No puedes elegir

“Cuando debemos hacer una elección
y no la hacemos,
esto ya es una elección.”

William James
“Cada elección tiene su anverso,
es decir, una renuncia,
por lo que no hay diferencia entre el acto de elegir
y el acto de renunciar.”
Italo Calvino

 

La Vida que tenemos es una, dispuesta de forma holística y completa, sin fisuras. La Vida que experimentamos es un Todo, el cual filtramos minuciosamente con nuestra mente, percibiendo una ínfima parte del espectro electromagnético.

Y cuando filtramos es cuando creemos estar eligiendo. Cuando nuestra mente crea posibilidades, tenemos la firme convicción de que podemos decidir.

No puedes elegir

El poderoso Vacío es la no-energía con la que moldeamos nuestros sueños, y nuestro ADN, el que hay dentro de cada una de las 50 billones de células de nuestro cuerpo, es el instrumento que hace vibrar a ese Vacío. 

Somos una gran máquina vibracional, que moldea el Vacío, un campo cuántico que llena la no-existencia, que completa la Nada, que ilumina la Oscuridad.

Ese Vacío responde a nuestra forma de vibrar, la de nuestro ADN, y el ADN condiciona la forma en la que vibran las neuronas de nuestro cerebro, compartiendo información. Es decir, el ADN se replica en las neuronas para compartir la información que percibe, dibujando complejos mapas de realidad a los que llamamos Vida.

Sin embargo, toda la Vida que conocemos es la que tenemos grabada en la mente y que responde a nuestra forma de vibrar. La Vida, en realidad,  es mucho más compleja que el 0, 00001% de realidad física que nuestros limitados patrones mentales  pueden componer.

Podríamos ir mucho más allá.

Nuestra mente subconsciente, las raíces de nuestro Ser, contienen el 96  por ciento del contenido de nuestra psique. El 4 por ciento restante pertenece a la mente consciente. Es decir, Somos un 96 por ciento inconscientes, somos prácticamente zombies.

En realidad, lo que nos parecen actos plenamente conscientes no son más que mecanismos de los que no somos conscientes. Energías con las que Resonamos y a las que acabamos conectados, sin que decidamos absolutamente nada para encontrarlas o que nos encuentren.

No puedes decidir con quien estar

La escasa utilización de nuestro cerebro, el limitado puzzle neuronal que construye patrones que identifica la realidad, ese desaprovechamiento de toda nuestra capacidad se debe a una educación parametrizada, creada para acatar órdenes y dejar de creer en nuestro potencial.

Una educación que nos separa de los demás, que nos convierte en animales que huyen o atacan porque se sienten separados del entorno.

Hemos sido educados en una individualidad que nos hace ser débiles y vulnerables. Que nos hace olvidar nuestro potencial. Esa ilusión, la separación con nuestro entorno, la aparente desconexión con la Energía a la cual estamos plenamente conectados nos convierte en islas que flotan unas al lado de las otras, sin ningún tipo de rumbo ni ayuda. 

Vagando a la deriva en un oscuro océano.

 

¿Cómo trascender a esta inconsciencia?

Nuestra educación ha limitado nuestro potencial. Un potencial que nos permite crear conexiones con el Todo, sin separaciones ni dualidades. Estamos diseñados para explorar y crecer, para expandir nuestra consciencia a través del conocimiento y, así, estrechar los espacios vacíos, conectar conceptos, unificar redes neuronales.

La Vida es tu CONSCIENCIA. Expándela.

Nuestra forma de ver la Vida está basada en esos vacíos que tenemos en el cerebro, patrones mentales que vibran de forma aislada, que no aúnan el potencial de nuestra mente. Por eso seguimos viendo espacios vacíos, por eso seguimos viendo estrellas y planetas separados entre sí.

Tenemos una mente preparada para armonizar toda su estructura neuronal, hacer cantar a ambos hemisferios en la misma sintonía, crear patrones neuronales que extiendan sus ramificaciones por todo el cerebro…

… pero hemos atrofiado ese potencial debido a la rutina.

Nuestro miedo animal ha desarrollado aversión al entorno hostil, a los cambios, y, en algún momento, nos detuvimos en nuestra exploración del mundo hasta dejar de ser nómadas.

A lo largo de nuestra evolución hemos confiado en el miedo, hemos minimizado la interconexión de nuestros patrones mentales, y esa desconexión interna ha producido una desconexión externa.

Nos desconectamos del exterior, y somos incapaces de abordar la materia oscura que nos rodea. Somos incapaces de contemplar las infinitas posibilidades del Vacío, el cual se ha reducido al 4 por ciento de su potencial.

El 96 por ciento restante de nuestro poder sigue sepultado en nuestro subconsciente.

 

¿Cómo de profunda
es la madriguera del conejo?

Somos conscientes de un 4 por ciento de nuestro Ser, así que somos un 96 por ciento de inconsciencia. Somos incapaces de comprender las conexiones del mundo porque nos hemos negado a verlas, porque el miedo ha cegado nuestra visión del subconsciente, porque seguimos viviendo en entornos separados y hostiles en los que vemos separación y Oscuridad.

Sólo un ser plenamente iluminado, capaz de utilizar su cerebro al 100 por cien, un Ser cuyo cerebro vibre en plena armonía, donde subconsciente y consciente conforman la totalidad de la psique, manifiesta un poder creador capaz de alterar el espacio y el tiempo.

Es lo que habitualmente conocemos como milagros.

Tu atención CONSCIENTE crea el mundo que tienes ante tus ojos

El resto de seres humanos, los prácticamente ocho mil millones que habitamos la Tierra, estamos intentando trascender este mundo automático e inconsciente.

Un mundo reducido al lenguaje de nuestros hemisferios, a la discusión de nuestro cerebro a la que llamamos personalidad.

Sin embargo, si el potencial de la Vida está filtrado por nuestra mente consciente, si nuestros patrones apenas nos impiden ver por un pequeñísimo agujero el Todo que está ocurriendo, significa que el 96 por ciento de nuestros actos son subconscientes; de las 24 horas que tiene un día sólo somos conscientes 14 minutos, repartidos a lo largo de cada día.

Todas esas conexiones que consideramos conscientes, ese acercamiento a las personas, a las situaciones y cosas que nos atraen, ese pensamiento que se convierte en movimiento, incluso aquel que consideramos de cosecha propia, está conectado de forma invisible a nuestros sentidos a energías que vibran en la misma frecuencia, que resuenan con nosotros, pero que este espacio vacío determinado por nuestro subconsciente nos impide ver.

¿Qué significa todo esto? Que nuestras Elecciones conscientes son, en realidad, inconscientes. Que todo eso que decidimos, eso que pensamos se debe a la Resonancia con otras energías, de las cuales no somos conscientes.

La realidad sucede de forma holística, pero nuestras limitaciones sensoriales nos hacen pensar que tomamos decisiones, cuando las elecciones existen simultáneamente, las experimentemos conscientemente o no.

Seguimos engañados, pensando que podemos decidir. Que creemos que el libre albedrío nos permite escoger, cuando estamos viviendo una vida, fruto de nuestra vibración inconsciente. Pensamos que esas opciones que creemos tener no existen porque no pueden experimentarse dos cosas al mismo tiempo…

¿Crees que eliges el camino?

Pero, a fin de cuentas y en términos puramente biológicos y humanos, las opciones son fruto de nuestra mente consciente.

Creemos elegir, pero no es así. 

Somos espectadores de una Vida que sucede sin que intervengamos, así que experimentamos este plano para entender, comprender y aceptar lo que ya hemos decidido que ocurra, lo que nuestra vibración ya ha determinado.

 

¿Cómo trascender a nuestras limitaciones?

Somos, todos, incapaces de ver el Todo de una forma holística. Podemos acercarnos, por breves instantes, pero nuestros patrones habituales no permiten que veamos la Vida sin dualidades, sin opciones posibles, sin caminos por escoger. Sin embargo, algunos hemos empezado a experimentar la Vida de forma fluida.

La Vida tiene un plan para ti

El único trabajo para comenzar a abrir los ojos es, sencillamente, ese: abrir los ojos, despertar. Crear actos conscientes a cada paso, conectar nuestra mente con el flujo de la Vida, expandir nuestra consciencia hacia todo lo que somos, incluso aquello que rechazamos. La Meditación es un gran primer paso para conseguirlo.

Si quieres saber más, suscríbete a mi guía y elige un nivel.
El formulario para darte de alta lo tienes aquí.

Encontrarás reflexiones y técnicas de atención consciente para crear pequeños despertares y originar un Gran Despertar.

Fuerza en tu camino 🙂

Puedes leer comentarios de esta lectura en Facebook, pulsando aquí

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.