¿Sigo reprimiendo el dolor de mi infancia? Me han propuesto hacer EMDR y quizás sea la solución a mi desequilibrio emocional. Practico yoga 4 veces semanales desde hace 6 años y cuando no puedo por el motivo que sea, siento que me hace falta. Muchas gracias por leerme y espero que puedas aclararme un poco.


Citar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 6 años
Respuestas: 338
13/01/2020 12:02 pm  

hola, @obsidiana. todo lo que cuentas en tu consulta está referido a tus raíces, a tus padres; a medida que te leía buscaba algo sobre tu padre ausente, del que hablas al final y casi de corrido, cuando es el drama que ha incapacitado tu desempeño a nivel masculino; dices estar trabajando en tomar decisiones, pero creo que sólo estás tomando las que están relacionadas con tu cabeza, no con tu corazón

tomas decisiones, pero basadas en el miedo a tu soledad, así que no decides para tu vida sino para la vida de otra persona, y te mantienes en el perfil de médico-paciente del que hablaba en el vídeo sobre el desequilibrio en la energía; intentas cambiar al otro para no tener que hacer cambios tú, básicamente porque tienes miedo a desidentificarte, a dejar de ser lo que has sostenido, la eterna agradecida por migajas, pocas y malas, que elimina de cuajo la gratitud hacia sí misma

esto de las migajas vale tanto para tu relación de pareja, si lo leías con esa intención, como tu situación en el trabajo; ambas son resonancias, emociones reflejas [triggers o situaciones gatillo, como has visto por ahí], que se desarrollan a raíz de limitaciones inconscientes con las que llevas tanta negación y culpa; es decir, una situación raíz, con eje en tu padre [a través de la energía emocional de tus abuelos y las creencias de toda la rama intelectual de tus bisabuelos], ha provocado ese distanciamiento y, por tanto, se traduce en falta de apoyo masculino que sigues buscando; el problema es que el freno que percibes en tu día a día lo estás poniendo tú, porque tomas la decisión de intentar cambiar a tus negaciones proyectadas, como la actitud de tus jefes o la apatía infantil de tu pareja, cuando deberías cambiar las negaciones introyectadas, y cambiarte tú

me hablas del emdr, lo cito de pasada en mi trabajo con el lenguaje no verbal; brevemente: el movimiento de los ojos responde a una búsqueda de información en el cerebro; esta terapia sugiere que haciendo movimientos oculares y escuchando ciertos sonidos puedes resolver traumas que no están integrados

por mi experiencia, todo lo que nos hace sufrir es drama, es decir, un autoconcepto no resuelto con el que nos sentimos igual de incapacitados que en el momento en el que sufrimos el shock; puede ser un shock puntual, como al sentirnos abandonados, o estar diluido a lo largo de toda una infancia y juventud, como sucedió en tu caso

repetir esas creencias cambia la forma en que te concibes, y hace que los demás te conciban de la misma forma; en tu caso, emites un lenguaje inconsciente de inferioridad ante el "rasero masculino"; es decir, asumes que tu jefe pueda evaluar tu salud mental, o que tu pareja te haga sentir siempre insuficiente, como si fueras la mala madre que no está a la altura de sus necesidades porque aún pesa en ti el conflicto de no ser lo suficiente para lo masculino [por dejar de serlo para tu raíz, tu padre]

he hablado de ello en muchísimos hilos, básicamente porque es un perfil predominante en una sociedad masculinizada, plagada de padres ausentes y madres controladoras, y he aportado ideas, extraídas de mis guías y cursos, como puedes leer en este caso

como te digo, para enraizar tu eje masculino, ahora mismo muy débil, debes trabajar en emociones que te hagan sentir por encima de todo eso; tienes que sentirte capaz de tomar la decisión de ponerte una fecha y dejar ese trabajo [en el que te están haciendo mobbing, así con la tontería] y ser capaz de dejar a tu pareja con la misma determinación

no creo en las terapias de pareja, me parece que sólo sirven para sacar dinero a dos personas que quieren otra vida pero se obligan a seguir en la misma; las personas que no escuchan a su corazón, a sus verdaderos deseos, que sólo escuchan a sus dramas, viven con miedo a lo que creen que será su vida si rompen con todo

tú haz la terapia que vaya contigo, lo que sientas que te va a ayudar, en lo que confíes plenamente; recuerda eso sí, que si tu intención es seguir un método en el que no haya miedo, en el que no te involucres emocionalmente, ni te haga reflexionar ni sufrir, ni siquiera dudar, haciendo algo que se parece más a una corrección de miopía que a una profunda introspección personal, a lo mejor te confundes; la terapia será magnífica, pero porque durante el proceso de búsqueda de tus inercias, no sé bien el argot que utilizan en emdr, te harán replantearte muchas cosas, que es básicamente el trabajo al que yo te invito, y que sólo busca que tomes decisiones fácilmente 

por supuesto, no creas nada de lo que digo si no te resuena, si no lo sientes como una verdad en ti, pero si buscas presionar un punto de tu cuerpo, ponerte una pegatina o escuchar un audio y que de repente termine tu conflicto, y entonces te valoren en el trabajo y con tu pareja vaya todo rodado, con viaje sorpresa y pedida de mano, quizás no funcione tanto así, sino a través de un duelo extendido, por una terapia que busca en ti, con la carga emocional que eso conlleva

al menos así lo veo yo

 

seguir sepultada en la ignorancia y buscar remedios fáciles, no suele funcionar. que te den un suave masaje no es lo mismo que si te meten los dedos en la contractura. en este sentido, tal y como tú lo sientes y yo mismo viví, si tu relación es una mierda es una mierda, y ese bloqueo emocional ocupa un lugar, un campo de energía, que impide que llegue algo mejor 

escucha a tu corazón, nunca se equivoca: ¿tú estás enamorada de lo que haces en el trabajo? ¿estás enamorada del tipo con el que vives? ¿vives con ilusión? ¿te vas a dormir a la cama satisfecha de tu vida? pregúntate con determinación y respóndete con sinceridad; quizás lo que necesitas no es un parche, sino una ayuda para comprender mejor los cambios que debes y vas a hacer; necesitas darte a ti misma los argumentos para caminar sin miedo, conocer y disfrutar de tu incertidumbre, sentir que tienes una nueva oportunidad

para conseguirlo, debes creer en ti. debes sentir emociones reales, que te hagan vibrar y cambiar para tomar decisiones, para sentirte empoderada; cuando comprendas el verdadero poder, fundamentado en la insustancialidad de las cosas, disolverás todo el drama que tienes montado, ese conflicto masculino-femenino con el que llevas tanto tiempo sometida

si fuera tú, sólo estaría preocupado de cuántos días más dejo pasar hasta que aprendo a valorarme, a valorar mi tiempo, y lanzarme a la aventura de perder lo que no vale para empezar a ganar lo que sí

ahora olvida todo lo que te he dicho, reflexiona y escúchate; el corazón siempre tiene la respuesta

te mando mucha fuerza ?‍♂️


ResponderCitar

algunos datos sobre mi foro

visitas a mis foros desde 2006

casos atendidos personalmente

usuarios han decidido trabajar conmigo

consulta estas tres sencillas normas

preguntas y respuestas sobre el foro

¿te ayudo personalmente?

¿quieres devolverme la ayuda?

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies