Lo que ERES no necesita aprobación

“Sólo si me siento valioso por ser como soy
puedo aceptarme, puedo ser auténtico,
puedo ser verdadero.”

Jorge Bucay

Qué buen tiempo hace hoy, ¿verdad?
Nuria está más fea, ¿no te parece?
Éste es el mejor programa de la tele, ¿a que sí?
Me dijeron que había engordado, ¿tú que crees?
Necesitamos cambiar la dieta, ¿vale?

Ésta es la perorata de muchas personas en sus relaciones: ¿a que sí? ¿Verdad? ¿No te parece? ¿Estás de acuerdo? Preguntan a sus familiares, amigos o parejas, de forma constante, para reafirmar lo que son.

Necesitan confirmar que lo que hacen y dicen es válido, y para eso buscan la aprobación de terceras personas.

Yo me comporté así durante mucho tiempo, absolutamente inconsciente de mis vacíos. Duele más de lo que parece, sobre todo si no aceptas haber trascendido esa niñez enquistada.

Es necesario que te deshagas de la aprobación, del dejuicio y  la crítica de los demás. Ser Feliz por ser quien realmente eres.

Cuando una relación se rompe lo más doloroso no es enfrentarse al vacío de tener que construir una nueva realidad sin esa persona, sin esa relación que ya no existe en en el día a día. Lo más doloroso, en realidad, es no saber qué hacer, qué decir, cómo moverte o qué decisión tomar porque durante meses, años, a veces media vida, te apoyaste personal, profesional y moralmente en otra.

Así que de ahí viene lo de Amaral con su famosa canción, “sin ti no soy nada”.

Una persona que se siente inválida sin otra, ha absorbido los recursos de otra por Resonar en la misma frecuencia. Es decir, las personas que menos se parecen son las que se juntan, las personas que menos se conocen y creen encontrar lo que les falta en el polo opuesto, acaban Resonantes, porque tanto la una como la otra proyectan esa realidad.

Su mente proyecta una realidad de carencia, de falta de Amor propio, y tanto la una como la otra se aprueban y desaprueban, se solicitan aprobación de forma constante, piden que la otra persona diga  a todos sus propósitos, a todas sus decisiones.

Tienen las mismas carencias, y por están juntas.
Por eso Resuenan.
Para aprender lo que son.

Puedes como los demás

Las personas dependientes, que necesitan aprobación de los demás, necesitan a papá o a mamá, o a esa persona que les decía “sí, claro que puedes salir a la calle a jugar, pero ten cuidado”. La aprobación que la Naturaleza nos fuerza a cumplir desde que somos bebés acaba recauchutada y reciclada para cuando ya somos adultos.

Se proyecta en relaciones totalmente inmaduras, donde la aprobación está presente en casi todos los movimientos de quien depende del de los demás.

Una persona que necesita aprobación, necesita que su jefe le diga que , necesita que su pareja le diga que , necesita que su familia le diga que . Y, al final, eso le impide ser feliz consigo mismo porque pone su vida en manos de los demás y, por tanto, su Felicidad. Cree que eso de ahí fuera son fuentes ajenas, cuando son su propio reflejo, al que debe llegar.

Sin embargo, como su reflejo es la negación, hace que los demás acaben menospreciando a la misma figura que se menosprecia, y eso hace puedan manipularla a su antojo.

Nada puede hacer daño al que es feliz consigo mismo

Cuando te sientes diferente y eres tan infeliz como para pedir aprobación de quienes te rodean, cuando necesitas a otros para hacer lo que te venga en gana, cuando dejas de hacer algo porque te culpas inconscientemente de hacerlo, tu Amor propio está por los suelos, y hay que sanar.

Si necesitas el de los demás porque te sientes diferente y quieres formar parte del entramado social, evidencias una mermada autoestimaDecía Taylor Swift que «si tienes la suerte de ser diferente, no cambies nunca», pero aún muchos consideran un error el ser diferente…

… cuando, en realidad, es un don.

¿Cómo actúa una persona sin autoestima? Rodeándose de gente con la que relacionarse, a las que atora con latiguillos del tipo “¿verdad?”, “¿vale?” o “¿qué te parece?”.

Reafirmando su Amor propio a través de los demás.

Permíteme repetirlo: una persona que repites los “¿sabes?”, “¿vale?” o “¿qué te parece?” evidencia no quererse a sí misma. Si consideras que no es grave, comienza a evaluar tu actitud con los demás, y comprobarás lo mucho que reniegas de lo que eres a través de tus preguntas.

Cuando necesitas Amor porque te falta —y, por tanto, no tienes para dar—, sueles preguntar, o preguntabas, a tu pareja qué debe hacer, qué corbata ponerse, cómo comportarse, o qué decir.

Es decir, con pareja por pura dependencia, porque cojeas emocionalmente y necesitas una muleta en la que apoyarte. Porque sientes carencia y deseas completarte a través de otra persona, justo la energía que te falta.

Qué me vas a contar, si yo me saqué el postgrado en todo eso.

En una relación así, de dependencia, jamás hay Amor. Alguien que depende, no Ama. Por eso, pasado un tiempo la persona más despierta de las dos, la más abierta emocionalmente será la que dé carpetazo y ponga punto y final a una relación donde no hay Amor sino debilidad.

Si tu relación falla, quiérete mas

¿Quieres que tu relación funcione? ¿No quieres más abandonos? ¿Quieres sentirte fuerte a partir de ahora? Entonces debes empezar a prescindir de la aprobación, y para eso debes empezar a querer lo que haces. ¿Cómo?

Perdiendo el miedo.

Te dejo una lectura para tu desarrollo personal:

· Reacción Cero: domina tu miedo.

Feliz camino hacia tu Ser Superior 🙏

Un pensamiento en “Lo que ERES no necesita aprobación”

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.