¿Funcionan las segundas partes?

¿Quieres aprender mucho más,
sobre tu ruptura sentimental, tu pérdida
o tus relaciones de pareja?

Suscríbete a mi Programa Dolor Cero® | Supera tu Ruptura
y recibirás 11 días gratis de mi Guía,
para saber todo lo que ha ocurrido en tus relaciones.

 


“Deberíamos usar el pasado como trampolín
y no como sofá.”
Harold MacMillan

 

Creo firmemente en el Amor verdadero. Ese Amor de estar enamorado, no de estar en pareja dejando que el tiempo pase.

Creo, sinceramente, en el Amor para toda la Vida, ese que sienten dos personas ancianas que siguen mirándose a los ojos mientras sonríen.

Creo en todo eso, siempre y cuando ese Amor no se desgaste por los egos…

Y es que es muy difícil que los problemas de trabajo, la convivencia, la crisis, la economía, los hijos, la familia política y miles de temas que harían interminable este mensaje, no boicoteen un Amor que, en muchas ocasiones, empieza puro.

¿A qué me refiero con Amor puro? A un Amor que empieza incluso antes de que haya relación sexual. Un Amor de “quiero estar con esta persona, porque estoy enamorada de su forma de ser”. En esa situación, con una relación que empieza de esa forma tan fuerte, creo firmemente que el Amor puede resucitar cuando los egos se desvanecen.

¿Un ejemplo de cuándo ocurre esto? Cuando la pareja se va de vacaciones, olvida a los niños, el trabajo o los problemas con la comunidad o lo que sea, y se pierden por el mundo. ¿Qué ocurre cuando los dos olvidan todo eso y disfrutan de lo bueno de la Vida? Que se enamoran de nuevo.

Lo he visto, lo he vivido, lo he tratado: el Amor siempre está ahí, pero lo cubren un montonazo de miedos con los que es casi imposible luchar.

Quita los miedos que cubren al Amor

El problema es que la gente cree que puede vivir segundas oportunidades manteniéndose aferrada a la Vida que ha propiciado todos esos miedos, todo ese dolor. Es decir, creen que un fin de semana de besos y promesas bastan para romper con todo, mientras que la casa, el problema en el trabajo, el egoísmo en la relación, los celos infundados o lo que sea que haya sucedido sigue ahí, revoloteando a su alrededor.

Todo igual.

Como he dicho en miles de ocasiones: el cerebro funciona por patrones mentales, que son programas, y la consciencia discurre a través de esos programas, como si fueran surcos de un disco de vinilo de los cuales es imposible salirse.

Cuanto más vivas esos programas, esos patrones, más hondos se harán y más difícil será salir de ellos. Lo que no puede ser es que la gente diga “vamos a empezar de cero”… ¡y sigan metidos en la misma relación mediocre, rodeados de las mismas personas, situaciones y cosas que les han hecho fracasar emocionalmente!

Para muchos que lo han vivido y saben de lo que hablo, para todos esas personas valientes que han estado dispuestas a romper con su vida, sus relaciones y su entorno, y crear un nuevo camino con su pareja, saben a qué me estoy refiriendo. Soy el primero que dice que si una relación no funciona, no funciona.

Pero si de verdad hubo Amor al comienzo, si hubo Amor puro que conectó a dos almas —y no tanto a dos cuerpos—, soy el primero que insta a que haya un regreso a esos orígenes, olvidando por completo la Vida que se vive actualmente, lastrada por cargas emocionales, problemas del ego y otros derivados.

Si tu plan de ruta es darte una segunda oportunidad con tu pareja, pero no cambiaste los programas, los caminos, y seguiste discurriendo por los mismos surcos, si no hiciste nada por cambiar y todo siguió igual; si toda tu Vida era idéntica y lo único que había en ti era un (buen pero insuficiente) propósito de “año nuevo”, entonces te habrás enfrentado a la eterna frustración: segundas partes nunca fueron buenas.

Proponerte que todo cambiará… pero no hacer nada de verdad para que cambie.

Si la relación no está por encima de la necesidad de oxigenarla, toca romper; si ninguno de los dos está dispuesto a romper con absolutamente todo y empezar una nueva vidaa miles de kilómetros de aquí si es necesario, entonces tampoco estarán dispuestos para reiniciar nada juntos.

Eso, cambiar, afrontar miedos, es Amor.
El resto, dependencia.

Por ello, pensar en volver de forma recurrente, y sentir que una segunda parte puede funcionar, pedir ayuda a familiares, en blogs de Internet, en libros para recuperar a ex parejas, todo ese victimismo y esa nostalgia se debe a la imposibilidad de estar solo porque no hay Amor propio

… y, si no hay Amor propio, si uno no se quiere a sí mismo, ¿cómo va a quererle la otra persona?

Las parejas, como todo objeto en una relación, aparece para mostrar los argumentos con los que una persona se aprecia y se desprecia a sí misma. ¿Qué está diciéndose alguien a sí misma para que Resuene con el argumento de su pareja y esta acabe dejándola?

La necesidad de mirar al pasado, de no haber sabido desprenderse de la muleta que permitía caminar, el no saber reconocer el argumento generado hacia uno mismo, destructivo y Resonante con esa otra parte, proyectado en la pareja, hace que las personas se anclen a relaciones por desconocimiento de su totalidad, de lo que realmente son y desconocen.

En pocas palabras, que el miedo a estar solos obliga a regresar a la relación. Y así es el mundo de los que alguna vez piensan que las segundas partes pueden ser buenas: personas que no se han descubierto, que no se quieren, que no se aguantan a sí mismas, que viven mal consigo mismas…

No ser capaces de construir un buen presente por añoranza del pasado, habla de una ceguera total ante el futuro. Por eso hay que construir hacia el verdadero Amor, el que mira hacia el futuro y no hacia el pasado, el que busca completar el propio Ser, el Centro, y no reconstruir algo de lo que ya sólo quedan cenizas y, en todo caso, existió para aprender.

2 pensamientos en “¿Funcionan las segundas partes?”

  1. Hola Carlos:
    En primer lugar decirte que estoy encantada de haberte conocido porque me has enseñado muchas cosas sobre las relaciones y sobre uno mismo. Ha sido estupendo conocer tu página. Eres una persona sabia e inteligente.
    Quería comentarte un poco mi experiencia, mi desamor. Hace un año mi ex me dejo y empezó a salir con una chica de otra provincia, que conoció a través de internet. Siguen juntos y desde el principio yo lo pasé fatal porque siempre pensé que iba a echarme de menos e iba regresar a mí. Por lo que he podido saber, está mujer cumple todos los requisitos para que él este encantado: es guapa, es abogada como él, y además también la gusta correr como a él. Parece que ha conocido a la mujer ideal. Conmigo solo estuvo saliendo cinco meses, pero yo se que le he dejado huella. Entiendo que no me ama, pero sé que me quiere como persona, porque me lo dijo en más de una ocasión. Este año para mí ha sido un infierno, una mezcla de sentimientos y emociones tales como celos, amor, rabia, odio, ira, dolor, tristeza, se han apoderado de mí todo este tiempo. Al mes de dejarlo conmigo cogió un avión y se fue a conocerla y a partir de ahí, comenzó una historia de amor, supuestamente. En todo este tiempo ha habido contacto cero, porque yo sabía que de nada servía que nos siguiéramos enviando mensajes ó habláramos por teléfono. El otro día y de la forma más casual, encontré un mensaje suyo en mi correo electrónico. NO podía dar crédito. Para ser más concretos el día 10 de mayo fue mi cumpleaños y el día 12 me envió el mensaje en el que decía.
    “Hola María, buenas tardes. El otro día me di cuenta que era tu cumpleaños pero no pude contactar contigo porque me encontraba fuera de Madrid. Te deseo todo lo mejor para ti y para tu familia.
    En todo este tiempo no te he enviado ningún mensaje porque la última vez que lo hice no me contestaste y supuse que no querías saber nada de mí.
    Dejo de molestarte y tan solo decirte que te deseo lo mejor de todo corazón.
    Un beso.
    No le he contestado. No puedo. Me haría mucho daño cualquier tipo de comunicación con él, además sé que sigue con ella, porque ya me dice en su correo que se encontraba fuera de Madrid.
    Quisiera saber porque ha contactado conmigo? quizás pueda ser porque siente por mí un gran cariño y porque siente nostalgia de los momentos que pasamos juntos?
    y hay una pregunta que me encantaría que me contestases? El hecho de contactar conmigo hace suponer que no está enamorado de su actual pareja? O puede estarlo y acordarse de mí como amiga?

    Carlos estoy deseando recibir tus consejos y saber lo que opinas.
    Un abrazo.
    Maria

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.