Enamorarse vs. entregarse

¿Quieres aprender mucho más,
sobre tu ruptura sentimental, tu pérdida
o tus relaciones de pareja?

Suscríbete a mi Programa Dolor Cero® | Supera tu Ruptura
y recibirás 11 días gratis de mi Guía,
para saber todo lo que ha ocurrido en tus relaciones.

 


“Una mujer sería encantadora
si uno pudiera caer en sus brazos
sin caer en sus manos.”
Ambrose Bierce

 

Lo cierto es que esta cita, pese a hablar de forma genérica sobre la mujer, podría hacer referencia a todas esas relaciones de dependencia entre hombres y mujeres donde uno de los dos acaba manipulado por el otro, únicamente por su excesiva y dolorosa entrega.

En primer lugar, mi filosofía y, por tanto, la de Centro Punto Cero es perseguir el Amor. El Amor verdadero. Entregarse, romper con el ego, dejarse llevar por una relación donde hay Amor, dar de forma incondicional. Sentir el Amor real, el Amor por otra persona que no es uno mismo, olvidarse de los problemas propios y dar nuestra energía a quien lo necesite.

Entregarse es sano, si uno es feliz consigo mismo y, sobre todo, si hace las cosas sin esperar nada a cambio. Sin esperar a ser correspondido.

El problema está en que para tener energía para dar, para tener Amor para dar es necesario Amarse a uno mismo previamente, lo que significa que las personas que no se quieren y comienzan una relación, lo están haciendo para recibir el Amor de vuelta, para recibir todo eso que les falta… y no porque realmente estén enamoradas.

El efecto más inmediato de este tipo de relaciones es que la persona supuestamente enamorada se va a desvivir por la relación, y sólo para obtener aprobación.

Para que la otra persona, que refleja sus habilidades, su potencial, le dé todo eso. Cosas que ya están en ella, que ve reflejada, pero que no es capaz de crear por sí misma.

Las personas que buscan, por tanto, que dependen pero no  Aman, Resuenan con la carencia y se topan con el problema.

Cuando esto se da, y la persona que recibe a alguien que se vuelca, que se anula, que deja de hacer las cosas de siempre y las cambia por otras nuevas, las que tanto desea, se da un alejamiento, un distanciamiento, y eso sólo conseguirá una cosa: que la persona que cree estar enamorada (pero que, en realidad, depende) se acerque aún más.

Que quien depende, quien había encontrado la solución a sus problemas de autoestima, dependa con más fuerza. Y ahí llega la entrega.

Tristemente, al entregarte a alguien, al depender de alguien que no te corresponde, mandarás al carajo tu autoestima y, por supuesto, la relación.

Vuelve a repasar estos términos:

1. Una persona está enamorada sólo si se Ama a sí misma.

2. Una persona que no era feliz estando sola pero sí en pareja, no se enamora sino que depende (depende de las emociones que le procura su pareja para ser Feliz).

3. Una persona que depende no suele ser correspondida, y sólo obtiene alejamiento de la persona a la que quiere vampirizar, a la que quiere chuparle la energía.

4. Una persona que no es correspondida, incluso rechazada, y aun así sigue Amando, es una persona entregada. Un vampiro emocional que da mucho para, a cambio, obtener más.

A este respecto, te puedo poner muchos ejemplos de personas enamoradas (que se Aman y son correspondidas) y entregadas (que no se Aman y no son correspondidas), y la diferencia siempre, absolutamente siempre, estribará en que la persona entregada hará cosas que no desea con tal de que la relación siga en pie.

Es decir, se negará de pies a cabeza, generando pequeños traumas psicofísicos que limiten su Expresión, y que permanecerán generando todo tipo de problemas hasta que no se liberen.

Esto es lo que nos ha llevado muchas veces a utilizar términos como calzonazos o pagafantas, haciendo referencia a la actitud de personas, hombres o mujeres, que se arrastran, se humillan y dejan de hacer la vida que desean, o la que sienten que merecen, por el simple hecho de que están junto a alguien por quien necesitan sentirse aprobados.

Y para que esa relación siga a flote, a pesar de la escasa o nula correspondencia entre ambos.

Si de verdad quieres hablar de Amor, si vas a hablar a la gente de tu pareja y de lo muy enamorado o enamorada que estás de ella, hazlo con cabeza.

Si estabas bien sin pareja, estarás al lado de alguien con quien te irá aún mejor. Si, por el contrario, no llevabas muy bien tu soledad y te echas rápido un novio o una novia, seguramente estés al lado de alguien que no acaba de corresponderte, básicamente porque esa otra persona Resuena con tus carencias, no necesita a alguien que le vampirice sino confiar en su camino de soledad, y conformaréis un roto para un descosido.

Tanto el uno como el otro estaréis con alguien a quien necesitáis pero no habéis elegido . Y, ya sabes: eso acaba en ruptura.

En resumen, enamorarse significa Amarse a uno mismo.
Entregarse, significa Amar a otra persona para obtener lo que uno da (sin tener).

No hagas cosas por una persona que no te corresponde, negándote para recibir la energía que no sabes darte. No hagas cosas dependiendo de la compañía de alguien para ser feliz.

Si dejas la relación con la que tanto daño te haces y te buscas, y te encuentras, verás que ese Amor por ti hará que tu vibración cambie, haciéndote Resonar con una persona afín, que también se quiera a sí misma, y que corresponderá tu Amor.

Enamórate siempre, pero no te entregues nunca.

Un pensamiento en “Enamorarse vs. entregarse”

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.