yoga

los antiguos incas decían que el ser humano era alpa kamaska, es decir, tierra viviente
tierra que camina

y es cierto: somos seres con un eje por el que fluye la savia, como árboles, pero nos movemos de un lado a otro

esa movilidad, ese cuerpo adaptativo, requiere de funciones para fluir a través del espacio, lo cual ha densificado en el cuerpo animal una serie de puntos energéticos, los campos de torsión, a través de los cuales fluye la savia, la energía kundalini, alimentando órganos que realizan diferentes funciones

por este motivo, cuando hay un desequilibrio es necesario realizar ajustes relativos a cada punto de tu eje, y el mejor ejercicio para lograrlo es el yoga

llevo estudiando y practicando yoga desde 2007 y, créeme, me ha costado mucho; siempre fui un poco bloque, nada flexible, así que algunas posturas eran verdaderos suplicios

conozco todo tipo de yogas: hatha, brikram, ashtanga, incluso el alma del karma yoga; he visitado todo tipo de estancias, desde las más pobres en varanashipekin y chiang rai, hasta las más ostentosas, algunas en rascacielos al ritmo de dj.

conozco las tesis de leslie kaminoff, el power yoga de la neoyorquina lauren imparato, me sumergí en el yoga transcendental de iyengar

pero, a pesar de todo, nunca fue suficiente. algo fallaba
tenía la sensación de hacer un gran ejercicio, pero no le veía el rollo espiritual por ningún lado

una gran causalidad, a finales de 2014, me llevó ante nicolas vaucenat, un maestro francés que me enseñó yoga kundalini, una práctica del yoga que utiliza el flujo kundalini para potenciar cada postura o asana

y, entonces, lo entendí todo

comprendí que el yoga es un trabajo físico que requiere la parte psíquica, y sólo la utilización del flujo kundalini [concentrando a la mente en la toma, contención y liberación de la energía sexual que recorre los campos de torsión], permite integrar la configuración de cada asana en el cuerpo energético

esta es la forma en la que los antiguos yoguis cambiaban la consciencia registrada en el cuerpo y, por tanto, proyectaban una nueva realidad

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies