Enamórate ciegamente y abrirás los ojos

“El Amor es como Don Quijote:
cuando recobra el juicio es para morir.”

Jacinto Benavente

¿Sientes miedo por haber dejado de ser Feliz? ¿Por haber sufrido una pérdida, del tipo que sea? ¿Por haber sentido un Amor ciego y, ahora, abrir los ojos al desengaño?

Bien, ahora lo único que debes hacer es encaminarte hacia la Felicidad. No importa lo que hiciste en el pasado, porque todo lo vivido sólo sirve para abrir los ojos a una realidad que era para ti totalmente desconocida, de la que eras inconsciente.

Una realidad que ahora, cuando ya has abierto los ojos, no debes seguir recordándola, reviviendo viejos patrones, sino  centrarte en el presente.

Es decir, se trata de sufrir y seguir adelante, de caerse y de levantarse… no quedarse atascado.

Si te rindes, CONTINÚA

Si te quedas en lo que hiciste, jamás estarás cerca de tu sueño. Si te quedas en lo que hiciste, si piensas que no lo vas a volver a hacer, que no vas a volver a sentirte de esa o de otra manera… ya sabes cuál es la meta que te espera.

Yo me prometí y me juré mil veces no sufrir tras mi primera pérdida sentimental.  ¿Sabes lo que pasó después, no? Pues que no sufrí, pero tampoco disfruté. Así que imagina para qué me ha servido pensar que el Amor estaba desligado del sufrimiento…

Para sufrir más.

Con el tiempo he aprendido a sufrir y a disfrutar, aceptar lo que llega. Tú también puedes hacerlo. Quizás pienses que eso que rechazas, eso que te ha dado miedo, eso que te ha hecho daño pueda seguir haciéndote daño y, por tanto, quieres seguir rechazándolo. Pero sería un error.

Para  proseguir con tu Vida y hacer lo que sientes que debes hacer para ser Feliz, sea ese o no el camino, sigue adelante.

No importa si piensas que lo que sientes te va a hacer Felizsigue haciéndolo. No te conviertas en piedra.

Quizás te dé miedo empezar un nuevo trabajo tras un despido. Quizás sea viajar en coche después de un accidente. Quizás el Amor por miedo a volver a ser abandonado. En cualquiera de los casos, todo ese dolor que llega hasta nuestra Vida es nuestra Resonancia.

Vivimos inconscientes un tiempo hasta que abrimos los ojos y nos encontramos con nuestra propia Resonancia, mirándonos al espejo. Llega todo eso que no queremos para que entendamos y comprendamos de qué estábamos huyendo; se amplía nuestra esfera, se conectan nuestros patrones mentales y eso que considerábamos ajeno a nosotros resulta que forma parte de lo que somos.

Esa es la forma en la que se expande el Universo y, por tanto, la mente humana: experimentar para completar un poco más nuestro Ser. Así que todo eso que nos ciega, que nos obsesiona, que nos hechiza, es una parte de nosotros que no queremos ver.

Lo que significa que cuando nos acercamos a ello estamos creando la versión más Feliz de nosotros mismos.

Explorar el mundo es descubrirnos. Por eso, si sientes que debes hacer algo aunque tus miedos te lo hayan prohibido, hazlo. Si sientes que te has enamorado perdidamente de alguien, vívelo. Si de repente aparece el que crees que es el trabajo, la persona o el viaje de tus sueños y tus miedos empiezan a brotar como champiñones…

… sigue adelante. No te pares.

Sigue hambriento y loco, como decía Steve JobsHazlo.
Concentra toda tu energía en Amar, sin importarte nada más.

Ahí es donde encontrarás lo que eres, al sentir el Amor inconsciente que no te permite ver eso que rechazas pero que, indudablemente, eres tú y estás atrayendo para evolucionar.

Recuerda que nada está junto a otra cosa si no es su igual.
Eso que te empieza atrayendo y que luego rechazas eres tú.

Eso es el Amor ciego: sentirnos tan perdidamente atraídos por algo bello, con tanta Luz, que acabamos cegados sin acertar a ver lo que se esconde por debajo. Amar ciegamente es  estar ante algo que ya somos pero que puede hacernos daño conocer.

Cuando nos enamoramos perdidamente, siempre hay algo de nosotros que vamos a descubrir. Siempre vamos a encontrar ese algo que nos duele y que tanto rechazamos. ¡Tanto que lo ignoramos incluso en nosotros mismos! No somos capaces de ver lo que somos porque tenemos una Represión. Un bloqueo. Y ese bloqueo, sencillamente, nos impide reconocer nuestra propia actitud en esos que nos rodean, en esos que se comportan como nosotros pero de quienes renegamos.

¿Sabes cuántas veces había renegado el militar de American Beauty a los homosexuales?

Cuando no somos capaces de ver en el espejo el dolor que rechazamos, cuando no vemos aquello que nos Reprimieron ver, tampoco vemos en nosotros mismos nuestra humanidad, propia de nuestra dualidad.

Cuando nos sentimos así, Reprimidos, consideramos nuestra energía como diferente a la de fuera, y creemos que todo lo de fuera nos hace daño cuando, en realidad, forma parte de nuestra energía.

¡Resonamos con lo que somos, por eso lo vivimos!

Por este motivo, cuando nos enamoramos no emitimos juicios, porque estamos etiquetando el mundo, viviendo el presente, tal y como hace un niño. El cerebro se está comportando con frescura ante algo que desconoce, observando cada esquina, cada arista, cada detalle y, en ningún momento ponemos etiquetas porque lo experimentado no está asociado a recuerdos, a conceptos.

No hay nada en nuestra memoria que sea como eso que nos atrae pero que, en realidad, rechazamos.

Nos atraen para enseñarnos lo que rechazamos

Hemos rechazado e ignorado tanto nuestra realidad, que hemos hecho menguar Amor por nuestro Ser. Hemos dejado de sentir Amor por nuestro Ser al completo, con sus más y sus menos. Hemos escogido y filtrado la realidad debido a nuestros miedos a la soledad, a nuestras Represiones, y hemos dejado de ver belleza absoluta en todo lo que somos.

Hemos construido objetos para tapar el dolor que nos hace sentir el lado más repugnante de nuestra humanidad.

Eso que somos y de lo que tanto nos cuesta hablar, el miedo, es lo que ha creado el mundo que vemos a nuestro alrededor. Por esto, la belleza que hemos creado en el mundo está basada en construcciones egóticas, construcciones materiales por egos animales. Animales que defienden el territorio porque consideran que todo es limitado, porque creen que no existen recursos suficientes. Porque temen el cambio.

Somos animales que seguimos construyendo para evitar cambios, para evitar prestar atención consciente, y siempre con el único fin de alcanzar la Felicidad, la Luz, ahorrando toda la energía posible durante el proceso.

Utilizando poco o nada el lóbulo prefrontal para crear nuestra realidad.

Queremos llegar a ser luminosos y eternos manteniendo a la mente en una constante huida del presente a través de todo tipo de artificios. De ahí uno de mis lemas: no huyas de ti, porque nadie va a darte lo que te falta.

Somos nuestros recuerdos, y desde que los tenemos sentimos miedo a lo que hemos sufrido. Ahora estamos explorando esta inmensidad que tanto nos ha hecho sufrir, sumergidos en un enorme escenario en el que poco a poco se está encendiendo la Luz para que veamos el suelo que estábamos pisando.

La Tierra, lo que somos, abre sus ojos a través de los nuestros y contempla su reino de dualidad.

El Universo existe porque queríamos verlo

Eso es lo que ocurre cuando no Resonamos con la frecuencia en la que están creadas las cosas bellas: las perdemos.  Siempre lo he dicho: alégrate por las personas ricas, por sus riquezas y no sólo económicas, porque esa es la única forma de conseguir lo que tienen y anhelas. Si no Resonamos en esa frecuencia de seguridad, ¿qué ocurrirá? Que tendremos miedo a la pérdida por miedo a estar solos, sin eso que tapa nuestro vacío, lo cual sugiere que no somos tan bellos como eso que admiramos.

Cuando algo nos atrae poderosamente no nos sentimos tan bellos como eso que nos saca de nuestro aburrido y feo presente.

Es decir, queremos cosas que tapen la fealdad que llevamos en nuestro Ser y que ignoramos por completo, hasta que dejamos de verlo. Por eso, cuando nos enamoramos de alguien estamos, únicamente, intentando Amar una de nuestras partes que no somos capaces de identificar, ante la que estamos Reprimidos.

Y esa Mirada Interior es, sencillamente, aprender a quererse a través de los ojos de los demás.

Aprende a Amarte a través de sus ojos

Por eso el Amor es ciego: porque cuanto más bella nos parezca la forma hacia la que nos sentimos atraídos, más Resuena con el miedo a la pérdida y, por tanto, con las carencias que no acertamos a ver en nuestro Ser.

Formas que no tienen nada que ver con nuestro autoconcepto, pero que Resuenan con nosotros, haciendo que se refleje ahí fuera, para que nos enfrentemos y lo aceptemos.

Nuestro cerebro, a pesar de la tecnología no es un cerebro evolucionado sino un cerebro que ve el mundo de forma dual, y seguiremos viendo el mundo de esta forma, dividida e inconsciente. Seguiremos Resonando con las personas, las situaciones y las cosas que abren nuestra consciencia, aunque sea doloroso, a una versión más completa de nosotros mismos.

El Amor ciego te traerá el Amor

Por todo esto, si perdiste el Amor y te enamoras nuevamente, y esta vez lo haces de forma ciega, arriesgándolo todo por algo que tú sabes que es un camino hacia la Felicidad, sigue esa vía sin miedo.

No temas escoger mal el camino, porque el corazón no te engaña: con lo que das, es lo que necesitas.

Lo que te atrae es algo que necesitas vivir para dejar de Reprimir.

De no hacerlo, de no conectar con la dualidad de la que huyes y que se enmascara de Amor para atraparte, tal y como la resina atrapa las esporas de otras plantas, si huyes de algo que, en realidad, Amas, estarás huyendo del Yin de tu Yang, la parte que debes conocer y que has enmascarado de Amor para no ahogarte en un mundo de pérdidas y tristeza.

Enamórate ciegamente.
Sólo así acabarás por conocerte del todo 🙏

6 pensamientos en “Enamórate ciegamente y abrirás los ojos”

  1. Y si te enamoras sabiendo que esa persona no te hará feliz, y que aunque el corazón no sabe de conveniencias, tu sabes que esa relación no te conviene y es tóxica? Lo mejor será alejarse, no vivir el amor ciego.
    Gracias por el artículo, el miedo nos frena a ser más felices.

  2. Entiendo lo que dices, me paso que yo estuve muy enamorado de una persona, que era muy diferente ami, yo soy alguien que todas sus metas pasaban por la obligación, esta mujer que me enamoro, y que físicamente no me parecía de lo mas linda, no podía dejar de admirarla, cuando me dejo, ya había tenia varios libro y lectura de esta filosofía, y comprendí que lo que me atrajo a ella, que era su manera de disfrutar la vida, es profesora de música, y su vida pasa mucho en lugares artísticos, yo creo que reprimí eso, ya que fui criado solo por mi padre,(mi madre se suicido), y siento que esta mujer me hizo ver que necesito cultivar mi parte artística, una vez comprendido esto, dejo de dolerme su perdida, aunque ahora apareció de nuevo en mi vida, y aunque no tenemos nada, no me deja de atraerme, y vivo encontrándola por todos lados. pero no encuentro cual es el motivo, que es el miedo que me genera.

    1. Tiene gracia. Yo soy profesora de música y, al leerte, me he dado cuenta de que a mi ex le pasó algo parecido conmigo. Tampoco yo le parecía especialmente guapa, ejem :-), pero bueno, allá que fuimos. Ahora, al leer tu comentario, un año después de que lo hayas escrito, he entendido dos cosas que me dijo en dos de los primeros conciertos a los que asistimos juntos… ¡¡hace 8 años!! Una me pareció muy rara y la otra, mucho peor, me hizo daño y creo que no llegué a perdonársela del todo nunca. Mira tú que ahora las entiendo y creo que voy a poder olvidarlas. Lo que son las cosas. Gracias.

  3. Entonces, enamorarse ciegamente, o de la persona equivocada, no es un error, como podríamos pensar, sino una necesidad de aprender algo que de otra forma no podríamos. Me gusta esta visión. sin embargo, parece que para aprender hubiera que sufrir siempre. ¡Qué lata!

  4. Muy hermosas tus reflexiones a la vez que profundas. He tenido que parar varias veces para asimilar ciertas ideas. Me encanta porque hay un enorme corazón puesto en cada letra. Gracias por derramar felicidad .

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.