Tener bajo el listón: cuando te gusta cualquiera

“Aunque viajemos por todo el mundo
para encontrar la belleza,
debemos llevarla con nosotros
para poder encontrarla.”
Emerson

Cuando nos gusta casi cualquier persona, o la gran mayoría, y basta poco o nada para querer comenzar una relación sentimental con alguien que acaba de cruzarse en nuestro camino, se dice que tenemos bajo el listón.

Es decir, nuestro nivel de exigencia con la persona con la que iniciamos una relación es bajo o, directamente, nulo.

Pillar cacho como sea.
Llevarte algo a la boca.
Ya sabes.

Sin embargo, la mayoría de las personas no entiende que este comportamiento no tiene nada que ver con algo de fuera, con toda esa gente que va y viene…

… sino con todo lo de dentro.
Con lo que cada uno piensa de sí mismo.

No somos el ruido de fuera sino el silencio de dentro

Tal y como explico en mi filosofía, el Amor de otra persona hacia uno mismo es el Amor de uno mismo hacia su interior. O, para entendernos, lo que estamos haciendo cuando una persona nos Ama y nos sentimos Amados por ella es, sencillamente, Amarnos a nosotros mismos.

Nos sentimos Amados a través de sus ojos.

Aprende a Amarte a través de sus ojos

Cuando te enamoras de alguien, esa persona Ama tus puntos fuertes y débiles, tus virtudes y defectos, pero lo hace como reflejo de lo que tú haces por ti.

Retroalimenta lo que tú sientes por ti.

De hecho, la dependencia emocional se basa en eso, en esperar a que los demás te brinden esa energía que no eres capaz de generar, en que te brinden esa energía que activa tu moción mental, que te pone las pilas y te mueve.

Por eso, cuando no tienes esa energía de los demás y no sabes generarla por tu propio pie, sufres.

Así pues, cuando buscas que otras personas te Amen lo que en realidad estás buscando es una energía que no eres capaz de generar. Eso evita que desarrolles esa moción mental, esa concentración en tus Disonancias, en las dificultades que encuentras en la Vida, y esa energía de descubrimiento interior que te hace apreciar lo bueno y malo de tu Ser, el Yin y el Yang de lo que eres, no se expande.

El no querer indagar ahí abajo te deja pocas salidas.

Esperar a que te resuelvan la papeleta, a ser posible a través de una relación de Amor, pone de manifiesto el máximo exponente de Amor propio. En ese momento sales a la Vida desesperadamente, tratando de conseguir pareja como sea, una media naranja que te quiera, que te consienta y que te defina tal y como esperas ser definido.

Si esto no ocurre, algo habitual en el período que sobreviene tras un abandono sentimental en el que no quieres reflexionar, y prefieres perseguir relaciones haciendo que tu autoestima se posicione bajo mínimos, si la pareja no llega y el Amor se va disipando, es bastante lógico que el Amor hacia uno mismo sea escaso, por no decir nulo y, por tanto, el aprecio por tu forma física, tus capacidades mentales o tus habilidades sociales se degrade hasta la mediocridad.

¿Sufres un desengaño amoroso o, realmente, tienes la oportunidad de dejar de autoengañarte y conocerte en profundidad?

En cualquier caso, cuando no quieres resolver tu carencia sentimental, y buscas pareja, pierdes la oportunidad de hacer una mirada hacia tu interior, olvidándote de lo más importante: mirar hacia tus profundidades y aceptar lo que eres.

Con el tiempo, esa falta de autoconocimiento y autoaceptación se convertirá en un reflejo de dicha percepción hacia el exterior, así que al sentir que no lo vales, porque sólo te sientes con valor cuando hay alguien a tu lado, acabas proyectando una percepción de ti con esos rasgos.

Rasgos de fealdad y vacuidad.

Es lógico, entonces, encontrar personas que proyectan esos rasgos. Personas que no se quieren, que no se Aman, que no hacen el esfuerzo por pasar tiempo en soledad conociéndose, y cuyos rechazos les lleva a argumentar el típico: “en tiempos de guerra, cualquier agujero es trinchera”. Y agarrarse a cualquiera.

Quizás tú lo hayas dicho en alguna ocasión.
Quizás todos lo hemos dicho en alguna ocasión.

Esa es la razón por la que ves parejas totalmente asíntonas, en las que habitualmente el abandonado y dependiente emocional acaba emparejándose sin sentir atracción, sin ningún tipo de afinidad… pero que puede valer para restituir su condición de enamorado de sí mismo que le es imposible reconstruir tras el duelo.

Cualquier agujero es trinchera.

Si tienes el listón bajo significa, básicamente, que no te quieres. Y si no te quieres, si no aprecias lo que eres, si no crees tener el suficiente valor para los demás… ¿cómo esperas que los demás te quieran, te aprecien o te confieran el valor que esperas tener?

4 pensamientos en “Tener bajo el listón: cuando te gusta cualquiera”

  1. Excelente texto. Lo he leído con atención
    Creo que se debe ser maduro para afrontar un fracaso sentimental
    Muchas personas salen despavoridas a buscar una nueva relación. Es lo peor que se puede hacer.
    Elaborar nuestro duelo y reflexionar sobre lo sucedido.
    Si no valoraron nuestro amor, si no apreciaron nuestra incondicionalidad, no somos responsables
    Establecer una nueva relación buscando llenar el vacío que nos dejo la anterior no es honesto
    Llevo 15 meses de haber terminado mi relación. No he pensado iniciar otra porque siento que faltan muchas cosas por concluir
    Cecilia

  2. Muy buen artículo, fíjate que no me había parado a pensar en eso, y reflexionando uno nota “como aqué bajo listón fue subiendo sin darme cuenta Saludos.

  3. Si hay aspectos en mi personalidad que crea problemas discusiones y así, al aceptarme también tomo la decisión de mejorarlas verdad? Es solo eso que no tengo muy claro. O es aceptarme y seguir así?

    1. Al aceptarte tomas la decisión consciente de crear otra línea de pensamiento, básicamente.

      La aceptación comienza con la Meditación, que es el encuentro contigo misma, con tu silencio. Te recomiendo que eches un vistazo a este Programa para aprender a meditar.

      Fuerza, Johanna 🙂

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.