en una sociedad de consumo, las personas se convierten en consumibles

su tiempo, su energía y su físico se transforman en objetos de usar y tirar

el gran sueño kármico de este planeta se fundamenta en una gran masa crítica de etiquetas, de conceptos, con los que millones de personas se identifican a diario, impidiéndoles despertar

la necesidad de aprobación, de pertenencia a la tribu, se potencia con el consumo: ropa, peinados, maquillaje, perfumes, todo eso construye una máscara, una falsa identidad, por lo general enigmática y seria, muy propia de un corazón cerrado que abre sus puertas sexuales al primero que toca el timbre

poco a poco, la persona sin esencia, sin amor propio ni autoconocimiento, se identifica con la máscara que ha creado, adorando los objetos que hacen esa máscara más poderosa y deseable

lo peor de todo es su ignorancia: no comprende lo fácil que es detectar su actitud fingida, una máscara que revela, precisamente, la carencia que intenta tapar

sólo alguien con una personalidad débil, alguien con un gran enemigo interior capaz de dañarse a sí mismo, invierte todas sus energías en perfeccionar su careta, en fabricar un envoltorio agradable con el que conquistar a otras personas para sentir el deseo, la atracción y el amor que por sí mismo no es capaz de desarrollar

el futuro del ser humano, la nueva era que se abre ante nosotros requiere de una vivencia con el corazónno con la cabeza. es momento de pensar con el corazón y sentir con el cerebro, y lo primero que debe desterrarse para esta nueva era del sentir es la falta de verdad por miedo a no ser reconocido por los demás

la máscara con la que intento ser algo más de lo que soy, para que la tribu me acepte, me considere y, si es posible, me adore

por eso, cada vez que veas a una persona que se parece más a un anuncio de perfume que a un ser humano que actúa con nobleza y sinceridad, deberías aprender a percibir lo que le falta, en lugar de maravillarte con todo eso que parece sobrarle

pulsa para ver en facebook

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies. si continúas navegando aceptas su uso

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies