La Creación vive en el Centro de la Tierra

“La creación de mil bosques
está contenida en una bellota”
Emerson

Quiero a través de estas líneas plantear un teorema contradictorio y polémico, abundante en todo tipo de páginas en Internet. Ofreceré algunos enlaces.

Intento, como en todo mi espacio, expandir la consciencia a través de la reflexión, la búsqueda de nuevos paradigmas.

Contribuyo a ampliar la perspectiva con la que miramos el mundo.

Desde siempre hemos creído que el Sistema Solar se rige por un mecánico esquema donde nueve planetas orbitan alrededor de una gran estrella, el Sol. Nuestro núcleo. Cada uno de esos planetas es una gran masa mineral, térrea o ferruginosa, compacta, líquida o gaseosa, con un núcleo ardiente que, supuestamente, genera la gravedad y, por tanto, los campos electromagnéticos del planeta.

Es decir, la ciencia explica que vivimos en una gran bola de billar maciza, que gira alrededor de una gran caldera de hidrógeno, sin ningún rumbo predefinido. Las teorías, por suerte, parecen estar cambiando.

Ya a finales del siglo XVII, Edmund Halley, astrónomo que dio nombre al famoso cometa, estudió el trabajo que Newton había desarrollado con respecto a las masas relativas y las interacciones gravitacionales de la Tierra con la Luna y afirmó que la Tierra es “una concha concéntrica de esferas huecas, con un fundido, el núcleo luminoso que arroja luz en su interior”. Dejó claro que la aurora boreal era, precisamente, la luz que arroja el interior de la Tierra, y no eso que hoy día los astrónomos y geólogos se encargan de definir como el “resultado de una eyección de masa solar que choca con los polos norte y sur de la magnetosfera terrestre, produciendo una luz difusa pero predominante proyectada en la ionosfera terrestre”.

Si eso es cierto, ¿cómo se explica que todos los planetas tengan su propia aurora boreal, si las eyecciones de masa solar no llegan en la misma cantidad a la Tierra que a Plutón?

Matemáticamente, es imposible que cualquier planeta del espacio sea una roca maciza. No hay fórmula que lo sostenga, y esto me lo demostró un matemático. Te aconsejo que si quieres investigar sobre esto por tu propia cuenta te eches un colega matemático.

Como digo, cualquier ecuación haría caer a la Tierra por su propio peso. Según esto, la Tierra, en realidad, estaría hueca.

Actualmente, todo el sistema global de satélites cruza diagonalmente los polos norte y sur, pero ningún dispositivo electrónico de medición cruza dichos centros polares por supuestas “alteraciones del campo electromagnético que inutilizan dichos dispositivos”Sin embargo, los rumores, las especulaciones, los teoremas y toda la ciencia han acabado convirtiendo el misterio en un secreto a voces: la Tierra está hueca.

Y las teorías van más allá: dentro existe otra civilización, de la cual habla la Biblia en numerosos pasajes: “para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesús , el Cristo, es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:10-11). En dichos pasajes queda manifiesta la existencia de una civilización intraterrestre, como en este otro donde se habla de dicho orden: “ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aún mirarlo.” (Apocalipsis 5:3).

Las referencias son tan evidentes que resulta moralmente inaceptable ocultarlas. Como siempre, la entidad detrás de las cortinas de humo, la iglesia católica, se encargó de travestir las escrituras,  torturar a la gente y quemar a pensadores que investigaron sobre este misterio.

Sólo quiero plantear mi admiración por una nueva concepción del UniversoPartiendo de este teorema, querría formular yo el  mío: tal y como relaté en mi teoría sobre la Gran Consciencia viviendo en el interior de la Nada, el Universo no es más que un campo electromagnético que se expande y se reabsorbe en un circuito toroidal sin principio ni fin, cuyo núcleo es un vacío.

Este toroide fractaliza su campo electromagnético, lo que significa que hace que refleje la Unidad en infinitas creaciones fractales. No se “copia” a sí misma, sino que se fractaliza, se refleja. La energía que brota del Punto Cero se refleja en todas partes, es el Todo en sí mismo; todo está en el Todo, y el Todo contiene el Todo porque Todo es Una sola cosa.

Esta estructura energética, los toroides, fractales de la Unidad, nos dan una idea aproximada de la forma del Universo. Si tomamos una nuez, una medusa, un árbol, en todo veremos toroides. Todos son energías con norte y sur. Si, por ejemplo, partimos una manzana por la mitad, veremos el diseño inequívoco del Todo, del Universo, con dos aperturas polares que convergen hacia un Centro.

Un Centro de Energía donde residen sus semillas que, nuevamente, recrearán la misma Vida, ad infinitum, partiendo siempre de ese Centro.

El Centro de la Creación.

Ahora extrapolemos este ejemplo a la Tierra: podremos ver cómo las leyes físicas se cumplen inexorablemente en el gran toroide que es el planeta Tierra: globo terráqueo achatado por los polos, centro electromagnético… y aperturas norte y sur.

Contemplemos lo intrínseco de la Vida: el toroide posee un Centro en expansión desde el cual se despliega la energía. Las dos Fuerzas contrapuestas que surgen de la Nada crean una espiral, una danza electromagnética, positiva y negativa existente por un brote de energía sin principio ni fin.

Este Centro en expansión es una visión física, humana, de la fractalización del Vacío. El Universo, en realidad, es neutral, atemporal, y carece de dimensiones.

En todas las formas que podemos contemplar con nuestro aparato biológico; si vemos crecer una manzana desde que está en el árbol veremos crecer su centro poco a poco, conformando el grueso del toroide, la manzana en su totalidad. Este caudal de energía que brota desde el Centro, desde la Nada, también existe en el Centro de la Tierra, lo que echa abajo la teoría de Pangea: la Tierra no fue un gran planeta azul cuya masa de Tierra estaba localizada en un punto y sus “placas tectónicas” (otro error de los geólogos) movieron los continentes hasta su posición actual.

La Tierra, en realidad, desde su crecimiento, tal y como ha hecho la manzana, ha expandido su tamaño.

El caudal de energía que brota desde el Centro de la Tierra (que es el mismo Centro del Universo, ya que todos los centros son reflejos, es decir, están fractalizados adimensionalmente), genera una expansión de todos los cuerpos de energía.

Este ensanche ocurre en todos los cuerpos celestes, por ejemplo el el Sol, que aumenta de tamaño hasta su explosión (que está prevista para dentro de unos 5.000 millones de años).

Todos los cuerpos obedecen a esta expansión en su recorrido por el toroide desde la zona de convergencia hasta la zona expandida: el Sol se expande, la manzana se expande y la Tierra, como cualquier otro toroide fractal del gran toroide, se expande desde sus comienzos. Su cuerpo, una corteza de Tierra, se ha expandido durante miles de millones, fracturando su corteza hasta formar los continentes que conocemos hoy día:

Todo, absolutamente Todo, forma parte del Centro. En nuestra visión humana, percibimos lentamente el tiempo porque vivimos en una elevada densificación de la energía.

El Universo es un toroide adimensional (es el ser humano quien interpreta el campo cuántico de forma dimensional debido a la capacidad vibratoria de su mente), la distancia no es relevante: todo pertenece al mismo Centro de Creación. Todo está conectado. O, mejor dicho, todo es un reflejo de la Unidad.

Es nuestro cerebro quien genera la ilusión de separación.

En el caso de nuestro planeta y dejando a un lado las teorías intraterrestres (que bien podrían dar cabida a otro pequeño estudio), la realidad más irrefutable es que todos pertenecemos a ese Centro. Todos somos reflejos de ese Centro, distantes por nuestras bajas vibraciones, en expansión como el propio Universo que somos.

Todos procedemos de ese Centro, todos vibramos con él, todos somos sus fractales… ¿Será el aumento de nuestra frecuencia lo que nos eleve por encima de una percepción meramente humana, para llegar a entender que vivimos permanentemente en el Centro de la Creación?

13 pensamientos en “La Creación vive en el Centro de la Tierra”

  1. Carlos, respecto a las placas tectónicas, me sorprende mucho que pienses que la explicación que da la geología es errónea. Las “costuras” de la corteza terrestre están ahí, las fosas oceánicas y las fallas (se puede comprobar cómo el movimiento de la falla de San Andrés desplaza lateralmente ambos lados), las zonas de subsidencia y las opuestas a éstas que se van separando, el llamado “cinturón de fuego” que también coincide con dos límites entre placas por donde sale material fundido del manto… la deriva del subcontinente indio hacia Asia, cuyo choque final causó la elevación del lecho marino formando la cordillera del Himalaya… con todo mi respeto, Carlos (que es mucho por la gran labor que haces en Empareja2), creo que menosprecias el trabajo y el esfuerzo sincero de muchos científicos que se partieron el tarro por descifrar los misterios de la Naturaleza y encontrar explicación a muchos de sus fenómenos. Si la Tierra fuera hueca, ya lo sabríamos. Igual que sabemos que algún día algún cometa chungo impactará contra nosotros, o que el sol crecerá tanto que engullirá nuestro planeta, borrando todo rastro nuestro. No quiero crear polémica en ésta tu página, pero bueno, después de leer este post no podía quedarme sin decir nada. Gracias por tu atención, un saludo.

    1. En primer lugar, la teoría de la tierra hueca no es de mi invención. He dejado un enlace en mi artículo que conecta con numerosos estudios al respecto, los cuales eliminan de raíz cualquier explicación convencional.

      Mi exposición se apoya en esta teoria y ratifica esta realidad, pero se vincula más con mis estudios sobre el campo cuántico y su Centro; habrás comprobado que no arrojo datos, sino que enlazo a ingentes fuentes de información en Internet y me centro en lo que realmente deseo exponer.

      En cualquier caso, de la misma forma que a ti te sorprende mi creencia en estas teorías, a mi me sorprende que creas, a estas alturas, en los estudios convencionales que generan los gobiernos oligarcas que dominan nuestra sociedad.

      Encontraría realmente atractivo escuchar tu opinión sobre mi teoría del campo cuántico. Adelante 🙂

      Saludos.

  2. Hola Carlos, para empezar te refuto en lo que más o menos tengo conocimientos, que son la ciencias naturales, así que lo del campo cuántico se me escapa bastante por lo que no puedo darte ninguna opinión.

    Dices de lo de los estudios convencionales, pero no sé qué mejor estudio puede haber que salir al campo, hacer mediciones, tomar datos y sacar conclusiones sin acordarse de ningún gobierno ni de qué cosa sea eso, tan sólo concentrándose en el objeto de estudio y descifrar su mecánica. De eso te puedo hablar puesto que lo veo todos los días en mi trabajo.

    Me estoy leyendo la página cuyo enlace adjuntas, y en mi opinión hablan de muchas cosas con demasiada ligereza. Pero bueno, allá cada cual. Por internet me he encontrado teorías de todo pelaje, desde los habitantes de Niburu, que supuestamente están descritos en tablillas sumerias, hasta los reptilianos (con entrevista a mujer reptiliana incluida), pasando por vídeos que pretenden demostrar la existencia de criaturas fantásticas. Yo es que no doy mucho crédito, la verdad, igual es una mala costumbre mía… pero a veces es curioso ver todo ese material.

    Te paso un enlace de la wikipedia sobre la teoría de la tierra hueca, donde se dan evidencias que lo refutan http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_intraterrestre

    Un saludo

    1. Siento que no me puedas dar tu opinión sobre el Centro de Creación, ya que creo que es lo más interesante del artículo, y la razón por la que lo he escrito.

      De la Tierra hueca se ha hablado y criticado en muchos otros sitios, y no querría hacerlo gratuita e innecesariamente aquí. Quizás puedas exponer tus conocimientos en esas páginas.

      ¡Gracias por tus comentarios! 🙂

  3. no me aclaro si lo que se supone que hay en el centro de la tierra es un cristal que vibra o es un sol……. y si ese video de apertura es real (que tiene pinta de ser un tremendo fake…) no crees que esa columna de polvo, gas o lo que quiera que sea, se veria desde kilometros de distancia?

  4. Ultimamente me la he pasado buscando informacion acerca de la tierra hueca y me parece muy probable, anteriormente ya me habia informado sobre lo que es un toroide y despues de ver la forma que tiene la tierra siendo hueca inmediatamente vino ami mente un toroide. Es normal que exista gente que piense que esto es charlataneria y mas cuando han crecido solo creyendo en lo que se les ha dicho de igual manera no sabemos exactamente como el toroide funciona y como arrastra energia y como a lo largo del tiempo esta energia se convierte en plantas agua y todo lo demas que forma nuestro planeta. Bueno recuerden que en el pasado mataban gente simplemente por el echo de decir que la tierra era esferica y se movia con todo y eso el al final dijo “y sin embargo se mueve.”

  5. Carlos, me gusta mucho el tema y he leido bastante sobre la tierra hueca. Me gustaria saber como funciona el sol interior, que combustible usa para generar la luz, como se mantiene en el centro en fin son tantas las dudas que me asaltan sobre el tema

  6. Con todo el respeto del mundo, no tienes ni idea.

    1.Para empezar, eso de que está hueca no se aguanta por ningún lado, y ya de por sí es imposible que una estrella tenga ese tamaño: no puede alcanzar la temperatura necesaria para que se produzcan reacciones de fusión nuclear y si así fuera, con ese radio necesitaría una masa brutal y colapsaría en un agujero negro.
    2.Y ya el primer párrafo está mal!! Los planetas no son de roca maciza (en eso has acertado), hay planetas rocosos y planetas gaseosos. Los primeros tienen superfície rocosa y son bastante densos, los gaseosos no tienen superfície propiamente dicho: están hechos de gas (como su nombre indica.
    3. Las auroras no se dan en todos los planetas: solo en aquellos con un campo magnético lo suficientemente “denso” (para entendernos). Mercurio no tiene auroras, ni Marte. Y las produce el viento solar, que sí que llega a Plutón (y más allá).
    4. Sobre toroides…. no todo tiene forma toroidal. El campo magnético es solenoidal (las líneas de campo son cerradas y sí que tienen esa forma que dices), pero el campo gravitatorio y el eléctrico tienen líneas de campo abiertas, que no se cruzan. Tu teoría, o de donde la hayas sacado y que tú te has creído, se viene abajo (:c).
    5. Es totalmente imposible que la tierra (o cualquier planeta) se forma de la manera que dices. Las estrellas se forman a partir de nubes de gas y polvo, que van colapsando. Cuando la protoestrella está formada, sigue habiendo un disco de gas y polvo a su alrededor, del cual se forman los planetas y otros cuerpos a partir de pequeñas inhomogeneidades, las cuales, con la atracción gravitatoria, van “creciendo”.
    6. La actividad tectónica ha contribuido al desarrollo de la vida: expulsando gases a la atmosfera y propiciando un efecto invernadero (necesario) y regulando el clima. Si no existen las placas tectónicas, nosotros tampoco.
    7. El Sol no aumenta su tamaño. Durante la formación sí, pero una vez empezada la “quema” de hidrógeno (no se quema, pero en astronomía se utiliza este vocabulario para referirse a la fusión nuclear dentro de las estrellas) y alcanzado el equilibrio hidrostático, el Sol “quema” hidrógeno son variar su tamaño. Cuando agote su hidrógeno en el núcleo se expandirá como gigante roja para acabar expulando sus capas superiores en forma de nebulosa planetaria.
    8. Que la tierra salga de la nada viola todos los principios del universo.
    9. Si el universo es adimensional, como nos movemos por el espacio? Que yo sepa, me muevo (y vivo) en un espacio de 3 dimensiones (de más si es necesario).
    10. El “centro de creación” viola el principio cosmológico: la propiedades del universo son las mismas en todas partes (las leyes de la física se han de cumplir en todo el universo), de lo que se deduce que: no hay ningún lugar privilegiado, no hay centro, el universo, a gran escala es homogéneo e isótropo.
    11. Si existiera una estructura como la que propones (tierra hueca con una estrella dentro), el centro de gravedad estaría en el centro de la estrella (puedes calcularlo, pero es trivial). Además, para calcular el campo gravitatório en la superfície interior podemos usar el teorema de Gauss (para el campo gravitatorio), que tiene en cuenta la masa interior (en ese caso, la de la estrella y la de una posible atmósfera). Conclusión: allí no puede vivir nadie a no ser que tenga ventosas en los piés.

    Lo siento, tus argumentos no validan la existencia de la teoría de la tierra hueca. Para entender el universo hay que hablar y entender su idioma: las matemáticas. Yo me dedico a esto.

    1. Hola Laura, en el Laboratorio del Cambio pretendo crear teoremas, imaginar… no implantar un nuevo postulado físico 🙂

      De todas formas tienes una dura batalla, estas conclusiones están en boca y mano de cientos de miles de personas en Internet… ¡suerte! 🙂

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.