lo de fuera es una proyección de lo de dentro
las personas, situaciones y cosas, responden a lo que tú eres…
no a lo que, supuestamente, “es”

por eso cuando no te atacas, no te culpas, no te oprimes, no te dañas, no te arrepientes, no te castigas, cuando no ejerces ningún acto de desmerecimiento hacia ti, lo de fuera tampoco lo hará

[y si lo hace, poco conseguirá]

el espacio exterior resuena con tu energía interior, refleja tus creencias y negaciones, así que todo el lenguaje que utilices a tu favor y en tu contra acabará manifestado, proyectado, para conocerte

quizás te dañes de forma inconsciente, sin saberlo, arrastrando un montón de energía emocional, kármica, transgeneracional, codificada en tu educación, pero esa energía latente, inconsciente, vibrante, será la que resuene con alguien que te hará daño

y al empezar la voz en ti, todos tus ecos reafirmarán tu realidad

recuérdalo: no es el enemigo de fuera el que te hace daño, sino el enemigo que llevas dentro obedeciendo al de fuera. sólo cuando te aceptas en tu totalidad, es cuando te aceptan en tu totalidad

a partir de aquí, evalúa tu situación: ¿qué personas, situaciones y cosas del exterior te hacen daño?

sé muy consciente de ello, porque si no llevas un enemigo dentro, poco podrán hacer los de fuera

pulsa para ver en facebook

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies