Filosofía Punto Cero

¿Quieres conocer el porqué
de tu última relación?
¿Sabes por qué estás con esa persona?

 

¿Tus problemas son parecidos a los de relaciones pasadas?
¿Quieres conocer la explicación física a tu conexión con esas personas, con esos problemas, que se repiten a lo largo del tiempo?

 

Mi nombre es Carlos Burgos, soy escritor y coach personal. Pero antes de ser esto y muchas otras cosas, fui, de joven, un chaval que vivió con gran entusiasmo su primera relación… y con mucho más dolor la ruptura.

Así comienza la andadura de mi verdadero camino. La persona a través de quien yo me hacía más daño, era precisamente la que me llevaría a un nuevo camino, a mi verdadera meta.

En aquel entonces, mi pareja me dejó culpándome de problemas que no supo comunicarme a tiempo, pero que habían deteriorado nuestra situación sentimental sin que yo fuera consciente de ello.

Tras la ruptura me sumí en una profunda depresión. Pasaba días enteros sin salir a la calle, sin comer ni apenas dormir, y tampoco sabía cómo apoyarme en mi familia ni en mis amigos.

Cuando esto ocurría, finales de 2001, Internet no era más que un hervidero de empresas intentando hacerse hueco; no existía Facebook ni Twitter, y los teléfonos móviles no tenían pantalla a color ni cámara fotográfica. Mis amistades, gente muy joven y poco vivida, gente como yo, del barrio, no entendían mi dolor.

Sufrí un verdadero escenario de soledad.

Tras reflexionar sobre cómo había llegado hasta ese punto, a un duelo que me hacía querer morir, comencé a estudiar el porqué del Ser, del Amor, de las infidelidades, las rupturas, la física de las emociones… Y en 2012, tras un nuevo descalabro emocional, fundé las bases de Centro Punto Cero, a medida que escribía el complejo y enigmático La última prisión.

Mi obra, desde entonces, ha ido cambiando a lo largo del tiempo, y he podido desarrollar mi filosofía: la nueva ciencia del Amor.

La Filosofía Punto Cero está basada en sencillos conceptos de física cuántica, y te ayudará a entender el porqué de lo que te ha ocurrido hasta ahora. El porqué de tus conexiones personales, de que existan situaciones buenas y malas, personas que te cuidan y otras que te hacen daño.

Este concepto, para el cual te pido tan sólo 10 minutos de atención pueden cambiar tu forma de pensar y tus conexiones personales para siempre.


Adiós
fisica newtoniana…
¡Hola física cuántica!

Para empezar, debes eliminar la idea de que vivimos en un espacio regido por la física newtoniana, es decir, la física de objetos donde hay causas y efectos que suceden de forma aleatoria, caótica y azarosa. Siempre hemos pensado que el mundo es un lugar agresivo e inhóspito en el que ocurren causas (catástrofes) que generan efectos (destrucción, muerte), pero esa fórmula ya no es válida.

A día de hoy, la física newtoniana está obsoleta, y está siendo desplazada por la física cuántica, o física de partículas, donde no hay causas y efectos que suceden sin ningún control, sino que uno mismo, tú, el Observador, es quien causa el efecto.

Te explico esto:

Desde siempre se ha creído que existían átomos, partículas, flotando en el éter sin razón alguna, que constituían el espacio en el que existimos. Sin embargo, la ciencia ya ha demostrado que las partículas no están flotando sin ningún control sino que están conectadas entre sí y que construyen el mundo que conocemos.

Es decir, toda la materia está conectada. Todas las personas, lugares, animales, cosas, espacios físicos que ves en el mundo están conectados entre sí.

Vibración Punto Cero

Todas las partículas del Universo se mantienen conectadas entre sí:
no hay nada separado, todo está conectado. Es la ilusión de la separación, creada por nuestro cuerpo físico, lo que nos hace creer que hay cosas separadas de otras.

 

Lo que vemos se debe a nuestros sentidos, limitados por nuestra naturaleza animal. A pesar de que vemos “aire” entre las cosas que nos rodean lo cierto es que todo, absolutamente todo, está conectado. Por eso, si todo está conectado, nosotros somos parte de ello… Entonces, ¿realmente las cosas suceden sin que tú intervengas? Si tú eres parte de ello, ¿cómo no vas a ser causante de los efectos que sufres y disfrutas?

Por esto se comenzó a estudiar la implicación del Observador, del ser humano, en la materia que le rodea y los científicos concluyeron que la materia se encuentra en forma de ondas. Es decir, las partículas que generan la materia están en estado de superposición, ¡como si estuvieran en todas partes! Pueden estar en todos lados pero no están en ninguno. Son ondas. Probabilidades. A veces arriba, otras abajo.

El problema, el verdadero problema de la ciencia es que  cuando observamos la materia, todas esas ondas se convierten en partículas.

¿Cuál fue el veredicto? Que la materia es todo lo que puede ser, y cuando el Observador observa, la transforma en partículas. ¡El observador modifica la materia con su acto de observar!


El problema de la medición

Esto es fascinante, pero problemático al mismo tiempo. Aquí es cuando los científicos dieron con el problema de la medición o problema de la mensuración. ¿Qué problema es este? Que las partículas no existen o, mejor dicho, existen en todas partes antes de ser observadas… y sólo cuando la consciencia humana irrumpe con su observación, la materia toma forma.

Es decir, sólo cuando miramos, cuando escuchamos, cuando sentimos, cuando nuestra consciencia está despierta y existimos, las partículas toman su lugar.

¿Dónde está la materia, entonces? Si el ser humano es quien crea la energía y hace que tome lugar en el espacio, ¿dónde está todo lo que vemos antes de ser observado?

La respuesta que da la nueva ciencia, la Ingeniería del Vacío es… la NadaLa Nada es el lugar de donde surge la materia.

La Nada es el origen de Todo.

Otra pregunta nueva ante el Vacío: ¿cómo es posible que todo salga de la Nada? ¿Dónde está esa Nada? ¿Qué es? ¿Desde cuándo existe? ¿Quién la creó?

Lo cierto es que no existe ninguna respuesta sobre la Nada, porque la única respuesta que puede darle coherencia es la existencia de la Vida. Vivimos por la imposibilidad de no-vivir. Existimos porque no podemos no-existir. Todo es consciencia, partiendo de dos Fuerzas contrapuestas, espacio y tiempo, representadas gráficamente como el yin y el yang que colisionan para crear una Nada compuesta de Energía, reflejando la fluctuación mental del cerebro humano, y creando una espiral sostenida a sí misma por el Punto Cero.

Una Nada que genera dos Fuerzas.

 

El Punto Cero

Esas dos Fuerzas creadas en la mente dan lugar a un Universo dual. Yin y Yang. Positivo y negativo, masculino y femenino, uno y cero. Y esas dos Fuerzas construyen una forma geométrica cuyo Centro es la Nada, la consciencia, que puede representarse con un toroide, es decir, un donuts.

Toroide Punto Cero

La forma del Universo es un toroide: un campo cuántico cuyo Centro es la Nada, y desde la cual surge toda la Energía de la cual estamos hechos.


El interior, la Nada, es la pupila. Es el Ojo. Lo que ve, a través de todos los sentidos conectados, de ese donuts, de esa Energía circundante. Es un Ser que se mira a sí mismo.

Las partículas que vibran en una determinada frecuencia Resuenan, se reflejan, en partículas que vibran en la misma frecuencia, porque son un reflejo del Punto Cero, el Vacío vibrante por efecto de la mente consciente e inconsciente, la mente dual.

Si entiendes esta premisa, ya entiendes la mecánica del Universo: la consciencia es un sentimiento interno, el más puro, que genera Energía a partir de la Nada, y se experimenta a sí misma como el punto cero de un estanque donde cae una piedra.

Toda la energía que vibra, como cuando la piedra cae en el reflejo del Sol,  es una ilusión del Punto Cero, una fluctuación engañosa, modulaba, una frecuencia que hace que las partículas de infinitos cuerpos, el Cosmos por completo, Resuenen en la misma longitud de onda que tu mente.

Ves lo que eres. ¿Hasta aquí todo claro?


Frecuencias de vibración

Entonces, resulta que tu energía vibra en una frecuencia concreta, fruto de la vibración del Punto Cero pero, ¿cómo es posible que esto suceda? ¿Por qué vibra? ¿Qué la hace vibrar? ¿La consciencia? ¿La consciencia emite vibraciones? ¿De dónde provienen? ¿De dónde surge tu energía, si lo primero es el Vacío?

Es el mayor misterio. Siempre es la mente. Siempre es la consciencia, la que todo lo crea. El centro de la Tierra posee una vibración. Esta Resonancia procede del Sol, que recibe un pulso vibratorio  desde el centro de la Vía Láctea… En pocas palabras, recibimos la vibración del Cosmos que nos envuelve, un cuerpo que da vida a todas sus células, que somos nosotros.

Somos el mismo Ser, sin evolucionar.
Nos asociamos para evolucionar.

Cuando la vibración de la energía disminuye, por miedo a lo desconocido, las partículas se vuelven lentas y, entonces, la materia se densifica. La energía se vuelve más pesada y se materializa en cosas, animales, plantas y, por supuesto, el ser humano.

Todas esas Disonancias, esas interferencias que se generan con pensamientos en baja frecuencia, sin energía emocional, hacen que nuestro Ser vibre en frecuencias lenta y sinuosa, en lugar de rápida y oscilante:

1. Vibración lenta y sinuosa, a la que podemos llamar Miedo, que en el ser humano genera dolor y malestar. Es la mínima vibración posible para nuestro cuerpo fisiológico, cuando su línea decae, comienzan las enfermedades.

2. Vibración rápida y oscilante, a la que podemos llamar Amor y que en el ser humano generan placer, bienestar, Felicidad.

A medida que el campo cuántico unificado se incrementa, a medida que lo de fuera lo consideramos nuestro, y nos expandimos, nuestro ADN se alarga, se expande. Y cuando la energía disminuye, cuando la oscilación es menor y la vibración lenta encoge las hebras del ADN, se contrae.

Esto tiene una influencia directa sobre los tejidos del ser humano:

1. Con vibraciones elevadas, el ADN se expande, los tejidos se relajan, la sensación fisiológica es de placer, sosiego y paz.

2. Con vibraciones lentas el ADN se estrecha, se contrae, lo que hace que los tejidos del ser humano se estresen, dando lugar a hombros encorvados, labios apretados, tensión muscular, ceño fruncido… Y eso tiene una consecuencia fisiológica de malestar.

El ser humano recibe el pulso vital de la Vida a través del ADN. El corazón recibe ese pulso, fruto de la lectura de las 50 billones de células de las cuales toma información a través de las terminaciones nerviosas. Ese pulso magnético viaja hasta el cerebro, donde existe un flujo eléctrico generado por la actividad electroquímica de las neuronas.

Así, corazón y cerebro fusionan su acción en un pulso electromagnético que genera el toroide que somos, el campo electromagnético que nos da vida, la visión dual, emocional y racional, del asunto.

La señal que experimentamos, esta modulación del espectro, es una vibración del Punto Cero, un Vacío en constante fluctuación desde el Todo a la Nada, enviando información y recibiéndola. Conectando con otras energías, Resonando con personas, situaciones o cosas que vibran en la misma longitud de onda.

Es decir, nuestro ADN nos pone enfrente de las situaciones que nuestros registros kármicos o vibratorios.

Por todo esto, la frecuencia de vibración de tu mente es la que recibes a través del ADN, generando señales electromagnéticas que hacen que tu Ser vibre en una determinada frecuencia

Resonando con energías vibrando en la misma frecuencia.


Expresión y Represión

Así, tu Ser vibra dependiendo de cómo piensas y sientes. Éste es el paradigma que provoca que las personas conecten con unas u otras cosas en su vida. La energía mental, generada por el pulso magnético del corazón y el pulso eléctrico del cerebro, energía dual generada por el ADN, hace que las personas resuenen.

Podemos dividir esas energías en:

1. Personas que Expresan lo que sienten, que no han Reprimido ciertos comportamientos,

2. Personas que Reprimen lo que sienten, que no Expresan ciertos comportamientos.

Es decir, las personas que Reprimen, que han ocultado una parte de sí mismos por su educación (yin), resuenan con las personas que Expresan el objeto de su Represión (yang).

Las energías de quienes Expresan y quienes Reprimen son idénticas, pese a que sus actos sean diferentes. No importa lo que se piensa sino lo que se siente a nivel subconsciente. Es decir, no conectan con aquello que quieren, sino con aquello que SON.

Que una persona Exprese esto o aquello y tú hayas Resonado con ella no significa que hagáis las mismas cosas, pero seguro que pensáis inconscientemente de forma parecida.

Yin y Yang Punto Cero

La Expresión y la Represión, fruto de las dos Fuerzas contrapuestas, Yin y Yang, son totalmente contrarias pero están indisolublemente unidas. Por ello, toda actitud Reprimida encontrará su actitud Expresada.

 

Una manifestación energética de las dos Fuerzas contrapuestas, yin y yang. Expresión y Represión. Actitud psicótica y actitud neurótica.

¿Por qué las personas
Reprimen lo que son?

Porque desde niños fueron Reprimidos, haciendo que se avergonzaran de lo que son, llevándoles a rechazarlo en los demás. Pero, ¿por qué una persona que Reprime, que acalla lo que siente, conecta con eso que rechaza en los demás? Porque la Represión es energía mental, una visualización inconsciente de un acto concreto que genera una frecuencia de vibración y que, en última instancia, Resuena con el objeto de la Represión.

Te pongo un ejemplo: las personas que sienten que la Vida les trata mal y que creen que los demás tienen la culpa de sus desgracias, conectan con personas que cumplen con el perfil culpable. Así, una persona que no asume la responsabilidad de su propia Felicidad, que no se quiere a sí misma, conectará con una persona que cumpla con ese perfil: alguien que no la quiera y la maltrate.

Encontrarás muchos ejemplos de personas que no se quieren a sí mismas y conectan con personas que las maltratan. Esta energía dual, yin y yang, es cíclica, redundante. Puedes verla por todas partes. Compruébalo.

No creas nada de esto si antes no lo compruebas con tu propia existencia.

Hay personas que Reprimen a quienes abandonan a sus parejas. Reprimen esa cualidad natural que está en ellas y, ¿con qué Resuenan? Con el objeto de su miedo: personas que abandonan a sus parejas.

Hay personas que Reprimen a quienes son infieles. Reprimen esa cualidad natural que está en ellas y, ¿con qué Resuenan? Con el objeto de su miedo: personas que son infieles.

Hay personas que Reprimen a quienes son egoístas. Reprimen esa cualidad natural que está en ellas y, ¿con qué Resuenan? Con el objeto de su miedo: personas egoístas que les harán la vida imposible.

Absolutamente todos esos perfiles que critican, condenan y rechazan son perfiles humanos. Y cuando una persona critica, condena o rechaza un perfil que es humano, está demostrando que huye de dicho perfil y, por tanto, de su propia Naturaleza.

 

¿Qué tipo de cosas rechazas ?

¿Rechazas a gente que come mucho?
Seguramente seas alguien que cuide mucho la dieta.

¿Rechazas a personas que hablan mal de los demás?

Seguro que es algo que tú has hecho durante mucho tiempo y ahora lo Reprimes.

¿Rechazas a personas que visten con colores chillones?

Seguro que eres una persona demasiado seria, que cree que ese tipo de vestimenta no es elegante ni apropiada porque eres alguien que se adecua al contexto buscando la aprobación de los demás.

Todo eso que te hace daño, absolutamente todo, son tus Represiones conscientes que han pasado a ser subconscientes, las cuales determinan la vibración de tu Ser y te conectan con personas que Expresan aquello que rechazas. ¿Para qué? Para que cuando lleguen a tu vida todas esas personas, situaciones y cosas que rechazas sepas aceptarlas, ya que el comportamiento de los demás también está en ti.

Se trata de que seas más humano.

Si lo vuelves a rechazar, creará una y otra vez la misma historia en tu vida, así que tendrás que aprender a aceptar, a tolerar y aprender de esa persona con la que estás teniendo un conflicto. Comprender que el otro eres tú. Te aseguro que cuando dejes de criticar, de condenar, de rechazar, de Reprimir todo eso que llega a tu vida, tu vibración cambiará y conectarás con las cosas que realmente deseas para ser feliz.


Dos
caminos para ser feliz

Haciendo un breve resumen de mi filosofía, cuando conoces a alguien y esa persona tiene algo que no te gusta, se debe a que temías eso que hace pero que está en ti. Es decir, lo Reprimiste, se convirtió en un pensamiento subconsciente, y esa energía mental de tu subconsciente ha mantenido ese rechazo hacia ciertas personas, situaciones y cosas, vibrando en una frecuencia concreta que conecta con la frecuencia de vibración de todas esas cosas.

Estás atrayendo aquello que temes. Y lo que temes eres tú mismo, te temes a ti, a tu parte desconocida. No te conoces, te Reprimes, y Resuenas con personas que también te Reprimen.

Estoy seguro de que has experimentado esto una y otra vez, el vivir cosas de las que, precisamente, quieres huir. Estoy seguro de que ya no quieres seguir pasando por lo mismo, de que quieres ser feliz, tener una relación feliz, tener un futuro feliz.

Bien, te presento dos caminos para empezar a ser feliz:

a) Seguir rechazando a personas, situaciones y cosas por pensar que son ajenas a ti, por pensar que son diferentes a ti, cuando todas esas personas están manifestando tus afirmaciones y negaciones. Si haces esto, si sigues rechazando, manifestarás un desconocimiento de tu interior, lleno de Represiones que no toleras para tu vida, negaciones, y, por tanto, seguirás siendo inconsciente de esas energías que después manifiestan lo que sientes.

Cuanto más rechaces eso que no quieres más lo atraerás. Eso hará que esté muchas veces en tu vida, te tocará sufrir y entenderás mejor por qué debes hacer una profunda introspección y analizar lo que eres, dándote cuenta de que eso que rechazas también lo eres tú.

b) Seguir ese camino, el de la aceptación. Aceptar que el otro eres tú, ¿de qué forma? Dándote cuenta en este preciso instante y sin vivir más relaciones dolorosas, de que todo aquello que criticas, juzgas, condenas, rechazas, odias y Reprimes es, precisamente, lo que tú eres, lo que puedes llegar a ser o lo que has tapado.

Cuando te das cuenta de que tú eres eso que rechazas, cuando te conviertes en eso que era tu enemigo, cuando resuenas con cualquier cosa que te sucede llegas a la conclusión de que no te hace falta buscar nada fuera, por todo lo llevas dentro.

En el momento en el que todas esas esas facetas que no te gustaban de tus enemigos las vives en tu interior, y te das cuenta de que son facetas humanas impregnadas de miedo, los enemigos desaparecen.

Dejas de ser el malo, dejan de ser los malos.

Ése es el momento en el que las personas que te dañan dejan de sintonizar contigo, porque empatizas con ellas, las comprendes y, entonces, ya no existen pensamientos subconscientes basados en miedos que Resuenen con situaciones no deseadas.

Estos dos caminos, o uno conectado al otro, es la forma en que puedes superar tus miedos, trascender a ellos, impedir que vuelva a ocurrirte algo que te dé miedo, porque todo eso que te da miedo, incluso las situaciones cotidianas de la Vida como el dolor o la muerte, son partes de la Vida que rechazas. La parte indivisible, el yin del yang, una parte que aunque la hayas Reprimido porque te duela forma parte de tu naturaleza.

Cuando comprendes esta máxima, el porqué de la existencia de lo que te duele, dejaras de necesitar lecciones de Vida similares, porque habrás aceptado que todo puede ocurrir.

La ausencia de pensamiento subconsciente relativo al miedo hará que tu vibración se eleve, y la relación con las personas sanará tu presente.

Quizás no entiendes algo de todo esto, o quizás estás demasiado ocupado en tu duelo, sufriendo por tus problemas amorosos. Si quieres saber qué hacer ahora que lo estás pasando mal por una ruptura, por un problema con tu pareja o por tu mala suerte en el Amor, puedes empezar a leer ¿Sabes por qué te han dejado? (puedes comprarlo en este enlace).

Si, por el contrario, ya estás superando tus problemas y quieres abandonar tus patrones mentales de miedo para evolucionar, puedes asimilar los conceptos que acabas de leer gracias a esta conferencia, que contiene algunos extractos de mi nuevo libro, Conéctate a la Felicidad. y después suscribirte a Consciencia Punto Cero® para continuar.

Si antes de seguir quieres sumergirte en todos los aspectos de esta nueva forma de pensar, puedes ver esta conferencia o leer Conéctate a la Felicidad.

Para ir más allá, quizás quieras dar un salto a Consciencia Punto Cero®, la continuación de este primer trabajo, de estas bases no limadas pero coherentes con su propósito, y que quiero compartir contigo para ayudarte a crecer.

Espero que Consciencia Punto Cero®, que recibirás por correo, te lleve tan lejos como tu imaginación desea.

Mucha Resonancia 🙏

7 pensamientos en “Filosofía Punto Cero”

  1. Aupa Carlos, está claro que lo que dices lo suscribo 100 por 100 y que estamos en la misma onda. Enhorabuena por tu fuerza ya que no es fácil,
    Ángeles.

  2. Tengo algo que decir respecto al asunto de la expresión-represión.

    ¿Por qué obligatoriamente cuando rechazamos algo estamos reprimiendo algo de nosotros mismos? Yo, por poner un ejemplo citado en el texto, “rechazo” a la gente que habla mal de otras personas, y no porque en el pasado yo lo haya hecho, sino porque me parece algo imprudente (te puedes buscar un problema si esa persona se entera de que vas por ahí difamándola) y denota que esa persona no es trigo limpio (dado que va por ahí rajando de los demás sin ton ni son). No estoy reprimiendo nada de mí, dado que no tengo el más mínimo interés en hablar mal de nadie gratuitamente ni alegremente, creo que existen temas de conversación más constructivos. Y podría ponerte varios ejemplos más.

    Entiendo los conceptos de la filosofía, y en general me parece buena, pero en algunos puntos considero que hay cosas bastante relativas y que no deben ser tomadas como un dogma de fe, Carlos. No te lo tomes a mal, lo digo sin acritud. Me parece que haces un muy buen trabajo aquí, pero personalmente pienso que hay algunos conceptos de tu filosofía que pueden estar bastante sujetos a debates o a discrepancias, objetivamente hablando.

      1. Evidentemente, rechazo ese tipo de comportamiento porque me parece inadecuado y no aporta nada positivo a esa persona ni a los que están a su alrededor, de hecho una persona que habla mal de otras posee un aura de negatividad que, al menos a mí, me suscita incomodidad. Porque sé que si habla mal tan alegremente de otra persona, en algún momento también podrá hablar mal de mí a mis espaldas. Por tanto, son personas que yo prefiero tener lejos de mí.

        1. Como te decía, Jose M., ese rechazo y el deseo de tener lejos a ciertas personas habla del rechazo de un aspecto de ti mismo, proyectado en esa personas, con las que Resuenas.
          Lee la lectura que te enlazo, me gustaría que te ayudara.

          Cualquier otra duda, puedes consultarme en el apartado de coach.

          ¡Gracias! 🙂

  3. Hola Carlos, hace poquito que te descubrí y primeramente quisiera felicitarte por tu gran trabajo.No me he atrevido a contestarte ni dejar ningún comentario porque como tu bien dices quieres argumentos buenos y constructivos para debatir un tema, disculpa mi atrevimiento pero en esta lectura tenia que aportar algo no me podía quedar callada,respecto al camino de la aceptación que es el que tenemos que seguir y en parte estoy de acuerdo, me gustaría saber cómo una persona puede aceptar a un maltratador físico y psicológico?? me quieres decir que una niña /adolescente presencia como su padre le pega unas palizas tremendas a su madre delante de ella y la humilla a todas horas?quieres decir que esa niña es así y tiene que empatizar con su padre y perdonar?es muy difícil que cualquier persona empatice con estos personajes, que el perdón seguro que lo ha hecho pero olvidar imposible….Este es un caso que te pongo pero te podría hablar de muchos otros,como el violador que viola e ultraja a una mujer, el terrorista que se lleva por delante a millones de personas, etc…si temo a todo esto, me quieres decir que mi energía hará que me lleguen estos personajes a mi vida?como evitas esto?y mas importante todavía como perdonas?Yo he sufrido infidelidad en mi relación después de 5 años, llore y perdone no le eche todas las culpas a él y en el fondo me alegré porque no era la persona para mi. Pero lo otro me cuesta mucho entender, espero que nos orientes.
    Disculpa nuevamente mi atrevimiento pero habrá muchos seguidores tuyos que se están planteando las mismas dudas que yo.Simplemente quiero saber y aprender.
    GRACIAS

  4. Ayyy Carlos!!! La conferencia me gusto
    , pero el principio es largo y confunde. Llega un momento que no sabes si es una clase de química, astrología, o si todo los problemas son porque el electrón y el nuestro se llevan mal………

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.