Drogas legales, mundo mejor

Recuerdo una escena de la película El último emperador donde Puyi, emperador de China que subió al trono a los tres años y fue adorado por 500 millones de personas para, después, pasar a la más absoluta de las ignominias, contaba que los últimos años que vivió en la Ciudad Prohibida era como trabajar en un teatro sin público.

Las fuerzas republicanas que querían abolir la corte imperial lo encerraron entre sus murallas, y el palacio dejó de ser comidilla en los quehaceres del pueblo. Puyi dejó de ser venerado por la multitud. Le olvidaron.

El joven emperador y la inmensa corte que trabajaba para él convirtieron sus vidas en una estúpida pantomima, recreando costumbres de las que nadie estaba pendiente. No  eran más que un teatro sin público, un escenario donde se representaban las escenas habituales de palacio, sin que nadie les concediera la más mínima importancia.

Sí. Supongo que es lo que quiere perpetuar el gobierno al prohibir el tema de las drogas. Seguir con la pantomima de los buenos y los malos, persiguiéndose, engañándose, encarcelándose y matándose.

¿Qué sería de toda esa escenificación, de esa obra llamada Perseguimos a los malos, de toda esa producción cinematográfica creada por los buenos y de la que somos espectadores habituales…

si ya no hubiera malos?

¿Qué es lo genera el narcotráfico? Un mercado negro que necesita escabullirse de la Ley y, por tanto, genera delincuencia. Es decir, prohibir la venta de una sustancia demandada genera mercados negros. ¿Porque?

Porque si, tal y como argumenta el profesor de Harvard, Jeffrey Miron, todas las drogas fueran legalizadas y se vendieran en una farmacia, sin prescripciones médicas de ningún tipo, ¿para qué iba a haber crimen en torno a ella?

Es algo de lo que habla Javier Solana en esta entrevista radiofónica en La Ser.

¿Te imaginas que hubiera crimen por el tráfico del producto lácteo? Parece una estupidez, ¿verdad? Bien, te aseguro que si accediera al poder un gobierno dictatorial y prohibiera la venta de yogur lácteo… ¿cuánto tardaría en haber crimen?

Hay verdaderos adictos a esos productos, no dudes en que habría revueltas en las calles.

Cuando uno ve esas largas colas que han hecho en Washington para comprar marihuana legal puede darse cuenta de muchas cosas. Por ejemplo, que si vendieran cualquier tipo de droga en una farmacia o en un supermercado (tal y como te venden el whisky que causa millones de muertos por accidente en las carreteras), se acabaría el mercado negro.

Si yo puedo comprar droga en una tienda, con su ticket y factura si es preciso, ¿para qué ir al callejón donde te espera tu camello, después de haber negociado con su otro camello en algún polígono industrial a altas horas de la noche, y con pistolas en los bolsillos por si hay reyertas o se presentan los maderos?

Muerto el perro, adiós a la rabia. Si la droga se legaliza y se normaliza… ¿para qué esa necesidad que tienen muchos de vivir de un mundo al margen de la Ley? ¿Para qué competir en mercados al margen de lo legal, con riesgos de cumplir cadenas perpetuas según el país donde te trinquen?

En resumen, si puedes comercializar tu propia droga en un mercado legal, cumplir con tus inspecciones y competir en calidad con otras, ¿para qué delinquir?

La época con más tasa de alcoholismo y crimen que ha destilado la historia, fue la que comprendió los años de la Ley Seca; de ella heredamos la corrupción en la autoridad, e innumerables trastornos por los millones de hogares y familias desestructuradas que dejó tras de sí aquella feroz Represión contra el alcohol.

Prohibir, a fin de cuentas, es hacer desear.

Corrupción en la autoridad por la prohibición de las drogas

Hace décadas convertimos en el alcohol en la sustancia más temida, pero también la más deseada. Lo mismo que ocurre hoy día con drogas supuestamente más peligrosas como la cocaína o la heroína.

Creo que ya es suficiente: hemos aprendido de nuestro dolor, del falso mundo del mal necesario para el mundo del bien. Ya hemos sido espectadores, durante mucho tiempo, de esta pantomima, ¿qué tal si dejamos de venerarla con nuestro odio, y dejamos de creer en ella?

Conocemos a la perfección el efecto devastador de esa estrategia, la de la Represión contra las drogas creada por los gobiernos. Una estrategia, una conspiración que sigue construyendo un mundo dual, un mundo separado el uno del otro, un mundo que rechaza al otro, ¡como si fuera distinto!

Tenemos el ejemplo de muchas personas reinsertadas en nuestra sociedad, de esos seres humanos conflictivos que no fueron más que personas inconscientes que no sabían lo que hacían.

Personas que, con el paso del tiempo y la evolución de su consciencia recapacitaron y comprendieron hasta dónde fueron capaces de llegar.

Siente compasión por todos

Te recomiendo que veas esta película:

Hemos aprendido a tolerar y a aceptar a muchas personas que, supuestamente, eran malas. Que llevaban la maldad en la sangre, como suelen decir las personas inconscientes.

Hemos aprendido a integrar muchos perfiles; creo sinceramente que cada vez quedan menos. Uno de los pasos más importantes, ahora, se centra en eliminar la Represión contra las drogas. Legalizarlas, normalizar su venta y distribución.

Y, después, ayudar a los herederos de los infiernos que nosotros mismos creamos. Ayudar a esas personas que acabaron atrapadas en los agujeros negros generados por nuestras almas.

Quizás tengamos suerte de no tener que sufrir la tragedia de algunas personas, como esa madre que pide la legalización de las drogas tras perder a su hija por tomarlas. Seamos sensatos.

Si te interesa que el mundo evolucione, apoya estar a favor del vive y deja vivir, no actúes por como otros actuaron antes que tú. No apoyes las Represiones. Apoya la legalización de las drogas, la expansión informativa sobre su consumo, su legalización, regularización y completa normalización en nuestra sociedad.

¿O queremos seguir siendo el entusiasmado público que asiste, aterrado, a la más larga sesión de horror y miseria humana que ninguna butaca de cine ha podido soportar?

3 pensamientos en “Drogas legales, mundo mejor”

  1. Hola Carlos, simplemente no es legal porque no es rentable. Si fuera legal nadie tendría ese “miedo” de tener su pequeña planta de maría en casa, o yo podría tener mi plantación y venderla más barata que la que se vendiera legal, siguiendo con el mercado negro. Sale más rentable ir multando a diestro y siniestro a todo aquel que lleve droga encima. Si se hiciera como en Holanda la gente se quejaría porque se enriquece el empresario, la cuestión es la queja continua… En fin, que cada uno haga lo que quiera. Yo solo le di una vez una calada a un porro y no más, me sentó bastante mal, pero si fuera fumador habitual, seguiría fumando sí o sí independientemente del gobierno de turno, y dejaría de ver fantasmas y conspiraciones judeomasonicas. Por cierto, no soy empresario ni tengo un duro, pero estoy un poco cansado de la queja continua de la gente culpando a unos o a otros de sus problemas. Saludos y a vivir que son 2 días y mañana no sabemos si estaremos…

  2. La nicotina es una droga legal adictiva de por vida y que hemos conseguido siendo legal??? A veces no te entiendo Carlos. Después de la heroina lo que mas cuesta es dejar la nicotina. Adicciones O.

    1. Yo no he dicho nada a favor de la nicotina.

      El problema no es la droga sino la adicción, y la adicción comienza por un problema emocional.

      Una persona con un problema emocional puede engancharse al chocolate, y no por eso el chocolate está prohibido. Las prohibiciones, como puedes leer en el artículo, sólo generan mercados negros, corrupción y crimen.

      Drogas legales, mundo mejor.

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.