La sociedad te manipula para que seas débil

“Aprende a gobernarte a ti mismo
antes de gobernar a los otros.”
Solón de Atenas

Cuando en Centro Punto Cero hablo de soledad, no lo hago instándote a que te quedes solo, sin relacionarte con nadie, haciendo absolutamente todo tú sola. Ni siquiera te decimos que no tengas una relación sexual si te apetece, o que des de lado a tus amigos. Ni mucho menos que conozcas a gente nueva.

Se trata, por el contrario, de que no necesites relacionarte, de la forma que sea, para sentirte bien. Muchos hemos tenido esa sensación de mal rollo si nos quedábamos en casa, si no salíamos con no sé quién, si no nos acostábamos con el rollo de turno, si se jodían los planes del fin de semana. Es decir, siempre que todo lo de alrededor se estropeaba y tocaba quedarse con uno mismo, nos generaba malestar, y eso era lo que había que solucionar.

Probar a estar solo y no pasarlo mal.

Pero ojo, no esforzarte un par de días y decir “venga, este fin de semana me quedo en casa, al siguiente me desquito”. Desde luego, como toda dependencia es necesario ir soltándola poco a poco: te sorprendería saber que hay gente que se conoce tan poco e indaga tan poco en sí misma, que no sabe estar sin gente a su lado. Personas que llevan tanto tiempo cumpliendo con los preceptos educativos inculcados que siguen trabajando para el gran sistema, para el show de Truman, pensando que eligen cuando otros están eligiendo por ellas.

Personas que dice que no se queda en casa “porque se le caen las paredes encima”., y se lanza a consumir buscando esa Felicidad fuera. Buscando en formas, en personas, situaciones y cosas.

Gente a la que es extremadamente fácil reclutarla para una secta. ¿Te imaginas cómo es el pensamiento de una persona en una secta? ¡No existe! Una persona afiliada a una secta ¡no piensa por sí misma!

Imagínalo: un mundo donde desde que te despiertas hasta que te acuestas vives para los demás, donde te sientes juzgado por los demás. Donde todo lo que preguntas, lo que comes, lo que conversas y lo que piensas, está basado en lo que dicen otros. Donde preguntas a otros de qué forma vestir y sólo te esfuerzas en agradar a los demás…

Eso es una secta, donde alguien piensa por ti y tú, simplemente, obedeces.

Por tanto, la gente que lo pasa mal y necesita apoyo emocional, que depende de los demás para tener emociones positivas (lo que llamamos dependencia emocional), puede convertirse en un títere a manos de cualquier persona que le ofrezca una identidad.

Es así como surgen las citadas sectas, las comunas, los ejércitos, los clubes, y todo aquel espacio donde la participación colectiva ofrezca identificación por una causa, casi siempre económica.

Se trata de entidades que buscan gente manipulable a la que puedan decir “para seguir en la comunidad y mejorar las instalaciones, vamos a elevar el precio de las cuotas, y quien no las pague será puesto en tela de juicio ante la comunidad”. Y, por supuesto, esas personas pagarán. ¿Sabes quién desea a personas tan débiles? Pues personas aún más débiles que necesitan reafirmar su identidad al ver que puede manejar a los demás a su antojo, restándoles su identidad, y obligándoles a que permanezcan atados a la comunidad bajo amenaza.

Ambas energías, Resonantes, conectando.

Es el mismo perfil de las personas maltratadoras: débiles que buscan a una persona aún más débil a la que maltratar, a la que transformarla a su antojo, para que ésta le ofrezca apoyo emocional bajo amenaza de separación, maltrato psíquico y/o físico, etc… Ése es el riesgo de no pensar por uno mismo, de necesitar tanto a la gente, de no sentirse alguien sin la compañía de otros: no conocerse nada a uno mismo, no hablar con nuestro interior, y dar con una persona manipuladora que nos ofrezca el sentirnos amados, comprendidos.

Sentirnos alguien.

Te comento esto porque fíjate lo que te sugiero que hagas: que seas libre, que no te ates a nadie, que no dependas de nadie. ¡Ni siquiera de mi! Está muy bien que la gente se apoye por aquí, que comente sus problemas, pero nunca te diré: “eh, ese mundo de fuera es una mierda, quédate, piensa como yo y serás Feliz.

Yo digo todo lo contrario, ¡sal al mundo! ¡No te ates a nadie! ¡Disfruta de la Vida! ¡Viaja! ¡Rebota por cientos de países! ¡Escribe tus propios libros! ¡Dirige tu propia película! ¡Salva al planeta!

¡Ama como nunca has Amado!

Todos podemos ser víctimas del maltrato, de la manipulación. Todos podemos llegar a crear relaciones de co-dependencia, como habla el psiquiatra Brian Weiss en su libro Lazos de Amor, que llegaba a depender de los pacientes que dependían de él: ellos se sentían atendidos y apoyados, y él se sentía halagado y bien pagado. Así que rompió con aquellas co-dependencias, y comenzó a fomentar la autodependencia de sus pacientes para dejar de estar atado a ellos, a pesar del dinero que pudiera perder tras su decisión.

No te ates, como te decía, ni siquiera a este espacio o a mis libros: una vez aprendas lo que necesites aprender, sigue tu camino.

No te estanques.

Por eso, libérate de absolutamente todo, prueba a estar Feliz una temporada aunque se te estropeen los planes con los amigos o (aún mejor si esto sucede) a dar amigos de lado por estar cambiando tus amistades (signo de que estás evolucionando) y, entonces, cuando ya seas Feliz te encontrarás con la persona con la que puedes compartir tu vida… pero antes no.

Si ahora estás vibrando en la necesidad, en la carencia, en el necesitar a otra gente, como si fueras un miembro de la gran secta de la sociedad que no sabe hacer vida por su cuenta, y te molesta hacer cosas sola como hacer una maleta y largarte por ahí sin nadie, entonces esa vibración hay que cambiarla para que todo lo demás en la Vida cambie.

Cambia primero tu mundo… y ya sabes lo que ocurrirá después.

Lo vas a conseguir 🙏

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.