me miran tus ojos 

siguen ahí tus ojos,
irradiando recuerdos en los míos,
escribiendo líneas hacia mundos paralelos,
mientras el humo del cigarro,
los ojos inyectados en sangre
y la nuez del cuello gritan por nimios desastres

no te preocupes: cumpliré mis promesas;
hablaré pronto de tus ojos,
cuando el aire no tenga el color de las venas

 

carlos burgos, 9 de enero de 2011

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies