llegar a la rendición, es decir, dejar de controlar la vida, es el comienzo de la disolución del ego y el fin del drama

el drama, de hecho, surge cuando el ego evita dar algo por perdido

rendirse, comprender la propia vulnerabilidad, la insignificancia humana, permite comprender que el cementerio está lleno de gente que se creía imprescindible… y que nadie consciente querría llegar allí con mucho habiendo disfrutado aquí de poco

comprender esa máxima, la de que sólo nos llevamos lo que damos y no lo que recibimos, nos convierte en un instrumento de la vida. nos pone en sus manos, igual que las hojas confían en las ramas del árbol

sentirnos vulnerables, débiles, incapaces hasta el punto de ser menos importantes que el polvo, como decía gandhi, genera una instantánea resonancia de compasión con todos los seres del mundo

comprendemos su dolor porque observamos el nuestro

por este motivo, dejar de resistirte es comprender que, en realidad, no tienes nada que perder; no importa qué camino tomes porque todo, hagas lo que hagas, es necesario

con esta reflexión, dejando tu supuesta fortaleza al desnudo y con tu fragilidad más en mente que nunca, da el paso

abre el camino. lánzate

las mejores cosas de la vida llegan cuando no tienes nada que perder 🌟

pulsa para ver en facebook

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies