el amor empieza en el centro de cada uno, y se propaga hacia todas las formas del universo

esto significa que el amor que te tienes, es el mismo que los demás te tienen

sólo cuando te quieres, los demás también van a hacerlo, porque el espectro electromagnético, el campo cuántico en el que existes, es una respuesta de tu mente vibrante y, por tanto, todo sucede matemáticamente de acuerdo a lo que sientes

tus emociones, generadas por tu cerebro límbico, modulan el espectro, sintonizan la realidad como si fuera un programa de radio, y plasman tus creencias ahí fuera

por eso, si te quieres vendrá gente a quererte
si te amas, no esperes otra cosa que amor

por supuesto, lo mismo sucede cuando no te quieres, cuando te olvidas de ti, cuando te descuidas y te dejas, y confieres más importancia a eso de ahí fuera [que, en realidad, eres tú]

la mayoría de las personas, engañadas por la ilusión de la separación, se desvinculan de lo que viven y se sienten despreciadas, retroalimentando eso que reciben de la vida; llega un punto que, incapaces de reconocer sus negaciones y sin saber quién empezó esa guerra, acaban por culpar al mundo que les rodea

para comenzar a sanar, lo más importante es reconocer la falta de amor propio como origen de la falta de amor de los demás, comprender que todo comienza en la forma de pensar, muchas veces inconsciente, lo cual provoca una respuesta concreta [positiva, si te afirmas; negativa, si te niegas]

no te esfuerces en adaptarte al mundo. es imposible cambiar las infinitas formas del universo. el trabajo empieza por cambiar la forma única [o la no-forma] que existe en ti. y, entonces, con plena convicción de que puedes cambiar el mundo que te rodea, la frecuencia en la que vives, empieza a amarte, a cuidarte y a disfrutarte

inmediatamente, el mundo lo hará 💫

pulsa para ver en facebook

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies. si continúas navegando aceptas su uso

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies