Mañana es el fin de TU mundo

Crees vivir en un mundo diseñado para sufrir, porque crees que esa es la única forma de “aprender”.

Pero hacer sufrir a tu ego es doloroso, así que esperas que algún día se solucionen las cosas.

Seguramente has fantaseado esperando que llamen a tu puerta y te ofrezcan el trabajo de tu vida, conocer a alguien en una cafetería que resulte ser el Amor de tu vida, que una gran guerra mundial te haga emigrar a otro país, o que una gran manifestación contra el poder establecido, donde todo el mundo lucha ferozmente, sea tu plan de ruta hacia el cambio.

Revisa tus elucubraciones: en ellas sucede de todo, pero tú jamás eres la persona protagonista de ese Cambio. Siempre permaneces expectante, calentando el sofá con estúpidas cavilaciones, pensando que las cosas cambiarán sin que tú hagas nada, y un buen día el sol se levantará de nuevo y tu vida cobrará un halo de abundancia sin haber movido un dedo.

Como si alguien se hubiera arriesgado a atracar la cueva del tesoro para ponerlo a los pies de tu cama…

¡Nnnnggg! ¡Error!

¿Sigues en el sueño? ¿No? ¿Ya te has despertado? Perfecto, porque la realidad es que vives en un infierno que tú mantienes con tus pensamientos.

Tu conformidad con los gobiernos, con la iglesia del miedo y las jerarquías corporatocráticas que comandan tu vida te han convertido en una pila eléctrica que sirve de motor para todos los propósitos que les plazca. Ante una persona esclava como la que eres tan sólo falta escribir el guión, repleto de dolor, para que seas tú quien dirija, produzca y protagonice esta película de terror llamada “Vida en el planeta Tierra, próximamente en los peores cines”.

No me cabe duda de que existen muchos detractores de esta visión de la Vida que puedan tildarme de pesimista, pero lo cierto es que soy alguien realista que trabaja, única y exclusivamente, para ayudar a polarizar el daño que nos provoca vivir este cruel reduccionismo.

Una visión de la Vida que nos insta a creer, que nos convence, de lo débiles, vulnerables e incapaces que somos.

Ése es mi trabajo para el Cambio.

De los 60.000 pensamientos diarios que tienes, unos 55.000 son negativos. Y esa marea de pensamientos que tú consideras inocuos porque “jamás saldrán de tu cabeza” son los que generan la materia ahí fuera. Esto es un hecho contrastado por la física cuántica: tu consciencia es la responsable de la creación de la materia; no formas parte de la energía sino que ERES la energía, y tu consciencia es la que modifica esa materia (incluyéndote a ti en el paquete). ¿Qué significa esto? Que no debes esperar otros mundos porque ya estás en ellos.

No esperes cielos ni infiernos, ángeles ni demonios, ni mucho menos esperes un Dios aguardando pacientemente para que disfrutes junto a él de un paraíso lleno de dulces y música de violín. Tú eres la Energía, y el mundo es tal y como tú eres siendo tu pensamiento el que lo cambia. Tu consciencia vivirá la experiencia de la energía que vibre tal y como vibran tus pensamientos.

¿Has entendido esto último? Vivirás las vidas que estén acordes a tus pensamientos, ya que los pensamientos crearán emociones que generarán sentimientos, y esos sentimientos, que a ti te parecen simples intensas vivencias del presente, serán los momentos que cambien la realidad que está ante ti.

Ni más ni menos.

Ahora contempla por un momento el mundo en el que vives. Después, obsérvate: piensas que eres alguien que no puede cambiar su realidad. Probablemente trabajes en algo que no te gusta, vivas con alguien que no sea de tu agrado, o consideres tus deseos meras ensoñaciones baratas. Sientes esclavitud por un mundo que consideras ajeno a ti, cuando tú eres ese mundo porque tu consciencia cambia el Todo… incluso el mundo inhóspito y lleno de dolor que te atormenta.

Ese que te han forzado a crear con tu mente, pero que sería absolutamente diferente si lo fueran tus pensamientos.

Sin embargo te dejas llevar por el guión, y el resultado es evidente: agujeros en la capa de ozono, riesgo de meteoritos, tsunamis, inundaciones, terremotos, radiación solar y nuevos cáncer de piel, contaminación, aumento de enfermedades raras, elevación del nivel del mar por calentamiento de los casquetes polares, accidentes nucleares, superpoblación, capitalismo, mayor índice de criminalidad, narcotráfico y corrupción, hambrunas, productividad desaforada, clasismo, fanatismo religioso, atentados terroristas suicidas, envenenamiento del agua con fluor, deforestación…

… ¿y todavía crees que hay algo peor? Este mundo en el que vives es el infierno y lo has creado TÚ con tus pensamientos, al estar conforme con la historia que ellos crearon para tu vida. No son ellos los únicos responsables por la creación del contrato, sino que tú estás en el ajo por firmarlo. Eres la persona responsable de toda la desgracia que hay en el mundo… ¿Crees que por compartir bonitas fotos de gatos en facebook, comprar un regalo a tu pareja o gustarte la poesía ya eras buena persona?

El problema es que como sigues esperando el Cambio, ahora vives deseando que llegue una nueva, reluciente y profética oportunidad de que todo cambie: el 21 de diciembre de 2012.

Te voy a ser sincero: creo que algo ocurrirá. He estudiado durante mucho tiempo la nueva física (si la hubiere) que conforma la estructura del campo cuántico, la misma que abordé en mi novela La última prisión. He seguido de cerca el trabajo de personas serias y otras menos “serias”. He llenado mi mesa de estudios de ingenieros y charlatanes, de científicos y metafísicos.

Y son demasiadas causalidades las que confluyen en este solsticio de invierno que cierra el ciclo de 25.920 años en el que el sistema solar da una vuelta completa a la Vía Láctea.

Mañana viernes 21 de diciembre, a las 12 horas 12 minutos (hora oficial peninsular en España, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional) dará comienzo el invierno. La época más corta del año desde hace algunos siglos ya que durará 88 días y 23 horas, y terminará el 20 de marzo de 2013 con el comienzo de la primavera.

En este solsticio nuestro sistema entrará en la llamada Era de la Luz, básicamente por alinearse con la zona central de la luz que despide Alción (Xib’alb’a para los mayas), el Centro de nuestra galaxia.

Entrada en la llamada Era de la Luz, alineados con Alción, Centro de nuestra galaxia

Veamos esto detalladamente: a medida que el sistema se ha ido acercando a esta zona de luz y por tanto de mayor vibración, el planeta ha sufrido un aumento de su espectro radioeléctrico establecido por la resonancia de Schumann, en el que la frecuencia ha pasado de 7,83 a más de 12 Hz en la actualidad.

Y se prevé que el 21 de diciembre alcance los 13 Hz.

El aumento paulatino de esta frecuencia en la que estamos sumergiéndonos desde hace décadas ha creado todo tipo de trastornos en la conducta de las personas: sensación de aceleración del tiempo (subjetivamente, un día de 24 horas ha pasado a ser de unas 16), trastornos digestivos, nerviosismo, ansiedad, angustia, estados depresivos en los que se tiene la sensación de que todo está perdido, y otras sensaciones negativas que corresponden al aumento de la frecuencia en el tejido orgánico.

El ingeniero Greg Bradden se apoya en este fenómeno para hablar de su particular veintiuno: según él, estos cambios afectarán a los campos magnéticos de la Tierra, por lo que cuando alcancemos los 13 Hz se invertirán dichos campos y el planeta decelerará, permaneciendo estático durante tres días (que se corresponden con los llamados “tres días de oscuridad” bíblicos, —Apocalipsis 16:10—) donde nos sumiremos en una total incomunicación debido a la imposibilidad de utilizar dispositivos eléctricos. Una profecía a la que se han sumado religiosos, ateos, científicos y pseudocientíficos de todas las épocas. Pero esta deceleración y “parón” de la Tierra no será permanente, ya que obedece a un cambio en su magnetismo y, por tanto, en su rotación.

¿Qué significa esto? Que la Tierra no decelerará para quedarse estática, sino que reanudará su marcha… en sentido inverso.

Como decía más arriba, la dinámica toroidal se equilibra con dos campos, el positivo y el negativo, circulando en sentido contrario. Quizás una vez completado el ciclo de 25.920 años el sistema gire de otra forma (girábamos de forma negativa, en sentido contrario a las manecillas del reloj, y ahora comenzaríamos a hacerlo en sentido positivo).

Por supuesto, los famosos mayas hablaron de este hecho en las escrituras cuneiformes de sus calendarios: establecieron una fecha que no era el “fin del mundo” sino “fin de los tiempos” y hablaban de nuestro pasado a través de diferentes vidas o soles, habiendo sufrido cada uno de esos soles una destrucción: el primer sol de agua produjo inundaciones, el segundo, de viento, barrió con el aire la existencia en la Tierra. El tercero, un sol de fuego, sumió al mundo en llamas; el cuarto fue un sol de sangre y fuego. Y el quinto, en el que actualmente existimos y que, según sus predicciones astronómicas (absolutamente precisas) termina en el solsticio de invierno será, literalmente, “un sol que dará comienzo cuando la Tierra se ponga en movimiento.

¿A qué movimiento de la Tierra se refieren los mayas?

Otras profecías como la de San Malaquías, refuerzan este escenario: según sus escritos, existirán en la Tierra 111 Papas, y tras el último “los fieles comprenderán la Verdad”. Curiosamente, el Papa número 111 es el actual Benedicto XVI, a quien la profecía de Malaquías cita como Gloria Olivae o Gloria del Olivo, ramita que porta la paloma en su pico en el símbolo de la paz. ¿Fin de la iglesia católica?

Sin embargo, no son los mayas los pioneros de la ingeniería astronómica cuyo legado ahora discutimos. Fue mucho antes, hace miles, probablemente decenas de miles de años antes de nuestra Era (incluso antes de la última glaciación), cuando se edificaron pirámides por todo el mundo para esconder un gran secreto. Si tienes un par de horas antes de que llegue el día de mañana, y de verdad quieres abrir tu mente y comprender uno de los grandes misterios de la Vida, te recomiendo encarecidamente que veas esta película y saques tus propias conclusiones. No es un vídeo más. Probablemente en muchos de sus argumentos se esconda la razón de todo:

A pesar de lo comentado no creo en ninguna catástrofe, sino más bien en esa elevación de frecuencia (que, quizás, pueda afectar a la rotación de la Tierra). Trece herzios que fueron titulados “la ola cósmica” por Peter Deunov (1864-1944), pensador admirado por Albert Einstein.

Deunov argumentó que “la tierra será barrida por una ola cósmica que afinará la materia, los corazones serán liberados de la angustia, de las perturbaciones, de la incertidumbre y se volverán luminosos; todo será mejorado, elevado; los pensamientos, sentimientos y actos negativos serán consumidos y destruidos… No tienen ni idea del porvenir grandioso que les espera”.

Sin embargo, esto no será para todos, ya que los que no se adapten a esta nueva frecuencia sufrirán un estancamiento, lo más parecido a vivir el infierno tal y como cita la Biblia: “Dentro de poco la Tierra va a ser barrida por las ondas extraordinariamente rápidas de la Electricidad Cósmica. De aquí a unas decenas de años, los seres malos y extraviados no podrán soportar su intensidad (…) Quedarán en la retaguardia de la evolución y tendrán que esperar decenas de millones de años la llegada de una nueva ola ascendente (…) Nuestra madre, la Tierra, se sacará de encima a los hombres que no acepten la Nueva Vida. Los tirará como frutos echados a perder. Y en poco tiempo ya no podrán encarnarse en este planeta; los espíritus criminales tampoco”.

En resumen, exista una alteración en la rotación terrestre, regrese una civilización alienígena a la Tierra, o las llamaradas del sol hagan estragos en nuestro sistema de telecomunicaciones, todas ellas posibles y probables, ocurra lo que ocurra mañana (como si no ocurre nada), una nueva ola de Consciencia Colectiva se ha asentado en nuestras vidas, y ya no cabe una vuelta a los orígenes.

Quizás un acontecimiento global pueda generar el mayor despegue espiritual de nuestra Era, pero es evidente que el Cambio ya ha comenzado para muchos, precisamente para quienes leen estas líneas y entienden que el cambio individual es la principal herramienta para cambiar un mundo de forma colectiva ya que cada Ser es una Expresión del Todo, y dicha fractalidad sugiere que cada uno es una réplica perfecta del Dios que tanto anhela.

Si todos, por tanto, somos la materia, si los hechos cambian cuando nosotros cambiamos, si la cuchara sólo se dobla cuando nosotros lo hacemos, si ésta es la oportunidad de vivir de una forma más elevada y menos egoísta, si, como dijo Gandhi, para cambiar al mundo debes cambiarte a ti mismo

… ¿por qué no empiezas a crear o, mejor dicho, experimentar el Cambio con cada uno de tus actos?

Mucha Resonancia 🙏 para el Cambio que estamos a punto de experimentar.

8 pensamientos en “Mañana es el fin de TU mundo”

  1. Ante todo, quisiera dar las gracias por leer este articulo, haber llegado aquí y encontrarme con la emisión y transmisión esperanzadora a una explicación real, de todo cuanto acontece en estos momentos al mundo en general, no deja de hacerme sentir agradecida.

    Mi duda, y sin adelantarme a los acontecimientos, consiste en como haremos para aprender a pensar, si lo llevará el cambio…como destruir todas esas informaciones erróneas que se nos inculca, que se transmite, casi desde que somos células en el vientre materno.

    Como comenzar a pensar, como empezar a romper muros internos…como hacerlo con los niños.

    Se empieza por uno mismo, pero ¿Cómo?

    1. El vídeo al final del artículo da una buenísima pista, la misma que se esconde en todo el artículo: cada uno es responsable del Universo que tiene ante sí mism@.

      Crear con pequeños actos el mundo que queremos, es la forma de cambiar el mundo que hay que dejar atrás.

  2. En relación al tema de las pirámides desde otro sentido que liga qué son con el porqué son, míraos este video sobre una hipnosis regresiva profesional en la que la persona hipnotizada habla acerca de ello (1h y media y existe otra parte del video): http://www.youtube.com/watch?v=p7XTgffZ3E0
    No puedo afirmar con certeza que lo que dice es veraz o mera sugestión ya que no estuve allí ni dentro de la cabeza de la paciente, pero no me parece un montaje, muchos otros casos de los pacientes de esa persona muestran aspectos del espíritu coherentes… me resulta interesantísimo.
    Realmente, Carlos, deberíamos considerar si la percepción de la realidad que se nos ha inculcado está distorsionada y esforzarnos por ampliar la óptica de lo que es la vida. Lo preocupante es que el mismo despertar sea manipulado y dirigido consciente o inconscientemente hacia otros ‘rumbos’ similares al actual (pff) en lugar de mantener la genuinidad de ese despertar, lo que haría de él un verdadero cambio de paradigma para la humanidad y por consiguiente enriquecería realmente el mundo. Un saludo,

  3. No entiendo como puedes mezclar la ciencia con la religión tan altruistamente, sabiendo que cada cosa es muy distinta y es que la religión se basa en suposiciones objetivas en base a hechos ocurridos o similares y la ciencia se basa en teoría a hechos demostrados o demostrables.

    Siendo la ciencia la que realmente nos muestra la verdad y la religión la que nos obliga a revivir una y otra vez su propia verdad por miedo a la verdad.

    Con respecto a un mundo mejor, pues dependiendo de que país en el te encuentres, pero en general, la cosa siempre ha ido a mejor, desde que el ser humano existe, así que no se que cuento es este.

    La verdad del ser humano es que sus miedos y sus grados de libertad son inversamente proporcionales a la amenaza existente hacia la integridad social de las demas.

    Y esta última frase conlleva que se creen lugares como las ciudades, donde el ser humano puede ser domesticado, controlado y enseñado a convivir de manera eficiente.

    Y lo que nos pretende enseñar en conjunto, es que las viejas costumbres tendrán que ser erradicadas, una y otra y otra y otra vez hasta encontrar la perfección absoluta, que como cualquier verdad, no existe o es infinita.

    1. Santana, la perfección absoluta no existe, es un concepto humano.

      Todo lo que manejamos son conceptos humanos, y la falta de aceptación de unos u otros conceptos son los que recrean la realidad que vivimos.

      Respecto a “por qué mezclo religión con ciencia”, básicamente porque la distinción que estás expresando es humana y, por tanto, deben ser eliminadas, integrando ciencia y religión de forma holística para mejorar nuestras vidas. Las iglesias no son beneficiosas, pero la religión conceptualizada científicamente es muy positiva.

      No creo que haya que Reprimir ningún aspecto de la Vida 🙂

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.