cuando crees que algo es tuyo, cuando enfocas tu energía en algo externo, algo que siempre, independientemente del valor que le hayas concedido, está vacío, estarás cediendo tu tiempo y tu valor a una ilusión

una ilusión manifestada por ti, que emerge como parte de tu propio valor, pero que no representa en absoluto lo que vales

cuando estás ante una energía, el dinero, un coche, una casa en la playa, y te aseguras de todas las formas posibles que esa energía seguirá contigo, tu consciencia acaba encarcelada por tu ego junto a eso que crees tuyo, y el campo de energía se hará más y más grande, asociándose a todo tipo de conceptos mentales, de espacio y tiempo, monopolizando tu forma de vivir

tu consciencia hace crecer cualquier campo de energía en el que te enfoques. es la magia del ser humano, un acto necesario para evolucionar y disfrutar de tu existencia, pero cuando pierdes de vista la realidad primera y última, que todo es una ilusión vibrante, y que no vas a llevarte nada físico a otro plano, el campo de energía se fortalece hasta su máxima expresión, hasta confrontar tu máxima percepción de seguridad y, entonces, en ese momento, lo perderás

no hay nada que pueda darte la verdadera felicidad
por eso, no encarceles tu alma por una ilusión
vive, disfruta de lo que te rodea, pero déjalo pasar

recuerda la máxima de lao-tsé: «quien lo agarra lo pierde y quien lo fuerza lo rompe»

pulsa para ver en facebook

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies. si continúas navegando aceptas su uso

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies