Más allá del código genético

Nuestro ADN es algo más que una sucesión de proteínas. Como núcleo de la Vida esconde fascinantes secretos, pero los científicos aún no tienen forma de explicar su funcionamiento.

Navegando por Internet me he encontrado con un reciente estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Washington que deja las cosas claras: el ADN es mucho más que una secuencia de proteínas destinadas a crear pelo, piel, músculo y huesos. Es, de hecho, una supercomputadora capaz de almacenar información… pero, ¿qué información?

Esta noticia que os enlazo es una pequeña muestra de por dónde va a ir mi nuevo libro, Conéctate a la Felicidad, donde voy un poco más lejos de este estudio. En él argumento con detalles y fuentes fiables por qué nuestro ADN es la instrucción que crea la Vida, no sólo la biológica sino la intangible, la que ilumina nuestro cerebro y lo bombardea con miles de imágenes.

La realidad que pensamos, vemos, respiramos, tocamos, olemos, la realidad con la que soñamos… codificada en una microscópica molécula.

El ADN, esa profusa y kilométrica sucesión de nucleótidos es una herramienta biofotónica, es decir, una obra de bioingenería capaz de emitir y recibir fotones, partículas de Luz. Partículas que, ordenadas en la sucesión que dicta la secuencia de ADN, origina una información fotónica que el cerebro interpreta como la realidad que está ahí fuera y vivimos cada día.

Cuando nuestro cerebro ordena esas partículas de Luz, se crea la Vida, ¿no es fascinante?

Esto explica lo que nos ocurre cada día: esa realidad que construimos e interpretamos gracias a nuestro ADN genera una energía mental vibrando en una frecuencia de vibración concreta, haciendo que la mente y el cuerpo vibren y, entonces, el Ser atraiga (cree) otros entes electromagnéticos como personas, situaciones y cosas que vibran en su misma longitud de onda. Es decir, el ADN contiene, como si de una huella dactilar se tratara, la información personal sobre la realidad que cada ser humano experimenta. Una realidad personal e intransferible, ¡una realidad que no se repite en ningún otro ser humano de los ocho mil millones que habitamos en este planeta!

En Conéctate a la Felicidad‬ encontraréis mis reflexiones y teoremas sobre por qué el ADN influye en nuestras vidas, interconectándolas a través de una energía, una información que vibra, creando el espectro electromagnético que entretejen los ADN de todos los seres de la Tierra.

Ahora bien, cómo esa conexión del ADN puede influir decisivamente en nuestra Felicidad es la conclusión de las páginas finales de mi nuevo libro. Una reflexión apasionante y reveladora que, al igual que ocurrió en mi caso, cambiará vuestra Vida para siempre (y a mejor).

Os enlazo la noticia y, por supuesto, este hilo para que lancéis vuestras preguntas, pero… no me preguntéis por el final; ¡ese lo tendréis que leer y trabajar vosotros! 

Fuerza para el día de hoy 🙂

Puedes leer comentarios de esta lectura en Facebook, pulsando aquí

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.