emociones infinitesimales

en un sinfín de mentiras y exposiciones rotas,
atisbo el hedor de un maltrecho puente;
sentado en una silla, enumero capítulos y fantasmas,
y… un ritmo de fondo no me deja pensar en ti

el yo antes que nada,
el tú después de todo,
tu risa forzada, sus manos escondidas:
no hacéis más que vivir ágapes disfrazados de un mal año

me llevo las manos al alma,
a la herida de tus palabras,
porque tu energía seguirá desdibujada
mientras lloren las distancias y los rincones rotos…

… y hoy… hoy sigo sin poder pensar en ti

no, ¡no puedo!
porque un batallón de desencuentros
se agolpan en emociones infinitesimales,
en sueños quebrados por sillas que hablan y dedos que acusan

llevo, a pesar de todo, una siembra de desahogos,
una página de inconformismo,
voraces lecturas en mis minutos
y una mano apasionada deseosa de trazar un nuevo futuro

carlos burgos, 28 de febrero de 2011

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies