no podemos ver despierto en el otro, lo que llevamos dormido por dentro

no es posible dar lo que al otro le falta, porque resuena con lo que, precisamente, no tenemos

la práctica totalidad de las relaciones de este plano se generan por carencias no resueltas que se esperan ver manifestadas en el otro; encontrar en el otro lo que me falta a mi

el problema es bastante más profundo de lo que parece, porque toda persona con una carencia no reconocida acabará por resonar con una persona que tampoco la reconoce

cuando no tienes [pero crees tener] algo que al otro le falta, llegará a ti buscándolo para, al final, darse cuenta de que tú tampoco lo tienes

los clásicos desenamoramientos no son más que eso: personas que esperaban resolver sus carencias a través del otro, hasta que sus expectativas se convierten en frustraciones y llega el desengaño; y entonces empiezan con el “tengo dudas”, “no sé si sé lo que quiero”, “no eres tú, soy yo que no tengo las cosas claras”, etc

gente frustrada por haber vivido un amor ciego, por haber creído que encontraría algo que sólo estaba en su percepción

cuando estés con una persona que acaba rechazándote, básicamente porque creyó ver en ti lo que le faltaba, o cuando intuyas que le atrae de ti algo que tú sabes que no eres, actúa de forma coherente; sé consciente de tu realidad, vive con el corazón, sin máscaras, evitando dar otra imagen

quizás acabes descubriendo que no sólo no tenías lo que esa persona esperaba, sino que eso que parecías tener, eso de lo que llegaste a presumir, es realmente el camino que buscabas para ti, tu verdadero objetivo, y que el otro iluminó 

pulsa para ver en facebook

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies