empecé en 2006 con el foro de empareja2 y lo migré a centro punto cero en 2013. desde entonces he atendido más de 11.000 casos de forma personal

lee estos 3 puntos antes de dejarme tu consulta

Avisos
Vaciar todo

La vida te da sorpresas  

  RSS

Francisco
(@francisco)
nuevo miembro
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 2
21/04/2020 3:28 pm  

Hola, Carlos. Te comenté por email que colgaría en el foro "mi asunto". Y aquí estoy.

Hace ya 10 años me divorcié de la madre de mis hijas, tras 20 años. Un buen día me dí cuenta de que mi vida no me gustaba, aún teniendo una carrera profesional excelente y una vida en pareja de lo mas normal (aparentemente). Previamente, intenté por todos los medios posibles el diálogo, la exposición de mis sentimientos, mis inquietudes...pero solo recibí por respuesta que, si tenía un problema, fuese al psicólogo porque a ella su vida tal y como estábamos ya le iba muy bien y que era un problema mío. Tras casi 4 meses de diálogo, lágrimas y gran culpabilidad por mi parte, decidí que lo que mi corazón me dictaba era lo que debía de seguir pese a que, por ello, toda mi vida, aparentemente, se fuese al traste tal y como la conocía (y que no me hacía feliz). Al poco tiempo, mis hijas se vinieron a vivir conmigo ("gracias" al trato que les dio la madre en esos tiempos difíciles de ruptura me dí cuenta de como era ella de verdad y entendí el porqué de mis sentimientos de romper). A partir de ahí, mi relación con la madre se cortó de raíz por su propia decisión, al no querer saber nada más de las niñas. Ni de mi, por supuesto. Cosa que, la verdad, personalmente me importó un pimiento  pero sí gran inquietud por el dolor que eso les causó a las niñas. Y ahí he venido estando: Ejerciendo, como me dicen ellas, de "papa-mama". Ahora ya son mayores de edad y creo que tengo 2 hijas fantásticas a las que he intentado transmitir, sobre todo, que no sientan rencor ni odio.

Cuando pasé el duelo, y habiendo acudido previamente a una psicóloga que me ayudo bastante por el gran sentimiento de culpa que tenía, decidí apuntarme a una agencia matrimonial. Era feliz de nuevo conmigo mismo, me sentía independiente y dueño de mi vida y sentí que me gustaría compartir mis cosas con alguien que también tuviese el mismo interés por compartir las suyas en una relación de igualdad. Me sentí algo raro por lo de la agencia matrimonial, pero no tenía ganas de estar pegando tiros por fiestas, locales etc. Y conocí a la que ha sido mi pareja durante 7 años y 4 meses. Congeniamos el primer día. Era soltera y sin hijos, aunque había tenido una relación importante de unos 7 años, al margen de alguna otra de menos tiempo. 

Vi en ella a una persona completamente distinta: independiente, inteligente, emocionalmente madura etc. Ella vivía en su casa y yo en la mía, a 35 km. Jamás tuvimos palabras desagradables, ni discusiones...Por el contrario, el diálogo fluía, me sentía respetado y querido, había complicidad, humor....De hecho, a los dos meses me presentó a su familia (Navidad) y, a partir de ahí, yo era para ella su marido, ella mi mujer....su madre mi suegra, yo el yerno, los cuñados, los sobrinos....etc). Por supuesto, yo le presenté a mi familia.

En 7 años y 4 meses hicimos la vida de un "matrimonio" normal. Aunque cada uno en su casa. He de decir que la distancia no supuso nunca un problema, porque estábamos unidos por una autovía que, en pocos minutos, nos comunicaba. No hubo celos, ni reproches etc

Lo cierto es que, a toro pasado, me he dado cuenta de que, en el 95 por ciento de las veces, quien iba a su casa era yo. A ella le gustaba más su zona y decía que la mía la había conocido de joven y que no le gustaba ( es un pueblo turístico, si bien el suyo también lo es pero más tranquilo).

Como decía, la comunicación que teníamos era excelente, sin malas caras, con aparente sinceridad, con demostraciones tanto verbales como físicas (no me refiero al sexo) diarias, con respeto, sin celos, risas etc....

Cuando empezamos la relación, le dije que ya me había comprometido para toda la vida con la madre de mis hijas y que había aprendido a que lo que contaba era el presente y, por tanto, que me comprometía con ella a ir sumando días. Con los años, llegué a pensar que aquello tenía pinta de irnos los dos a comprar juntos el bastón. Por su parte, jamás me demostró lo contrario. Incluso lo hablábamos en familia y nos congratulábamos, los dos, de la suerte que teníamos.

Pues bien: Un buen día, yendo para su casa, la llamé como siempre para decirle que iba para allá. Me habló normal, con mimos y besos, que tuviese cuidado en la carretera y me preguntó que qué íbamos a comer, etc. Al llegar abrí la puerta con mi llave y me recibió, también, como siempre. Tras los besos de bienvenida, me dijo: Tengo que decirte una cosa....¿qué? pregunté....Pues que ya no te veo como pareja.

Me quedé sin palabras. Dignamente, tras 5 minutos en silencio, le entregué por voluntad propia y sin que me lo pidiese, las llaves de casa y me dispuse a irme sin preguntarle por más razones. Me quedé literalmente mudo. Me despidió con una mueca como de "lo siento". Sin mas.

A los pocos días, y cuando me vi con fuerza, pude tener una conversación en persona para que me dijese los motivos (no para intentar recuperarla, sino para intentar comprender algo de lo que había sucedido). Siempre desde la cordialidad y la educación, me comentó que hacia 5 meses que su madre le había dicho que últimamente parecía que ella no tenia vida...que solo iba de casa al trabajo y del trabajo a casa, que últimamente no me quedaba tanto a dormir etc)....le dije que recordaba ese momento, cuando ella me comentó lo que le había dicho su madre (me lo dijo en un tono como de: Mi madre está que chochea, fíjate lo que cree de nosotros). Incluso tuve una conversación con su madre para decirle que no se preocupase, que estábamos bien, que habíamos tenido unas semanas de ajetreo por el trabajo etc.

Pues bien: me dijo que, aunque en ese momento no fue consciente, algo hizo click en ella y que, poco a poco, empezó a desencantarse porque ya no hacíamos tantas cosas etc....Que había pensado mucho y que , al decirle eso su madre, se le planteo la duda porque entre ella y su madre siempre había habido una gran conexión y confiaba en sus intuiciones...Le dije que porqué no me había dicho nada....y me dijo que ya me había comentado de hacer alguna excursión, salida etc  (cosas que, cuando me lo dijo, le comenté que tenía razón y las reiniciamos  como siempre: De buen grado, con risas, complicidades, etc....).

En definitiva: Se pasó 5 meses realizando su duelo de ruptura y un buen día, simplemente, me dejó. Tal cual lo he contado. Pero lo que mas me dolió ( aunque luego ha sido mi salvavidas para superarlo) fue tanta frialdad. Simplemente entré por la puerta y  me lo soltó.  No hubo preparación: No fuimos a dar un paseo para tener una conversación de introducción, como tantas veces hacíamos para hablar de las cosas importantes..... nada. Cuando posteriormente se lo dije, me comentó que ya se había dado cuenta de que lo había hecho un poco "friamente" pero que ella era así....que no sabía hacerlo mejor. Que era poco diplomática (....jamás vi que no lo fuese tratando con la gente....en parte su trabajo iba de eso).Y que se alegraba de haber conocido a una buena persona como yo. Que eso la hacia a ella un poco más buena. (Siempre decía que ella no era tan buena persona como yo.) 

Si ahora adelanto que siempre la ayudé en todo, a ella y a su familia (lo cual hice de buen grado y de lo que no me arrepiento) y que hace un año tuve un pequeño problema económico que no me arruinó pero que me hizo reestructurar mi economía ( aunque sin estrecheces) y que, curiosamente, y visto a posteriori, en ese último año casi no tuvimos relaciones sexuales etc con la excusa de la menopausia etc..y que ella me reconoció que a veces no había sido por la menopausia sino por falta de ganas etc pues me siento (me sentí, ahora ya no) un imbécil. Porque, al quererla, sentí que debía estar a su lado aunque no tuviésemos mucho sexo si es que ella lo estaba pasando mal y que todo pasaría etc. Y lo que, en cualquier otra circunstancia me hubiese hecho saltar la alarma, lo vi como un acto de respeto hacia ella, de estar a su lado en los momentos difíciles, y jamás le exigí al respecto. Creí que así es como se demostraba el verdadero amor a una persona y que ella lo estaba apreciando. Tonto de mí, que tuve que haberme dado cuenta entonces y haber planteado la conversación al respecto.

Pues bien: Cuando tuvimos la última conversación tras la ruptura ( el frenazo sin aviso que me partió la cara contra el parabrisas que digo yo riéndome de mi mismo) a ella se le escapó, al dirigirse a mi, tres o cuatro "cariño esto, cariño lo otro" y, al advertirle yo que porqué me seguía llamando cariño si ya no me quería me respondió que era por la costumbre.

Me propuso que le diese un tiempo, unas semanas, que yo era una persona importante en su vida, que ella estaba en principio segura de dejar lo nuestro pero que necesitaba aclararse, que quería hacer cosas nuevas, apuntarse a un gimnasio etc etc que incluso hasta igual se iba a vivir al extranjero, que no sabia que hacer....etc etc. Que podíamos seguir siendo amigos porque no quería perderme como tal etc. 

En principio acepté. Tenia la experiencia anterior de no poder tener una mínima cordialidad con la madre de mis hijas aunque fuese solo por ellas. Pero a los 15 días me di cuenta de que para mi era imposible relacionarme con ella en ese momento como amigo. Porque la quería, claro. La llamé por tel y se lo dije: Que necesitaba pasar mi duelo y que, por lo tanto, aplicaría el contacto cero. Le pareció bien para que los dos aclarásemos ideas (anda queeeee) y así lo dejamos. Hasta que me felicitó  por whatsaap por mi cumpleaños. Le dí las gracias educadamente sin mas palabras ni emoticonos y seguí con mi contacto cero. En ese impás, me contactaron sus hermanos, , etc....Todos boquiabiertos, que no entendían nada y que yo siempre sería un miembro mas de su familia. Que era un tipo excelente etc etc. Incluso su madre me llamó un par de veces y me dijo que era muy respetuoso y que claro, el amor, si se acaba, pues hay que dejar ir como yo había hecho, etc, que ella había visto mucho amor y que siempre sería para ella su yerno........

He de decir que, cuando nos despedimos, y antes del contacto cero que yo le propuse, me devolvió las llaves de su casa con la excusa de que, como ella viaja de vez en cuando por trabajo, así podía atender a la gata que teníamos en común por si pasaba algo. Las acepté porque, en el fondo, aún me quedaba esperanza. Pero  días después, con el proceso de duelo,  me di cuenta de que ya no quería volver con ella ni en pintura. Las escondí en lo mas hondo del maletero y, si soy sincero de verdad conmigo mismo, no es por esperanza alguna sino por si se diese la circunstancia de que el animal se quedase solo unos días sin atender por algún problema. Y no soy de hacerme trampas al solitario. Adelanto que soy animalista y cuido colonias de gatos callejeros. Y que esa gata, para entendernos, es algo así como una hija a la que ya no veré mas.

Con el tiempo he pasado por todos los estados: Lloros, desolación, búsqueda de respuestas, pensamientos constantes al recordarme todo a ella etc. Pero ha habido algo que me ha mantenido a flote y me está haciendo salir: El modo en que acabó conmigo. Sin mas. Llamándome cariño porque "era su costumbre". Es cierto que no se pueden comparar actitudes pero yo recuerdo como, cuando noté que algo no funcionaba en mi matrimonio, lo intenté de todas las formas posibles para no romper y no rompí de golpe. Largas conversaciones, búsqueda de soluciones etc etc.

Por supuesto, no puedo pedir que los demás hagan lo que yo haría. Ni puedo exigir que me amen, como a mí también me pasó con la madre de mis hijos. Pero si puedo pedir, como mínimo, un poco de honestidad, respeto y consideración si alguien, en verdad, te ha querido alguna vez y, encima, te dice que quiere seguir siendo tu amiga y que no quiere que desaparezca de su vida por haber sido y seguir siendo alguien importante.

He decidido decirle a mi cerebro, cuando le vienen las tonterías de  los recuerdos, que he decidido que jamás, en el muy hipotético caso de que sucediese, volvería con esa persona si me lo pidiese. Y no por odio, ni rencores ni nada parecido. Sino porque me quiero, porque tengo dignidad y porque roto un espejo, no hay quien lo recomponga.

Me da igual si rompió porque conoció a alguien ( que me negó, por supuesto), si tuvo una crisis personal, si se le acabó el amor o lo que sea. Y le deseo, y así le dije, lo mejor de corazón y que espero que encuentre a alguien que la merezca. La luz del túnel ya se ve al fondo. Se que se sale. 

Ahora solo doy gracias a estos 7 años y cuatro meses. He aprendido otra gran lección que necesitaba para evolucionar y que mi presente y lo que ha de venir sea mejor.

Siento el rollo anterior. Solo quiero añadir que tus palabras, Carlos, me han ayudado mucho y aunque hubiese podido superarlo solo, como te dije, con ayuda de la buena como la tuya es mucho mas llevadero.

Muchas gracias por este foro, de verdad. 

 

 

 

 

 

 

 

 

  


Citar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 6 años
Respuestas: 338
23/04/2020 2:53 pm  

hola, francisco, ¿cómo va la vida? te voy citando y te comento algunas cosas importantes:

 

Respondido por: @francisco

al no querer saber nada más de las niñas

la verdadera cuestión de estos duelos que me comentas, es tu falta de consciencia acerca de la persona con la que convives; la primera, la "madre", resultó ser una persona que no quiso saber nada de sus hijas. tardaste años en darte cuenta de qué persona tenías al lado; que se desentendiera de sus hijas a mí me lo dice todo, pero seguramente hubo muchas señales antes de esto que debían haberte hecho, no cortar, sino ni siquiera empezar con alguien así

después llegó la segunda relación que, por cierto, vino por una agencia matrimonial, otro vertedero emocional como las apps tipo meetic [pero con un rollito más casposo y viejuno] carente por completo de amor, que te trajo una relación insustancial:

 

 

Respondido por: @francisco

En 7 años y 4 meses hicimos la vida de un "matrimonio" normal. Aunque cada uno en su casa

teniendo dos hijas, habiendo pasado por un largo matrimonio, teniendo vida de adulto... ¿mantuviste una vida de adolescente con otra mujer?

nuevamente, tu falta de consciencia, la que tienes sobre ti, lo primero, proyectada en lo que percibes de los demás, por ejemplo en esta otra pareja, es lo que te hizo adoptar una actitud de blindaje ante una relación de verdadero compromiso, resonando lo mismo que os ofrecisteis: seguridad, independencia, confiabilidad, comodidad, es decir, todo lo contrario a un amor de verdad

¿cuánto tiempo más querrías haber tenido ese modelo de relación? los dos cumpliendo años, pasando el tiempo, y saliendo como si tuvierais diecisiete años... ¿qué persona quiere un futuro así con otra persona?

que dieras por buena una relación con todo tipo de negaciones, y no haberlo sanado correctamente al dar el salto a la segunda relación, es un error que quisiste compensar con algo que fuera seguro, que no te diera sobresaltos, así que firmaste el quedarte junto a alguien que, por supuesto, no iba a mostrarte sus caras ocultas:

 

 

Respondido por: @francisco

(Siempre decía que ella no era tan buena persona como yo.) 

supongo que a ella, durante el tiempo que estuvisteis juntos, le vino bien lo que pasó: relación cómoda, sin sobresaltos, sin fuertes compromisos, ideal para recuperarse de las viejas heridas, las tuyas y las suyas; siento decírtelo, pero ir a cenar en navidad con toda su familia, incluso todos los domingos, o todos los días del año, no es un compromiso de amor real que sane nada. el amor es convivir y construir un amor entre los dos, no cada uno por su lado; si a ti te parece que conocer a su familia sería el sello definitivo para tener una relación de amor de verdad, te equivocaste, y es una pena porque te quedaste en esa falsa pose que tapaba muchas otras cosas que no debías haber permitido

por ejemplo, el rollo este de "no soy tan buena persona como tú" ya deja claro que te veía como a una persona ingenua, que siente hacer las cosas bien, que es ordenada y cumple con lo que hay que cumplir, pero eso demuestra que ella intuía otra forma de vivir, otra naturaleza en ella misma, seguramente también en ti, pero al no estar despierta comenzó con la frustración de sentirse atada a alguien que no era lo que le llenaba

 

 

Respondido por: @francisco

al advertirle yo que porqué me seguía llamando cariño si ya no me quería me respondió que era por la costumbre.

te mantuviste inconsciente hacia una relación falsa, sin amor, donde sólo había cariño [supongo que algo de sexo] pero ni siquiera una complicidad real que sostuviera todo lo demás, entonces, ¿qué mas da cómo te llamara?

mi primera novia, con la que me llevé la primera hostia, la más gorda porque no la vi venir, tiene bastante de tu caso, y por citar algo, también esos "cariño" a deshoras que pueden hacerte pensar cosas que no están sucediendo

efectivamente, a mi ex, aquella joya de la que hablé aquí, que se acostaba con otro tío mientras planeaba cómo dejarme, le fue difícil dejar de decir "cariño", "niño" y otros motes; tres días, sólo tres días antes de dejarme me dijo: "te quiero como no te imaginas" para después, como a la semana de dejarme, enviarme mensajes diciéndome "ya no se sabe nada de ti" y estar durante cuatro meses con los "no sé lo que me pasa", "necesito tiempo", "tengo dudas"... [mientras se follaba al otro, claro]

ese tipo con el que estuvo mi ex le daba a las cosas malas de la vida, y en una borrachera [que de todo se entera uno] llegó a ponerle la mano encima... imagina el cambio

el caso es que su familia, la poca a la que tuve acceso [aunque me hubiera gustado hablar de nuestra separación con todos] se comportó como una escuadra de muñecos de futbolín: nadie decía nada, todos soltaban rápido la patata caliente, y yo como un gilipollas intentando complacer a unos, a otros, contrastar qué había pasado, no quedarme yo sólo con la duda, ¡necesitaba que alguien me dijera algo!

 

 

Respondido por: @francisco

Todos boquiabiertos, que no entendían nada y que yo siempre sería un miembro mas de su familia. Que era un tipo excelente etc etc. Incluso su madre me llamó un par de veces y me dijo que era muy respetuoso y que claro, el amor, si se acaba, pues hay que dejar ir como yo había hecho, etc, que ella había visto mucho amor y que siempre sería para ella su yerno........

en tu caso todos boquiabiertos, empáticos, cercanos y forever and ever, fruto de una mentira fraguada en una relación sin amor que no supiste ver

en mi caso también estuve ciego: al empezar aquello, con dieciocho años y muchas nubes en la cabeza, podía ignorar ciertas cosas pero se me quedaban en la mente; recuerdo que un día, llevaríamos dos meses juntos, íbamos andando por la calle, me saqué un chicle que estaba masticando, apunté a una papelera y le dije: "si lo cuelo vamos a estar juntos siempre" [o algo parecido] a lo que ella me respondió: "mejor no te hagas demasiadas ilusiones, que el golpe al caer es mas fuerte"

el chicle no entró en la papelera, por cierto ?

el caso es que a una persona de la que estás enamorada, que te dice/pregunta/sugiere que vais a estar juntos siempre, no se te ocurre decirle, ni siquiera de forma velada, "no te hagas muchas ilusiones, no vaya a ser que cuando te deje tengas terribles sufrimientos"; sin embargo, yo acepté esa absoluta falta de amor en mi primer noviazgo, siempre me pareció suficiente lo que ocurría, lo que me decía, lo que me daba; todo me parecía apropiado, coherente, igual a lo de otras parejas y matrimonios, así que me mantuve inconsciente de con qué tipo de persona estaba...

hasta que me di cuenta:

 

 

Respondido por: @francisco

me comentó que hacia 5 meses que su madre le había dicho que últimamente parecía que ella no tenia vida

me dijiste en el correo electrónico que tu caso era para echar de comer aparte. lo cierto es que, como te puedes imaginar, después de miles y miles de casos, empezando por el mío, estas cosas que me cuentas son cotidianas en una relación ciega

a mí también me pasó lo de su madre, pero no sucedió en cinco meses, sino durante años, filtrándose como un delicado veneno desde el principio de la relación; la madre de esta chavala era una absoluta loca del coño; tenía miles de problemas de dinero, pero en cuanto hacía una rocambola con lo que fuera [y no voy a entrar en qué, porque no lo sé], llegaba a su casa cargada de bolsas de el corte inglés, cosa que enfurecía a los vecinos que veían cómo llevaba atrasados un montón de pagos de la comunidad pero se gastaba la pasta en ropa y caprichos

la historia de esta personaja empezó con un tipo, hijo de un franquista, estando enamorada de otro; la cuestión es que se casó obligada, y pasó años a grito pelao con el fachilla [un pobre apocado, venido a menos por una educación castrante] hasta que acabó en divorcio; como se metió muy a fuego lo que no debía hacer al estar con alguien a quien no quería, le inoculó a su hija, día tras día, semana tras semana, mes tras mes, todas esas verdades que ella se dijo a sí misma y no supo respetar: "déjale", "no sabes dónde te estás metiendo", "no puedes seguir así", "esto va a acabar contigo", total, que la niña lloraba porque quería un novio como su madre le había metido en la cabeza, aunque la madre en aquel momento siguiera sin hacer bien las cosas; vivía con un albañil con quien había tenido un hijo, pero tampoco le soportaba y acabó dejándole

tanto monta monta tanto, la madre y la hija dieron vueltas al veneno, y la hija, que tenía el mismo valor que su madre, es decir, cero, tan sólo me dejó cuando tuvo otra relación a buen seguro

yo, que siempre tuve la autoestima por el suelo, cuando sabía de esas "conversaciones terapéuticas" no decía nada; pensaba que eran charlas de madre-hija, aunque todo eran misiles tierra-aire para acabar con lo nuestro; lo peor es que cuando la cosa se rompió, totalmente desguajado, se me ocurrió ir a ver, como te dije, a su familia, empezando por su madre: le regalé un ordenador para la peluquería que había abierto, la ayudaba en lo que fuera necesario, pero ella, sin valor, no era capaz de decirme: "vete a tu casa, mi hija no va a volver contigo y yo no quiero que estés aquí"

igual de cobarde que su hija: me dejó hacer, semana tras semana, haciéndome pensar que, quizás, estaba arreglando algo...

hasta que un día hice clic, y desaparecí

pasaron cuatro o cinco años, y volví a verlas en un centro comercial; su madre me abrazó fuertemente, creo que arrepentida de la decisión que tomó para su hija; espero que aprendiese a dejar que sus hijos hagan y deshagan, en lugar de envenenarles sobre lo que tenían y supuestamente podrían conseguir

lo que buscaban, las dos, era una relación de prestigio y dinero; aquella mujer era como la madre de la protagonista de titanic, que sólo quería ver a su hija con un tío con pasta para poder ella sufragar una economía minada por el derroche

y poco más

la verdad es que sólo siento pena cuando hablo de aquello, pero creo que es muy importante que sepas que su familia no va a protegerte, y sólo te dirán lo políticamente correcto, en plan: "qué loca está mi hermana", o "a saber qué quiere mi hija", pero luego hablarán de ti con ella y se descojonarán ampliamente, así que no mantengas tan a flote esa falsa etiqueta de "buen yerno" como quieres colgarte, por mucho que tu ex suegra te lo haya dicho

ser buen yerno es absolutamente estéril para sentirte feliz, así que, por favor, no te quedes cerca, no seas visible, ni siquiera contactes de vez en cuando porque no son tu familia, y haces el tolai cuando te acercas a hacer migas con ellos

está bien que hayas sido inconsciente de todo lo que ha pasado, pero deja ya de serlo

es algo que comentaba en esta frase que, como los enlaces en negrita, puedes pulsar:

 

“si

te lo recuerdo, estáis separados, por decisión suya, y las palabras de familiares, que no construyen una relación de amor sino que, en todo caso, son un simple eco, no te valen de nada en este ni en ningún otro momento; si únicamente querías quedar bien, para resarcir el ego herido de haber hecho algo mal en tu anterior relación, digamos que puede valer, aunque pocas personas pensarían haber hecho bien algo en una relación adulta llevada en plan adolescente

 

 

Respondido por: @francisco

en el muy hipotético caso de que sucediese, volvería con esa persona si me lo pidiese

y tan hipotético, porque no va a suceder; nadie quiere volver a algo que estaba muerto

si hubiera habido algo real, todavía da para dar el volantazo, para intentar aunque sea hablar... pero en vuestro caso nunca hubo nada, y ése será tu trabajo: tomar consciencia de que no hubo nada en tu primera relación [y no lo viste], y tomar consciencia de que no hubo nada en tu segunda relación y tampoco fuiste capaz de verlo

si haces bien este ejercicio, desde hoy, lo primero que harás será dejar de sorprenderte porque una mujer te deje; lo primero que haces al tomar consciencia de tus relaciones sin amor, es aceptar que alguien se vaya de tu lado y no quiera volver; aún más importante, lo primero que haces cuando tomas consciencia de que no ha habido amor en tus relaciones es dejar de pensar que tu caso "es para echar de comer aparte"; yo no veo ninguna cosa extraña, tan sólo una falta de propiocepción, un autoconcepto, tuyo, el conocimiento emocional de ti mismo, prácticamente ausente, lo que deriva en relaciones como la que has vivido, ni más ni menos

yo me enfrenté a muchas mentiras: mi ex diciéndome que estaba pensándoselo todo muy bien [sería mientras se la chupaba al otro]; mi ex suegra dejándome que le ayudara en el negocio [ocultándome que había "ayudado" a su hija a no tener un matrimonio desgraciado como el suyo], o sus amigas, que me hablaban de que ella no estaba feliz y se había equivocado, maldiciendo a su "amiga" y contentándome sólo para acostarse conmigo [algo que ocurrió]

todo mentiras de gente sin valores, pero como efecto reflejo de lo que yo había determinado para mí; por no saber con qué tipo de personas estaba, y por permitir, desde el primer momento, una relación sin amor. como no evolucioné emocionalmente conmigo mismo, ni aprendí a crear con mis medios, con mi tiempo, como no conocí a gente, ni había viajado solo, ni me había dado de qué podía ofrecer a los demás, fracasé

para evitarlo, te recomiendo comenzar con tu amor propio en tres niveles: 

1. nivel de pensamiento, que haya amor en lo que piensas de ti
2. nivel de expresión, que haya amor en lo que dices de ti
3. nivel de manifestación, que haya amor en lo que haces para ti

¿sientes este amor en los tres niveles, es decir, en todo lo que piensas, dices y haces?

todo empieza con pensamientos de valor hacia ti, pensamientos fundamentados en principios de valor, de amor propio que te lleven a creer en ti, a saber disfrutar de ti; quererte y no estar pendiente de viejos dramas, sino estar en tu presente, creando algo valioso para los demás

se nos ha impuesto, a todos, en este momento de cuarentena, ese reto definitivo: aprender a vivir con el corazón. y para eso tienes que observar detenidamente qué piensas de ti, de las relaciones que has tenido, de la vida que has vivido, de lo que ahora vives, porque en todo ese espectro de ruido hay muchísimas cosas que pasas por alto, las mismas que te dejan pasmado al haber sido rechazado por una persona que, en realidad, no te amaba

en definitiva, el problema real es que mantienes un acto de negación hacia lo que mereces, que no se arregla por rechazar a esa persona y no querer volver con ella, sino por no querer ser la persona que fuiste estando con ella, que es esencialmente diferente 

observa bien tus principios y creencias, y actúa siempre de acuerdo a ellas

te mando mucha fuerza ?


ResponderCitar
Francisco
(@francisco)
nuevo miembro
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 2
24/04/2020 9:37 am  

Hola de nuevo, Carlos.

Efectivamente, la cosa no está en rechazar y no querer volver, sino en no querer ser la persona que fui. Es precisamente lo que hice en esta última relación. No querer ser la persona que había sido cuando estaba con la madre de mis hijos. Y no lo fui, te lo aseguro. Lo que pasa es que no calibré bien el gps interno, no busqué bien mi centro aunque trabajé en ello (evidentemente, desconociendo entonces todo lo que vengo aprendiendo aquí) y, al final, y siguiendo a ciegas ese navegador personal mal calibrado, ignoré el paisaje de  lo que se veía por las ventanas de mi coche personal y, siguiendo las instrucciones de ese GPS mal calibrado, circulé con la confianza puesta en algo que partía de un error desde el principio y el camino acabó en un precipicio donde me estrellé.

Ahora, visto con perspectiva, agradezco ambas experiencias. Necesitaba pasar por ello para aprender. Y lo que te rondaré morena. No quiero ser la/s personas que fui en ambas relaciones. Quiero ser yo. Y, ciertamente, todo pasa por pensar, expresar y manifestar amor hacia mi mismo. Un egoísmo positivo, que digo yo. O, como diría aquel: mi vida, mis normas. Siempre teniendo en cuenta, por supuesto, que una relación es de dos y de que, al final, el balance tiene que estar equilibrado. Vamos, que mas vale solo que mal acompañado. Una relación de adolescentes? Pues no te digo yo que, visto en perspectiva, no fuese eso. Pero, sea como sea, tengo claro que necesitaba pasar por esa experiencia para aprender, precisamente, lo que ya no quiero. 

Ando trabajando muy profundamente en encontrar mi centro, que se va perfilando. Observando que, de aquellos polvos vienen estos lodos (me refiero a todas aquellas cosas que, desde niño, forjaron mi personalidad, con sus virtudes y defectos). 

Ciertamente, en esta última relación viví un amor ciego y no marqué una serie de límites que me hicieron vivir, por ello,  la vida de la otra persona, vivir su mundo, mientras el mío quedaba en un segundo plano, como algo secundario. 

En cuanto a lo de la familia, aprendí hace mucho, cuando mi divorcio, que para ellos no eres fulanito de tal que está con fulanita de tal y que te aprecien por lo que eres, sino que, simplemente, te admiten como la pareja de su hija-hermana o lo que sea. Y cuando ya no estas en su vida, y fuera del paripé limpiaconciencias de llamarte para ver como estas, a otra cosa, mariposa. Por ello lo de su familia o lo de su madre me la trae al pairo y, obviamente, están incluidos en el contacto cero. 

En cuanto a las llamadas de la madre, las veo como una estrategia para asegurarse de que, ya que probablemente la hija ha encontrado un mejor partido económico del que seguir chupando, no molestes mucho y desaparezcas de su vida para que el siguiente ingenuo pique. 

Sabes una cosa? Ahora agradezco muchísimo que todo esto sucediese. Porque eran lecciones que debía de aprender. Me ha dado un empujón enorme hacia mi centro. Y mas vale tarde que nunca. A vivir se aprende viviendo.

Ayer hablaba con mi hermana, que es mi gran amiga incondicional, un alma que vibra a mi lado en mi misma sintonía, y le dije: Sabes? Me da la sensación que ambas experiencias, la de la madre de mis hijas y la de la última relación, ha sido algo así como circular por un túnel de un solo carril. En la primera relación, el coche se fue a la izquierda y, al ver que chocaba contra la pared, dí un volantazo hacia el otro lado que me llevó a la pared contraria. Y, esta vez, sí choqué contra la pared. Pero en lugar de quedarme estanpado contra el muro, reboté y dicho impacto , por fin, me ha posicionado en el centro del carril. Y, a partir de ahora, agarraré bien el volante y procuraré mirar bien la carretera para no desviarme del centro del carril. Nadie dice que un pinchazo o cualquier otro imprevisto me pueda hacer tener de nuevo un accidente....pero no será por no estar atento al volante y respetar mi código de circulación. Eso si, habrá que arreglar la chapa. Pero el coche quedará como nuevo y la carretera sigue.

Le leí la respuesta que me has dado más arriba y me dijo, simplemente: Lo ha clavado.

Pues bien, vamos a ello, que el camino se hace andando.

Un abrazo. Y mucha fuerza para ti también. 

 

 


carlos me gusta
ResponderCitar

algunos datos sobre mi foro

visitas a mis foros desde 2006

casos atendidos personalmente

usuarios han decidido trabajar conmigo

consulta estas tres sencillas normas

preguntas y respuestas sobre el foro

¿te ayudo personalmente?

¿quieres devolverme la ayuda?

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies