Hello dependencia my old friend  

  RSS

kevroar
(@kevroar)
nuevo miembro
Registrado: hace 2 semanas
Respuestas: 1
04/09/2019 11:34 pm  

Buenas noches Carlos, abro esta consulta porque me encuentro en completo caos y antes de cargarme una relación que acaba de empezar me gustaría que pudieses darme un consejo porque no me aguanto a mí mismo.

Hace 3 meses empecé a liarme con una amiga en común que tengo con mi mejor amigo, estuvo bien pero no le dí demasiada importancia porque de primeras no me gustó demasiado, la chica era maja y me parecía muy guapa pero venía de estar liado hace 6 meses con otra chica que para mí era como mi alma gemela en muchísimos aspectos (aunque se ve que no tanto, si no, estaríamos juntos), entonces, era como que tenía el listón muy alto en ese aspecto y ya me tenía que gustar mucho alguien para estar interesado.

A la semana de liarnos por primera vez empieza a hablarme para preguntarme si me apetece quedar, y no vi por qué no, ya que estaba cómodo con ella y no quería cerrarme a conocer a alguien nuevo por un estúpido checklist que me había marcado con la anterior chica, que solo iba a llevar a frustrarme gratuitamente. 

Al cabo del par de meses empezó a hacerme más gracia y empezamos a quedar más a menudo, hasta el punto de que decidimos ir a un festival de música y pasarlo juntos, en el sentido de ir ya con la idea de dormir en la misma tienda y tal, aunque fuimos con la compañía de unos amigos en común. Claro, en el festival me lo pasé genial con ella, conectamos bastante y ella empezaba a mostrarse más cariñosa de lo habitual y yo también empezaba a ver como era realmente, y me gustaba, sin embargo, estaba notando que no lo suficiente, que me faltaba sentir esta sensación de cuando miras a alguien a los ojos y te empieza a sobrecoger esa sensación de querer estar con esa persona todo el tiempo que puedas y hacerla feliz, no se como explicarlo, pero es algo que suelo sentir cuando estoy enamorado de alguien.

Pues bueno, esta experiencia hizo que pillásemos mucha confianza y la verdad es que yo ya estaba empezando a desarrollar sentimientos bastante fuertes, empezar a pensar en ella más a menudo, querer hacer más cosas con ella y tal.

Todo fue avanzando favorablemente, hasta que hace una semana tumbados en cama ella me dice "oye, mira, que yo no quiero liarme con nadie más y quiero estar contigo". Yo me quedé un poco a cuadros porque ella es una persona bastante tímida y no me esperaba que saliera de ella. Mi respuesta fue que yo tampoco iba a hacerlo, que también quería estar con ella y que la quería, y bueno, empezamos a hablar de cuanto tiempo llevábamos pensando en dar ese paso y tal, y me dijo que ella ya desde hacía como un mes quería decírmelo pero no sabía como.

Y bueno, hasta aquí uno lee y debería decir: "¿cuál es el problema?", porque en verdad yo la quiero, me lo paso genial y es la primera vez que entro en una dinámica de relación que no sea tóxica y en la que hablamos las cosas con naturalidad.

Pues bueno, el problema que estoy sufriendo es que desde hará como dos semanas empieza a afectarme el triple cosas del tipo: que me responda poco o mucho por mensajes, hacer mis planes en función de los suyos, que me preste más o menos atención.. y claro, yo es algo que tengo claro que no quiero que me afecte, pero no consigo evitarlo. Además que este problema está llegando a áreas que no puedo permitir, por ejemplo, estoy en el trabajo y no consigo concentrarme, me distraigo con facilidad pensando en cosas relativas a ella, cosa que al principio no hacía en absoluto, o al menos no a un nivel tan intrusivo.

También llevo notado un extremo cansancio estas últimas dos semanas y una gran apatía a hacer cosas nuevas o mismamente las obligaciones de cada día, cosa que no puedo permitir, pero al final acabo tirado en cama viendo como un tonto para el móvil. También es como que me noto muy necesito de encontrar estímulos nuevos y que la gente me de feedback positivo, y no quiero entrar en absoluto en ese bucle. Otro detalles es que ahora cuando salgo de fiesta y sale ella también en el mismo grupo, como que estoy más pendiente de lo que hace, y me noto muchísimo más coartado a la hora de tomar una decisión si ella no está de acuerdo, hasta el punto de plantearme hacer cosas que igual no me apetecen tanto o se que no están bien solo por estar con ella.

Como verás, estoy empezando a desarrollar una dependencia muy fuerte, y aún por encima, hacia alguien que aunque me gusta mucho, no considero que haya pasado el tiempo suficiente como para decir que quiero estar con esta persona el tiempo que sea, y claro, no quiero joder la relación por esto, que de momento ella aún no le molesta, pero se que a la larga puede acabar jodiendo la relación, desarrollando comportamientos tóxicos y actitudes del todo menos naturales.

Así en resumen, siento que empiezo a tener mucha dependencia, esto me está bajando el autoestima un montón, la concentración, la capacidad de tomar decisiones y provocándome una angustia e hipersensibilidad muy fuerte en el día a día, haciendo que deje de hacer cosas que tengo que hacer por "estar rayado", y lo último que quiero en esta vida es joder en unas semanas, algo que me costó mucho empezar a reconstruir, que es mi estabilidad emocional.

No se si podrías darme alguna pauta, consejo o lectura para que reencauce mi vida de nuevo como la tenía hace un mes y no tire todo por la borda. Un saludo y muchísimas gracias Carlos!

 


Citar
carlos
(@carlos)
Comunicador de tribu admin
Registrado: hace 6 años
Respuestas: 292
09/09/2019 1:20 pm  

yeee, kevroar, ¿cómo va la vida?

me imagino cómo estás con tu situación, porque yo pasé por algo así...  te voy citando:

 

Respondido por: @kevroar

de primeras no me gustó demasiado

conocí a una chavala en una discoteca. ojazos, de quedarme congelado. yo puse carita de interesante [quizás porque no tenía otra cosa de interés], me di cuenta de que el gancho había funcionado, me hice el guays, di dos putivueltas por la disco, me hice el encontradizo, total, que nos presentamos, nos sentamos, nos besamos, perdí su teléfono, pasó un tiempo, nos volvimos a encontrar, ella no demostró mucho interés en ese segundo encuentro, me rallé, pensé que era demasiada tía para mí...

y llegó el conflicto, lo que me marcó profundamente: no me había dado cuenta de mi problema, pero tenía un problema: si me hacía caso, me aburría. si no me hacía caso, me subía por las paredes; un día fui a recogerla a casa de una amiga suya, estaba allí vistiéndose y maquillándose, salió a medio vestir al salón, la vi ponerse una falda, bah... pues tampoco me emocionó

y pensé [y me acuerdo vívidamente de esto]: no jodas, si tampoco me gusta tanto...

pero luego llegaron los besos, y el ya hablamos, y el no verla en tres días... y el amor que surge en la ausencia

 

“el

porque con insistencia, con entrega, cuando ella decía: "ay, qué bien estoy contigo", enseguida pensaba qué coño hago yo con esta tía; ahora, no me llamaba, me decía que estaba con los del trabajo o me echaba un polvo estratosférico y se largaba a su casa, y entonces brotaba en mí el "amor"...

estaba confundido... y no, por supuesto que no estaba enamorado. ¿y tú?

 

Respondido por: @kevroar

en verdad yo la quiero, me lo paso genial y es la primera vez que entro en una dinámica de relación que no sea tóxica

yo en estas líneas no veo que digas "la amo". la quieres... lo pasas guay... no es algo tóxico... pero, ¿es amor? ojo, amor del que no puedes explicar con palabras:

 

 

el caso es que mi relación venía de otra que acabó de la misma forma, con ella dejándome, y de aquella tía que me dejó, pensaba lo mismo: "qué hago yo con esta puta enana", esas fueron esas las palabras que barruntaba, ahí en silencio, una noche, paseando de la mano yéndonos a cenar

qué hago yo con esta... si le saco tres cabezas... qué perdida de tiempo... quién coño me manda a mí 🤷‍♂️

total, que la tía en mitad de la cena se puso a hablar de un ex, un compañero del trabajo que yo conocía, que por lo visto tenía una polla tamaño xxl, como un antebrazo, y yo haciendo cálculos y laberintos, cagándome en todo lo divino, cuando ahora, si me hubiera venido con el cuento, le hubiera dicho "sabes qué pasa, que a mí no me gusta que me hablen de pollas", y con algún chiste le hubiera cambiado el tercio, pero fue quizás mi falta de predisposición [que quizás ella se olía] lo que le hizo sacar el tema, muy típico de personas que van tocando los huevos poniendo a prueba al celoso que tienen delante a ver si merece la pena

en fin, la historia, en este enlace

 

Respondido por: @kevroar

que me responda poco o mucho por mensajes, hacer mis planes en función de los suyos, que me preste más o menos atención

como contaba en esa historia, y como te contaba con la siguiente historia, una tía que no me importaba un cojón se transformó en una diosa del olimpo, y yo, a su lado, sintiéndome pequeño

el pequeño carlos no supo gestionar esas relaciones, básicamente porque no se sabía gestionar a sí mismo, así que empecé a rallarme por cualquier cosa; todo me provocaba celos, las llamaba cuarenta veces al móvil si no me respondían, mensajes, preguntas sin respuesta, y boom, ruptura

lo único que podría recomendarme a mí mismo, ahora a ti como mi reflejo de aquel momento, es haberme ocupado un poco más de mi vida, de mis amigos [a dos o tres los di de lado], aunque en mi caso no hubiera funcionado; habría seguido con la cabeza a mil por hora mientras me dedicaba a mis cosas... de hecho me pasó aquello de "hoy voy a hacerme el largo", no llamaba, no quedaba, así que ella respondía igual y era mucho peor...

el que juega con fuego, ya sabes

quizás me recomendaría a mí mismo el ser comunicativo, el decir lo que siento, porque cuando estás en esa movida de pensar más de la cuenta, de andar con mucho drama, de haber aflorado tu inseguridad, sueles andar con la boquica cerrada para no escuchar algo que te duela mucho más que la incertidumbre de si puede estar pasando algo peor, algo como que te ha escrito poco o está haciendo planes sin ti porque ya no le pareces tan guay como al principio 😨😰

supongo que a una persona que no se quiere, a alguien que busca que le digan que no [como tú hiciste con actos al comienzo de esta relación], que vengas ahora aireándole tu dependencia puede hacer que diga quita quita, yo pensé que eras más fuerte, paso de plastas y llorones como tú, y te quedes con los ojos como el dos de oros, grillos de fondo y una bala de paja rodando por el escenario

ahora, quizás tu relación sea de verdad, genuina, tú te abras, y ella responda positivamente diciéndote: "tío, yo te quiero, no te preocupes, quiero estar a tu lado", y la cosa encaje aún mejor

sin embargo, no me gusta el comienzo que habéis tenido, no me gusta el punto ese de "la quiero pero..." que aún sostienes, y creo que tu necesidad de respuesta viene por tu dependencia y no por que estés enamorado; de estarlo, de sentir verdadero amor, también lo sentiría ella, y no tendrías que andar con este juego de si le digo esto o si me callo aquello, y tampoco haría falta hablar de nada porque tu seguridad en la relación sería cien por cien

por eso, lo único que puedes hacer ahora mismo es, primero, centrarte en ti y saber que estar en tu centro, que lo que piensas, dices y haces, es infinitamente valioso sin necesidad de nadie, te salvará; y segundo, comunicarte, hablar, sin dejar que la bola se haga más grande día a día

si hablas al primer instante, y eso se transforma en ruptura, es que no había amor, empezando por el tuyo; porque debes cultivar tu amor propio para no necesitar asegurarte de que ella te necesite para tú estar bien; a fin de cuentas lo que estás haciendo es proyectar, es decir, pensar que la otra persona debe necesitarte, como tú a ella, para asegurarte de que sienta lo mismo y no haya sobresaltos

no me alargo más, que te aburro: ella es un reflejo de tu energía, y está actuando de acuerdo a lo que necesitas para darte cuenta de que lo que tú llamas amor, lo que viviste con aquella supuesta alma gemela, aún te duele, y ese ciclo no lo va a cerrar una relación de tequieros autoimpuestos

por eso, comunícate, háblale de todo lo que te pasa, porque si os amáis de verdad ninguna de tus dudas ni miedos puede acabar con su amor, sino todo lo contrario: yo también me guardé el miedo, y un día, con la que hoy es mi mujer, me puse a llorar, sin consuelo, diciéndole que tenía miedo de todo lo que sentía por ella, y lo mejor es que me daba absolutamente igual lo que ocurriera porque si me dejaba en ese momento [como ya me había pasado por hacerme el duro y callarme], volvería a mí, tranquilo y confiado, sabiendo que esa persona no me amaba... ¿sabes lo que ocurrió? que mis lágrimas fortalecieron nuestra relación

no temas perder algo que no sea de valor
cuéntame, si quieres, cuando habléis

te mando mucha fuerza 🌟


ResponderCitar

consulta estas tres sencillas normas

¿te ayudo personalmente?

¿quieres devolverme la ayuda?

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Por favor Iniciar Sesión o Registro