La dependencia: la creación de futuros imposibles

“Las palabras del año pasado
pertenecen al lenguaje del año pasado.
Las palabras del próximo año, esperan otra voz.”
T. S. Eliot

A lo largo del tiempo, a medida que envejecemos y afrontamos cada vez más y más pérdidas, aprendemos a desapegarnos de los seres queridos. Aprendemos a ser lo suficientemente autodependientes para no tener que depender de fuentes que, de no tenerlas a nuestro lado, podemos sufrir miedo, angustia, crisis de ansiedad.

Pero, ¿por qué caemos en ese dolor? ¿Por qué duele tanto perder aquello a que una vez tuvimos? ¿Qué es la dependencia y cómo se crea?

Cuando somos inconscientes, creamos futuros intangibles. Creamos expectativas sobre cosas que no existen y, con el tiempo, nos pasan factura.

Por ello, ser conscientes significa no crear un futuro que te duela, ya que lo único que te sume en la ansiedad es no tener presente la energía que creías que estaría contigo para siempre. Es decir, cuando creas una imagen de la energía que ibas a recibir, haciendo que en tu cabeza existan imágenes conectadas a otras muchas imágenes.

Por ejemplo, si al llegar a casa siempre has encontrado a tu mascota y un día, por la causa que sea, tu mascota ya no está, echarás de menos su presencia. ¿Por qué? Básicamente porque existen imágenes, patrones mentales en tu cerebro que demandan energía de esa mascota, pero la mascota ya no está.

Los patrones del presente no tienen que ver con los del pasado. Los hemisferios se desarmonizan.

Así, cuando pierdes lo que hace referencia a tus patrones, cuando te enfrentas a una pérdida dejas de recibir su energía, los patrones dejan de estar alimentados, deja de fluir energía a través de ellos y, entonces, baja la frecuencia de vibración. Pasamos de estar en un entorno lleno de sol y alegría, para pasar a estar viviendo en un entorno lúgubre y tenue.

Así es como la mente se comporta cuando estás en una depresión: la energía no fluye, las neuronas no reciben energía y su contenido, por tanto, la proyección de imágenes y tu conexión con ellas, la conexión con la Vida que habías forjado durante meses o años por estar junto a algo o junto a alguien se debilita…

… hasta que deja de existir.

Al perder sientes, literalmente, un apagón en la consciencia. Los patrones mentales de la existencia dejan de nutrirse y comienzan a morir, poco a poco.

Ese apagón en tu vibración afecta a todo el cuerpo, comenzando por el Chakra del plexo solar, situado bajo el esternón. Sientes una opresión punzante en el pecho, porque su baja vibración está estresando y contrayendo tejidos, condicionando al resto de chakras y configurándolos en servicios mínimos. Cuando tus centros energéticos o Chakras dejan de vibrar armoniosamente, pierdes el apetito (Chakra Raíz), olvidas tus necesidades sexuales (Chakra Sacro) o disminuye tu capacidad para Expresarte (Chakra Garganta).

Y así con cada uno de los centros energéticos de nuestro cuerpo.

Al quedar afectado el Chakra Garganta, sientes el clásico nudo que te hace llorar, ¡pero es justo lo que necesitas! Esa bajada en tu frecuencia de vibración sería mortal de necesidad si no fuera porque tus tejidos cambian y manifiestan la necesidad fisiológica de llorar. ¿Cómo? La vibración recorre el nervio trigémino, afectando a las ramas oftálmicas y, a su vez, al nervio de la glándula lagrimar.

Llorar, el ejercicio de secretar lágrimas que lleva a cabo tu cerebro parasimpático (una parte del cerebro en estado vegetativo que se comunica con el exterior de forma no verbal), es una ancestral forma de comunicación con el exterior: se libera la hormona adrenocorticotrópica responsable del dolor, se lubrican los ojos para evitar la vasoconstricción cerebral por la disminución de la frecuencia, y se solloza para tomar oxígeno, lo que pone al cuerpo en modo de reparación.

Es posible que al bajar tu frecuencia por no tener la energía de tu pareja, de tus amigos, o de un viaje que tenías programado, te vengas abajo. Te sumes en la oscuridad porque esos patrones ya no reciben vibración del exterior. Sin embargo, el acto de llorar te permite seguir a flote.

La Vida entiende que es mejor navegar a la deriva en mares de lágrimas antes que sumirse en la más profunda de las Oscuridades… esas que arrojan los patrones mentales que han dejado de recibir energía porque no son capaces de sincronizarse con los patrones que se perciben.

Patrones mentales del presente que no tienen que ver con el pasado.

¿Qué provoca, por tanto, que duela tanto una pérdida? La creación de ideas fijas, que generan Disonancias, una tendencia a evitar la concentración del cerebro en la nueva situación. Porque concentrarse en una nueva situación, requiere energía.

La pregunta es: ¿por qué has creado ideas fijas? Porque el miedo te hace crear patrones mentales en los que sustentar tu existencia, que te permitan vibrar, que te brinden un mínimo de consciencia utilizando la mínima cantidad de energía posible. 

Por eso quieres pocos cambios, que el ego no intente disolver las interferencias, que no tengas que concentrarte en nuevas realidades y, entonces, tener a tus padres en su sitio, a tu pareja en su sitio, a tus hijos en su sitio y el apartamento en la playa, el coche, la cena en el japonés de los viernes y el cigarro después de comer… todo en su sitio.

Quieres que todo lo que te rodea siga donde está, para acudir a ello cuando necesitas energía. Quieres convertir todo eso que te rodea en fuentes estáticas de las que obtener energía a diariopara no tener que generarla tú.

Por todo esto, las mayores adicciones psicológicas, las mayores dependencias emocionales y, por tanto, el mayor dolor en forma de depresiones y enfermedades se crean a partir de una única realidad que intentas evitar a toda costa: la fluctuación de la Vida.

Ser inconscientes de la Vida, rechazar que vivimos en un constante vaivén de energía producido por tus pensamientos te hace crear estructuras basadas en la ignorancia. Estructuras que alzas por miedo al cambio, que tu Ser Disonante, tu ego, intentan mantener para que no haya gasto de energía porque, recuerda, concentrarte en los cambios requiere mucha energía.

El problema, entonces, aparece cuando lo de fuera no existe y lo de dentro pide que exista. Cuando necesitas, cuando dependemos de esa energía procedente del exterior, algo que se agrava cuando creas estructuras imaginarias basadas en esas estructuras mentales. Cuando construiste, en el pasado, castillos en el aire mediante ideas que cabalgaban a lomos de fantasmas. Por ejemplo, cuando creas estructuras fijas alrededor de tu pareja, y sin tener en cuenta una posible pérdida, imaginas un largo y próspero futuro a su lado estamos creando futuros imposibles: realidades que se sustentan sobre irrealidades.

Crear futuros mentales sobre objetos, también mentales, que pueden desaparecer de un momento a otro.

El rechazo de tu ego a la polaridad de la Vida, hacia la versión Yin del Yang que se despliega ante ti, te lleva a seguir haciendo las mismas cosas, fortaleciendo patrones mentales de energías con una inexorable tendencia a desaparecer. Rutinas que te mantendrán clínicamente en vida, pero conscientemente en muerte.

Eso es la dependencia, la construcción de un futuro basado en el desconocimiento del presente. Proyectar tus relaciones, negocios y vivencias en absurdos y atemporales calendarios para que, como todo, acaben muriendo o transformándose con el paso de los años.

Porque, ya lo sabes: todo cambia. Y todo desaparece, se transforma, vuelve a nacer, vuelve a morir y vuelve a transformarse. El problema es aferrarse a una forma concreta, que sólo existe en tu mente.

La dependencia comienza por la inconsciencia del funcionamiento de la Vida y la consecuente creación de futuros imposibles en tu mente. La dependencia es tener miedo a los cambios, ser inconscientes del eterno flujo de la Vida. Es buscar la solidez, el estatismo. Fijar ideas en tu mente a través de patrones, hacer fotografías con el cerebro.

Y, así, creas hábitos como los de ir al supermercado de siempre, llamar a mamá a la misma hora de siempre y ponerte la ropa ajustada de siempre cuando quieres estar tan bien como una vez estuviste, creyendo que nada de tu cuerpo se moverá de su sitio jamás.

Llegados a este punto, es evidente que el dolor de la Vida lo produce el crear estructuras cerebrales fijas que algún día cambiarán y deberán vibrar con el presente seguir adelante.

Decía el Conde de Montecristo que “el sufrimiento embellece”, algo relacionado con la Metamorfosis Resonante que puedes descubrir en mi Programa Dolor Cero® | Supera tu Ruptura. O, como siempre digo: sufrir no es bueno, pero es bueno haber sufrido.

Sufrir no es bueno, pero es bueno haber sufrido

Tu dolor no es más que la falta de voluntad para adaptarte al cambio, ya que Fluir te permite crear tu propia energía, iluminarte con tus propias decisiones e iniciativas, crear una energía interior que embellezca el exterior.

El trabajo es dejar de depender de otras fuentes, para convertirte, desde ahora mismo, en la fuente de la Vida.

4 pensamientos en “La dependencia: la creación de futuros imposibles”

  1. Hace un tiempo tuve un pérdida. Y me paso exactamente. Lo que comentas. El dolor fue inmenso. Lastima no haber leido.esto antes . porque pasaba horas preguntándome. Porque. No me entendía ai misma.el porque no era capaz de reacionar.y me culpe durante mucho tiempo de ello.y creo que aun sigo haciendo lo.

  2. Que cierto es lo del plexo solar, llorar puede ser muy terapéutico, pero incluso hasta esto a veces es dificil. Creo que hay que poder liberar todo el dolor para poder seguir adelante.
    Yo perdí un hermano demasiado pronto y aunque asumo su paso a otra dimensión en la que le deseo paz, si es cierto que siento que la vida ya no volverá a ser lo mismo porque ahora temo en todo momento quien será el siguiente y cada día es alguien, con lo que más vale que nos aferremos a la idea de que esto no es más que un cambio de carcasa.
    Gracias, como siempre

  3. LA VIDA SIGUE SOMOS NOSOTROS MISMOS LOS CULPABLES DEL DOLOR, HAY QUE ENFRENTAR LA REALIDAD DE LO QUE YA NO ES, PARA VOLVER A ILUMINAR NUESTRA VIDA

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.