el dibujo de mi yo

y tras hacer mil nudos
y llenar de piedra mis ojos,
estiré mi cuerpo
comparándome con los viejos edificios
de la capital

respiré aire tejido con la soledad del viajero,
ajusté mi visión mediante concatenaciones cristalinas,
e hice llover una batería de milagros

la pasión contenida en una pista inalámbrica,
llenando tus poros,
invadiendo mi futuro,
dando vida a volátiles fragmentos
que componen todo aquello que soy,
pero ya fui

carlos burgos, 24 de febrero de 2010

centro punto cero utiliza cookies | si continúas navegando aceptas su uso | pulsa en este enlace para más información

  ACEPTAR
Aviso de cookies