cuando experimentamos un cambio, el cerebro cambia su forma. la pérdida siempre hace referencia a algo que ha dejado de vibrar en la mente, y por tanto ha dejado de resonar con el mundo exterior

es decir, la oscuridad, la falta de rumbo, los límites, la angustia, la desesperación, son emociones que brotan a raíz de un cambio que la mente está intentando procesar, intentando poner luz donde una vez la hubo

los pensamientos son vibraciones creadas por tus campos neurales, que definen composiciones complejas que surgen de la combinación entre neuronas. un pensamiento brota de la actividad electroquímica de las neuronas, y siempre estará referido a la posición de éstas, lo que significa que si tu forma de pensar cambia también lo hace la forma de tu cerebro y, por tanto, la posición del mundo que estás emitiendo

cuando piensas de una forma limitada, por ejemplo cuando ha cambiado algo en tu vida, cuando ya no tienes eso que estuvo junto a ti, los campos neurales que vibraban con personas, situaciones y cosas, dejan de vibrar por la ausencia de estas y tienden a buscar nuevos caminos, nuevas conexiones, lo que trae nuevas realidades

cuando caes al abismo de tu oscuridad, puede abrumarte la incertidumbre, el no saber cómo continuar, la desesperación de sentirte en un agujero oscuro del que crees que nunca vas a salir…

pero sigue habiendo luz fuera de tus paredes

sigue habiendo luz fuera de esa burbuja creada por personas, situaciones y cosas, así que si tu burbuja se apaga  por un cambio, debes confiar en que siempre habrá luz más allá de tus limitaciones, siempre habrá nuevas conexiones por experimentar, nuevas personas, situaciones y cosas por explorar… pero no aparecerán hasta que tu pensamiento busque esas nuevas formas en lugar de encerrarte en tu vieja configuración, intentando restablecerla a su estado original

la luz del mundo es tu mente vibrando con el presente. si el drama oscurece tu mundo, date la oportunidad de hacer cosas nuevas, de permitir que tu cerebro explore otras posibilidades, siempre con esa máxima de que la luz está ahí, para ti, para que todo lo de fuera, quizás ahora inaccesible, acabe en tu vida, iluminándote por dentro

pulsa para ver en facebook

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies