disonancia

para un cuerpo humano, puramente sensorial, orgánico, la diferencia entre percibir y recordar es sutilmente diferente

es posible que a nivel cerebral la señal sea idéntica, pero corporalmente, por supuesto, no lo es



un cuerpo humano, el ego, busca sensaciones… no recuerdos de las sensaciones. por eso, cuando la vida no es lo que se espera, cuando llega un cambio y es necesario prestar atención consciente, sucede eso que el ego no desea y surge la disonancia, es decir, la diferencia entre lo que se desea a través del recuerdo, y lo que se percibe a través de los sentidos



esa falta de armonía entre lo racional y lo sensorial, manifiesta el desequilibrio entre el hemisferio izquierdo y el derecho, en lo que podríamos llamar una discusión de la mente

el hemisferio izquierdo, recuerda [piensa]
el hemisferio derecho, percibe [siente]

por eso, cuando estás ante un cambio, de cualquier tipo, comienza la lucha entre el cerebro que recuerda y el cerebro que percibe



vivir el presente es percibir y, por tanto, estar en resonancia, sin importar el efecto que causa dicho presente



cuando la mente está enquistada en un proceso del pasado [un drama], llega un cambio y, en lugar de mirar hacia adelante das vueltas a algo que ya sucedió, el cerebro [y el cuerpo] no responden a lo que percibe sino a lo que recuerda, y se pierde la capacidad para crear cambios



ése es el tóxico paradigma de esta sociedad racional: vivimos pensando en evitar el cambio, en dejar todo como estaba para conseguir más y más sensaciones similares a las que nos produjeron placer, sin darnos cuenta de que cuanto más pensamos, cuantas más soluciones construimos para conseguir sensaciones que nos hagan evitar el presente que rechazamos, más grandes hacemos los problemas que hay en ese presente



todas esas situaciones, esos problemas en los que se enquista la mente intentando crear un equilibrio, son dramas. lo que suelen llamarse traumas; algunos son tan pequeños y poco importantes, que podríamos llamarlos microtraumas



por ejemplo, si te culpas por perder un avión o suspender una asignatura generas microtraumas y creas, sin saberlo, programas subconscientes que mantienen a tu mente operando para resolver el problema; es decir, instalas en tu mente programas que te mantienen rechazando la situación que te dolió, aquel examen que tuviste que repetir, o aquel avión que perdiste y arruinó tus vacaciones, y te pasas todo el tiempo dale que te pego con aquella historia en la que fallaste

los microtraumas son situaciones que no están resueltas, y que generan una señal electromagnética de rechazo a una realidad

. muchos sueños recurrentes, de hecho, son una liberación del subconsciente alertando de todas esas situaciones no resueltas



en este sentido, el espectro electromagnético vibra de acuerdo a todas esas situaciones con las que la mente carga, que se rechazan, que no se han resuelto y, esto es lo mejor de todo, que se desconocen



por esta razón, la disonancia, el desequilibrio interno, genera una distorsión, un desequilibrio externo, empezando por el propio cuerpo y extendiéndose hacia todo el campo vibratorio

uso de cookies

centro punto cero utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies.

pulsa en este enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies