Náufrago emocional

“¿Por qué, en general, se rehuye la soledad?
Porque son muy pocos
los que encuentran compañía consigo mismos.”
Carlo Dossi

Un hombre llega fortuitamente a una isla.

Pasado un tiempo, sucio y hambriento, espera un barco al que subirse. Divisa un barco, toma su pequeña barca, con la que sale a pescar… y se dirige hasta el barco.

Sube a él y comienza a vivir feliz. Por fin termina su sentimiento de soledad. Pero por poco tiempo.

Al cabo del tiempo, el barco se hunde. Entonces, el náufrago llega a otra isla y vuelve a sumirse en la amargura. A llorar noches enteras, alejado de su gente, aislado de la vida. Hasta que pasa otro barco, al que no duda en dirigirse rompiendo el mar a brazadas.

Y vuelve a ocurrirle lo mismo… Otro naufragio.
La misma isla.

Con el tiempo, el náufrago se acostumbra a la comodidad de su islote. Estar sólo no es tan malo: hace cosas para no aburrirse, y se siente plenamente organizado con su comida y su tiempo libre. En algún momento ve pasar algún que otro barco que le hacen ponerse de pie, exultante…

… pero ya no siente la imperiosa necesidad de subirse a él.

Vuelve a sentarse, sonriente, tranquilo, distante. Sin despreciar a esos barcos por aquellos recuerdos de naufragio, de abandono, en alta mar.

Ya no son necesarios para su Felicidad.

Ese momento de paz interior es el momento que permite a cualquier persona ser Feliz. Un momento en el que alguien se interesa más por su propia vida que por otras vidas. Momento en que alguien puede Amar sin llegar a la desesperación, sin sentirse inestable.

Ser un náufrago emocional, haberse puesto en contacto con la propia soledad y la aceptación de los errores y aciertos, la aceptación de la totalidad del Ser, es la forma en la que se crea la no-necesidad de estar rodeado de otras personas para ser feliz.

Llegar a la verdadera Felicidad, creada por un encuentro interior sin necesidad de lo exterior, es el verdadero camino a perseguir.

Encontrarte con tu Centro, con los aspectos más desconocidos de tu Ser, es convertirte en un Náufrago Emocional que, a fin de cuentas, es ser alguien que acepta la impermanencia de la Vida.

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.