Amor o necesidad  

  RSS

RS2018
(@rs2018)
nuevo miembro
Registrado: hace 6 meses
Respuestas: 4
08/11/2018 10:50 am  

Hola, Carlos:

Encantada de saludarte. Te sigo desde hace años y, en la medida de lo que he podido, he ido integrando tus enseñanzas. Hace unos años me diste un consejo en un trance muy importante de mi vida, que me ayudó a cambiar de rumbo y me llevó hasta donde estoy ahora, que es un lugar no sé si mejor o peor, pero sí diferente 🙂

El caso es que desde hace unos meses estoy con un chico. Es una relación completamente diferente a cualquier otra que haya tenido en mi vida. Por diferentes circunstancias, seguramente ligadas a mi propia evolución personal, las relaciones que he tenido se han caracterizado por un cierta negación de mí misma, como dirías tú: es decir, no me sentía querida o directamente estaba en clandestinidad. En fin, un cuadro.

El caso es que hace unos meses conocí a una persona por la que además de sentirme querida, siento que es una relación que puede estar a la luz pública, lo cual quizá parezca una tontería a ojos de los demás, pero para mí no lo es: conozco a sus amigos, a su familia, me demuestra su amor pública y privadamente con gestos y palabras.

Lo que más me gusta de él es su sensibilidad, su cariño y su capacidad para expresar lo que siente y lo que piensa. Contrasta (o se complementa) conmigo ya que a mí me cuesta más expresar lo que siento, por miedo a que me hagan daño, a molestar al otro y porque además provengo de una familia en la que no se expresan los sentimientos. De hecho, al principio le mostré una coraza y él la notó, y a pesar de eso se quedó.

Noto que me admira, que me valora, que le gusta lo que hago a nivel profesional... A veces incluso hasta me abruma jajaja.

Y aquí viene mi duda: a veces me preocupa que lo suyo no sea amor sino necesidad. Me explico: es una persona con un trastorno mental, pero está medicado y para mí no supone un problema. Pero sí es verdad que tiene un círculo social muy reducido y está un tanto estancado a nivel profesional, lo contrario de lo que me pasa a mí. De hecho, noto que admira esa parte profesional mía, porque además nos dedicamos al mismo sector, y además siempre dice que tengo mucha vida social (la que me he  construido en estos años).

A veces me dice que yo lo rescaté de su soledad. Y a mí eso me da miedo. Me da miedo pensar que esté conmigo por soledad, por necesidad, y no por verdadero amor. Temo que, si está por soledad, un día se acabe yendo. De hecho, está muy pendiente de mí.  Me da confianza porque día a día está ahí, en la salud y en al enfermedad jajaja, pero a veces tengo miedo de que un día sin más se esfume. 

Le he dicho a él esto mismo que te estoy contando. Él reconoce que es más dependiente y que la pareja es muy importante para él, pero afirma que me ama.

¿Tú cómo lo ves? ¿Puede ser que lo suyo sea necesidad y no sea consciente? ¿O tendré que vivir la relación y que pase lo que tenga que pasar? ¿Será todo inseguridad mía?

Gracias por tu visión, Carlos 🙂


Citar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 235
15/11/2018 2:51 pm  

 

hola rs2018. qué complicado esto que me cuentas... ¿qué puedo decirte?

si saco la vara de medir, ya sabes por dónde voy a salir. de hecho, creo que casi cualquier persona puede ver lo mismo que yo, ya que una relación de dependencia, en los términos que cuentas, no es sana

lo cierto es que todos dependemos o, mejor dicho, interdependemos unos de otros; en algunos casos, lo más estables, hay autodependencias, pero lo de ser “independiente” es falso y totalmente desacertado
; no hay nadie absolutamente independiente, quizás sí a nivel emocional pero en casos muy extremos, así que cuando alguien dice “es que yo soy muy independiente es mentira”

con esto quiero decirte que no se trata de buscar la independencia sino un cierto grado de interdependencia, de yo te ayudo y tú me ayudas entre personas lo más autodependientes posible



es la fórmula para tener una relación de pareja más o menos coherente

ahora, yo en tu situación veo muchos vacíos, muchas trampas a las que estás dando vueltas y que, por supuesto, se harán más grandes; ya sabes que crece aquello en lo que te enfocas, y cuando algo no funciona bien desde el principio, cuando la rueda está mal montada, los baches del camino, los badenes, o subir mínimamente la velocidad hace que la rueda se ponga a temblar o, directamente, se salga del eje



creo que tú hiciste un buen trabajo en busca de tu autoestima, potenciaste mucho tu amor propio, tu autoconocimiento, pero ese “ya no me la dan más, ahora voy a hacer que me quieran” te ha hecho encontrarte con personas que ya no te dan miedo, que ya no te harán sufrir, pero porque ahora eres tú a la que temen



es decir, eres tú quien ha dejado de ser víctima para vestirse de verdugo, y creo [creo] que estás con tu primera [y espero que última] víctima

te cuento mi peli, hiperresumida: me dejan, lo paso fatal, me echo una novia, la dejo antes de que me dejara, me echo otra, me deja a los cuatro meses, me echo otra, también me deja a los cuatro meses, me vuelvo loco, me prometo que no me la vuelven a dar, me vuelvo más listo que un ratón colorao, y entonces me echo un romance, y lo dejo, luego me echo otro, y otro más, y otro y otro, y todo lo voy dejando yo sin importarme nada hasta que me echo otra novia, digamos más seria [que me da una copia de las llaves de su casa a la semana de venir de vacaciones], a los dos años me pregunto qué hago con ella, y a los tres, y me como la cabeza a tope a los cuatro, y entonces a los 5 aparece la mujer de la que me enamoro y paso año y medio digiriendo la responsabilidad de estar en pareja 


me transformo, y el pobre desvalido que fue dejado se convierte en el dejador sistemático que dejó rodando unas cuantas cabezas [y algunos corazones]



creía que el dolor de ser dejado era malo… pero qué va: conozco el dolor más agudo, el que me hace llorar y reír a partes iguales mientras hago añicos todas las certezas sobre el tipo de persona sincera y fiel que supuestamente era



pasé entonces por la etapa más introspectiva y profunda de mi vida, haciendo que cambiara todo, desde mi gusto por la música, la forma de vestir, de comer, todo, y por fin comprendo y abrazo mis dos partes, llevándome un montón de cicatrices de recuerdo



te cuento todo esto porque tú, ahora, te estás poniendo [y quizás no te das cuenta] el traje de verdugo. seguramente fuiste víctima en otro momento, y quizás agudizaste ese perfil de abandonada, tanto que has generado una impresión emocional, una energía kármica que está volviendo a ti para devolverte lo que enviaste

sin ánimo de hacer mucho drama ni tragedia, creo [creo] que ha llegado a ti una relación con fecha de caducidad, y tendrás que dejar que el tiempo lo resuelva:  

 

tiene un círculo social muy reducido y está un tanto estancado a nivel profesional, lo contrario de lo que me pasa a mí. De hecho, noto que admira esa parte profesional mía, porque además nos dedicamos al mismo sector, y además siempre dice que tengo mucha vida social (la que me he  construido en estos años).

de todo esto que me cuentas, de su círculo social, de su estancamiento profesional, de su “admiración” hacia ti pero, sobre todo, de esto:  

 

A veces me dice que yo lo rescaté de su soledad. Y a mí eso me da miedo

yo sólo saco dependencia acallada, revestida de dulzura [también acallada] quizás por la medicación que dices que toma

es decir: tienes entre manos una bomba de relojería
como crezcas un poquito más de la cuenta, la cosa explota  

 

¿Puede ser que lo suyo sea necesidad y no sea consciente?

deberías preguntarte si lo tuyo es necesidad, y no eres consciente
porque, desde luego, lo de él sí lo es

recuerdo que cuando me preguntaban por aquella novia con la que estuve seis años obligándome a ser buen novio, siempre decía “ah, sí, es una tía cojonuda”, o “me quiere mucho”, o “nos llevamos bien”, pero jamás dije a nadie [ni mucho menos a mí mismo] “la amo”

leo lo que me escribes y, qué quieres que te diga, yo no veo que le ames; dices, sí, que te demuestra su amor pública y privadamente, con gestos y palabras, que es atento, cariñoso, etc, pero repites un par de veces tu preocupación por si lo suyo no es amor sino necesidad, lo cual revela que eres tú quien está por necesidad y no por amor

eres tú la que no amas, y proyectas en él tu necesidad, tu enganche, la dependencia de estar con un buen tipo, fácil y tal, pero vamos, que no te llena

no estás enamorada de él
ojo, que quizás me equivoco...

¿tú crees que me equivoco? 😼  

 

¿O tendré que vivir la relación y que pase lo que tenga que pasar? ¿Será todo inseguridad mía?

es que yo no veo otra forma de hacer las cosas

en su día, cuando yo me obligaba a ser un novio responsable, te hubiera dicho que estás loca, que cómo vas a estar con alguien a quien no amas, que estás perdiendo el tiempo, que arderías en el infierno cual torrezno...

hoy, integrada la experiencia de sentirme encarcelado y no saber qué hacer, sólo puedo decirte que vivas tu relación. que el tiempo haga su trabajo

tienes los ojos abiertos, también te lo digo, lo que significa que ya despertaste del dolor por tus relaciones pasadas y eres juiciosa con lo que vives. sabes escuchar a tu corazón, no quieres vivir mentiras, así que seguirás dándole vueltas a esto hasta que o bien se ajuste, o bien pegue un castañazo



¿o por no haber amor puro vas a dejarlo hoy, mañana?
no creo

ya te digo, según él le rescataste de su soledad, y si bien en todas las parejas hay uno que hace más de esto y el otro más de aquello, dedicándoos a lo mismo y estando en diferentes niveles sociales todo pinta a que:

1. él engordará todo lo que pueda a tu costa para luego dejarte, o
2. tú irás creciendo y distanciándote con un sentimiento de culpa muy gordo



o así lo veo yo

coge lo que te valga, y lo demás lo mandas a tomar por culo

incluido a mí si no te ayudo en absoluto



mi intención sólo es ampliar perspectivas y consciencias, tener en cuenta todos los caminos en lugar de tapar verdades que, con el tiempo, empiecen a oler mal

todo mi ánimo para que encuentres tu felicidad 🌟



ResponderCitar
RS2018
(@rs2018)
nuevo miembro
Registrado: hace 6 meses
Respuestas: 4
16/11/2018 11:16 am  

Hola, Carlos:

Gracias por tu respuesta 🙂

Me dices que crees que no estoy enamorada. Yo creo que sí, pero es un enamoramiento diferente a cualquiera que haya vivido. En "La educación sentimental", el protagonista, harto de sufrimientos varios, acaba afirmando que quiere abandonar "las pasiones infructuosas". Es un poco lo que me está pasando con este chico. No siento esa pasión que me quema por dentro, ni esas montañas rusas del pasado. Pero es que ya he visto las aventuras con polvos salvajes y blablabla y la verdad es que no me condujeron al verdadero amor. Este es otro camino. Este es un tipo de amor pausado y relajado. Es algo que me gusta y me gustaría vivirlo.

Efectivamente, hay una parte de mí que teme que aquí haya más necesidad que amor. Creo que voy a ir observando y confiando en el criterio para discernir. En definitiva, me gustaría darle una oportunidad a esta relación, ver lo que pasa.

Gracias por todo, Carlos 🙂


ResponderCitar
RS2018
(@rs2018)
nuevo miembro
Registrado: hace 6 meses
Respuestas: 4
01/02/2019 8:51 pm  

Hola, Carlos:

Pues acabo de tener el desenlace de la historia: me acaba de dejar.

Según él es porque no siente lo suficiente, que lo ha intentado, pero que no puede, que no es por mí,  que ha estado muy a gusto y blablabla. 

Me lo esperaba y no. Hasta esta misma tarde me ha dicho que me quería, en Nochevieja me llevó a cenar con su familia... Lo cierto es que no esperas que te vayan a dejar después de haberte llevado a una nochevieja familiar. 

Sin embargo, Carlos, había algo en mi que sabía que esto iba a pasar. 

Ha habido señales.

Te hablé de nuestras diferencias  A veces me sentía un poco como su madre. Yo con una vida profesional de entrar y salir, independencia económica, viviendo sola, y él con una vida más bien pasiva. 

Vivíamos en diferentes ciudades. Sabía que eso era un hándicap. Hubo un momento en que empecé a sentir cierto desequilibrio, ya que yo iba a su ciudad más de lo que él venía. Una parte de mí lo justificaba por la precariedad económica de él, pero otra parte de mí se preguntaba si eso no sería un síntoma de falta de interés por su parte. 

Tengo que reconocer por mi parte que la distancia me provocaba un cierto enfriamiento, y también miedo a un posible cambio de vida hacia su ciudad. Quizá ese miedo era falta de amor por mi parte. Reconozco que me gusta mi vida en mi ciudad  De hecho, le propuse venirse. Aceptó, pero empecé a notar que se demoraba en las gestiones para venirse. De nuevo me saltó la alarma. Y parece que no me equivocaba. En el fondo no quería venirse. 

Todo se ha precipitado cuando iba a venir a conocer a mis padres. Creo que eso ya le resultó demasiado. En el fondo le agradezco su honestidad.

Supongo que me sorprende que una persona que me declaró su amor desde el principio y se mostró tan entregado y seguro de querer tener una relación seria, me deje de un día para otro. 

Tengo que decir que en conjunto es una buena persona y le deseo lo mejor.

Y yo? Pues estoy triste, pero mucho mejor de lo que cabría esperar.

Al menos con esto he aprendido que puedo atraer a mi vida a hombres alejados del clásico perfil canalla al que estaba acostumbrada. 

Y que la próxima vez que vea señales, tendré que hacerles más caso y no negarlas. 

La vida sigue. 

Gracias por escuchar, Carlos. 


ResponderCitar
RS2018
(@rs2018)
nuevo miembro
Registrado: hace 6 meses
Respuestas: 4
01/02/2019 9:26 pm  

Al final se ha manifestado lo que me decías: él sentía hacia mí necesidad, no amor. 


ResponderCitar

consulta estas tres sencillas normas

¿te ayudo personalmente?

¿quieres devolverme la ayuda?

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  
Trabajando

Por favor Iniciar Sesión o Registro