zapatos avanzando como cuchillas

he descubierto en mis zapatos
un reguero de nervios
y una herida con sabor a quirófano

y a pesar de lo digno del paso
y lo áspero del abrigo,
la fabrica de ánimos desencontrados
sigue haciendo agujeros en mis músculos,
en mis ojos,
en los motores que funcionan con saliva

pero yo sigo con paso firme,
engañando a los arboles,
bailando con las carrocerías,
aplastando a la inmundicia,
y llenando vacíos con tenores de ocho pistas

me temería si me hubiera conocido en otra vida

carlos burgos, 15 de enero de 2010

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies