Cuando hay una tercera persona

¿Quieres aprender mucho más,
sobre tu ruptura sentimental, tu pérdida
o tus relaciones de pareja?

Suscríbete a mi Programa Dolor Cero® | Supera tu Ruptura
y recibirás 11 días gratis de mi Guía,
para saber todo lo que ha ocurrido en tus relaciones.


 

Desde 2006 he tratado miles de casos, y puedo asegurar y demostrar que en la práctica totalidad de los casos había una tercera persona.

Sí, sé que crees que tu caso es especial, que no crees en la estadística, y por eso, para que no lo pases mal, me gustaría explicarte todo lo que debes saber para dejar de engañarte, aceptar lo que ha ocurrido y empezar a evolucionar.

¿Qué es lo que sueles defender de forma habitual? Comenzamos:

Es que veo que su vida está muy movida, que tiene problemas con muchas cosas. Familia, trabajo, amigos… todo le supera, entiendo que no esté bien conmigo.

Sí, entiendo lo que dices. Sé que piensas que no hay otra persona, y que todo eso que le ocurre a tu pareja son circunstancias, realmente duras, que le han llevado a dejarte. Pero, para empezar, una persona que te Ama no te deja.

Una persona que te Ama soluciona sus problemas a tu lado. Lo que no hace, en ningún caso, es dejar a la persona que le apoya, que eres tú y, entonces, vivir una vida llena de problemas sin ningún tipo de ayuda.

Está bien, en el 90% de las veces es verdad…
… pero también hay un porcentaje de personas que dejaron a otras sin que hubiera nadie.

Personalmente, he dejado sin que hubiera otra persona de por medio, y sé perfectamente que existe ese porcentaje. Yo formé parte de él en un momento en el tiempo. El problema es que también formé parte del porcentaje de personas que dejan porque aparece otra persona, y sé muy bien qué se siente cuando dejas por unas causas u otras.

No podemos, en cualquier caso, aplicar el “me deja sin que haya nadie” al típico caso en el que una relación se rompe de la noche a la mañana, de forma abrupta, con un “necesito un tiempo” o cualquier excusa similar.

Si, por ejemplo, nos encontramos con una ruptura por desgaste, por temas de convivencia, familia, drogodependencias, hijos, etc, hablamos de ruptura de “saneamiento”, una ruptura que surge como necesidad de romper con algo dañino que está provocando conflictos y desórdenes en tu vida, incluido en temas de salud.

No creo que sea el caso de relaciones primerizas, de meses o pocos años, que se rompen tras un fin de semana, o de un día para otro.

En una relación de desgaste, de convivencia, de conflicto con los hijos, con la familia política… En una situación así puede darse una ruptura y no haber otra persona, e incluso en ese caso me extraña: no solemos abandonar la comodidad… pero, en cualquier caso, digamos que sí, que puede darse esa situación. Sin embargo, en una relación donde las cosas siguen una tediosa rutina, donde se avanza lentamente, donde no hay novedad y sí aburrimiento… en esa situación uno de los dos se va de fin de semana con no sé quién del trabajo, comparte más tiempo con alguien de su centro de estudios o le surge una cena con un nuevo grupo de personas… y, entonces, la relación empieza a deteriorarse…

… es momento de valorar la situación.

Tras una situación así,
¿debo preguntarle si está con alguien?

Jamás he instado a que alguien pregunte a modo de interrogatorio, sino que pregunte a modo de cuestionamiento de la realidad.

Quizás al preguntar a tu pareja obtengas un “no, no hay nadie”, pero ya hemos visto cómo el sentimiento de lástima, de culpabilidad, la necesidad de mantener la reputación a salvo, y otros pormenores impiden que la persona confiese tener una relación paralela.

Puedo hablarte de miles de casos donde la ex pareja juró y perjuró que no había terceros… cuando en realidad sí lo había. Y sí, todos decían: “yo confío en mi pareja”. Por supuesto. Tanto como los demás.

Que la persona en la que confias a fe ciega te diga “no hay nadie”, y que lo haga cuando te está dejando, debería hacerte ver que ya no puedes confiar en esa persona porque, sencillamente, tiene otra vida que atender y no tiene por qué darte explicaciones.

Es decir, si te está dejando, ya no importa lo que te diga.

Pero me dijo que preferiría decirme que estaba con otra persona y acabar del tirón, que ocultármelo no tiene sentido… Me dijo que no era eso. Que, simplemente, no quería tener pareja… Que quería hacer otras cosas.

Bien, pongamos que no quieres ver tu realidad, algo que salta a la vista dado el carácter de la relación, el tiempo juntos, los hechos acaecidos, la irrupción (el “te dejo” de un día para otro) y no el desgaste (problemas durante años)…

Pongamos que no quieres admitir que hay un tercero, o realmente se da un caso que no lo hay. ¿No hay un tercero? Perfecto, no lo hay… Pero que eso no te haga pensar que no lo vaya a haber.

Esto es importante porque la gente piensa: “no, no, en mi caso no hay terceros”, creyendo que eso hará que su ex no esté jamás de los jamases con nadie, y llegue un momento que de tanta soledad, comience la nostalgia.

En realidad, lo que se debería pensar es “no, no hay tercero, pero va a haberlo”, ya que asumir la ruptura implica todos los movimientos presentes y futuros, y no aferrarse a una irrealidad como la de que otra persona vivirá siempre sola, sin volver a salir con nadie, sin volver a besarse con nadie, sin volver a acostarse con nadie.

Entre tú y yo: si tu ex sigue haciendo una vida como la de siempre, donde siempre y con la gente de siempre, y no te deja para raparse la cabeza, ponerse un hábito y viajar como un ermitaño hasta algún templo en Tíbet, entonces… no creas que no está pasando nada con otra persona.

Pues prefiero pensar que no hay otra persona, que no hay un tercero… que me ha dejado porque no quiere estar conmigo, sencillamente.

Puedes hacer lo que quieras… Pero eso es negar la realidad y, por tanto, negarte…

Escúchate… ¿realmente quieres eso? Pensar que es mucho mejor ser “sustituido” que “abandonado” es un gravísimo error, propio de una autoestima desinflada. Es infinitamente mejor que tu ex considere más divertida, guapa, atractiva y encantadora a otra persona… a fin de cuentas es una opinión de tu pareja, no tuya sobre ti mismo.

Ya sabes lo que se suele decir: “lo que piensen los demás de mí, es problema suyo”.

Lo que tu pareja opine sobre lo que desea en la Vida es un problema suyo, no tuyo. ¿Y si prefiere a una persona de ojos azules y tú los tienes castaños? ¿También va a ser culpa tuya, o entiendes que sus decisiones no tienen nada que ver con cómo eres?

Sus decisiones no deberían afectarte lo más mínimo. Por el contrario, el verdadero problema (que no lo es, ya que todo es una oportunidad para crecer), es cuando tu ex pareja te deja para quedarse sola porque no quiere estar contigo, porque no aguanta ni un minuto más a tu lado. Eso sí es un problema, porque deja entrever que prefiere estar sola a estar contigo.

¿Qué tienes en tu carácter para que alguien prefiera estar a solar antes que estar contigo? ¿A estar solo antes que mal acompañado? Eso es lo realmente grave así que, por favor, no pienses “prefiero que me haya dejado para estar sola”.

Es que parece que la respuesta siempre es que hay un tercero. Siempre parece que debe haber cuernos, sólo porque mi ex no quisiera estar más tiempo conmigo…

Tan sólo estoy siendo realista:. Si te duele, es un problema tuyo, no mío. Ocurrió en mis relaciones, ocurrió en miles de casos que han pasado por mi centro y seguirá ocurriendo: las personas tenemos muchas debilidades y no nos gusta enfrentarnos a nuestra soledad.

Por eso, la mayoría de nosotros solemos aguantar en una relación tranquila y apacible creyendo que eso es Amor. ¡Yo lo hice!

Y, claro, cuando otra persona llega y nos abre los ojos, cuando conocemos el verdadero Amor hacia nosotros mismos gracias a que otra persona nos hace profundizar en lo que somos, nos damos cuenta de que no éramos felices. Y, entonces, llegan los cambios…

Bueno, entonces hablemos de la ruptura,
no hace falta hablar de terceros ni mortificar a la gente con que hay otras personas…

Yo no mortifico a nadie, simplemente expongo hechos. Que esos hechos duelan es problema de quien lea o escuche lo que digo. Si no tengo razón y lo que digo no es cierto… ¿por qué sientes molestia al escucharme?

Desde mi espacio ayudo a asumir la realidad que la persona está viviendo. Muchos huyen de ella, se niegan a aceptarla, y mientras exista dolor y lo tapen, seguirá habiendo problemas.

Por muy dulcificada que te muestre la realidad, por mucho que te endulce la ruptura, seguirá siendo una ruptura. ¿Qué prefieres escuchar, algo que te permita conocerla y superarla, o algo que te haga seguir engañado?

Para contrarrestar el dolor que supone el escuchar que la ex pareja ya está con otra persona, algunos argumentan que “no es importante hablar de ese tema”, o lo bandean con un “no creo que esté con nadie, pero tampoco voy a ponerme a pensar así”. Esto es un punto importante a tener en cuenta, ya que lo que realmente duele es visualizar a tu ex pareja no tanto haciendo su propio camino, sino haciéndolo junto a otra persona.

Y mientras duele, algo hay que sanar; como decían los griegos, “si sale pus es que está curando”.

Si pensar de la forma en la que te digo te produce aflicción, es importante que asumas que tu ex te ha dejado para estar con otra persona, independientemente de cómo haya sido vuestra relación, vuestros problemas o vuestros puntos débiles. Lo que es absolutamente cierto es que tu ex, tras abandonarte, volverá a tener una relación

… y si tienes en cuenta que el tiempo no existe, que no importa si no es ahora o más tarde, entenderás que la situación de tu ex junto a otra persona se dará, tarde o temprano.

Sé que hago mucho hincapié en ello, pero es lo mejor que puedes pensar en este momento: es mejor que aceptes y asumas esa imagen que te duele, exista o no esa persona ahora, porque si no lo haces arrastrarás un larguísimo duelo fundamentado en un hecho altamente improbable: que tu ex haya renunciado a todo y se dé a la vida contemplativa.

Como te he dicho antes: si sigue viviendo en el entorno de siempre, con la gente de siempre y sigue haciendo la vida de siempre… ¿crees que dejará de buscar el Amor con otras personas?

Te equivocas.

Vale… imaginemos que descubro que hay otra persona. O realmente ya lo sé de primera mano… ¿Y si le hago saber a mi ex que me he enterado de que hubo una tercera persona con quien me engañaba?

¿Y qué pretendes que te diga tu ex? ¿Algo así como “¡vaya, qué inteligente eres! ¡Pensé que no eras así, me he vuelto a enamorar de ti!”, o cualquier otra cosa que realce tu valor?

Si buscas demostrarle que eras más perspicaz de lo que parecía, si buscas hacerle saber que no eres la persona tonta que tu ex cree que eres, no esperes que eso realce lo que eres.

No esperes que ese hecho potencie tu autoestima y descubras, de golpe, tu Amor propio.

Así no funcionan las cosas.

Eres tú quien debe valorar lo que eres, no que venga alguien y lo haga. Si de verdad quieres Amarte a ti mismo no tienes que esperar a que otra persona se dé cuenta de lo mucho que has madurado para, entonces, resarcir ese sentimiento de inferioridad que sientes al haber sufrido un engaño.

Nadie debe aprobarte. No lo necesitas.

Insisto, tu Amor propio lo fomentas tú, no puedes esperar a que otra persona, mucho menos tu ex, se dé cuenta de que vales y, así, sentir que nadie te ha empequeñecido. Si estás pendiente de cómo te valoran los demás, sea quien sea, jamás te valorarás a ti y, entonces, si no tienes aprecio por ti porque lo esperas de los demás, ¿cómo esperas resonar con relaciones sanas?

Vale, acepto que hay un tercero…
¿qué voy a ganar si pienso así?

Como te he dicho más arriba y que me gustaría repetirte, si concedes a tu ex pareja el beneficio de la duda, si piensas que te ha dejado para estar a solas consigo misma y no por que haya una tercera persona con la que ya está relacionándose y con la que quiere formalizar una relación como la que tenía contigo, si piensas que tu ex ha preferido la soledad, es evidente que por tu carácter piensas que no vales lo suficiente, y que es mejor hacerte a un lado antes que seguir junto a ti.

Cuidado… porque es un terrible problema esto que acabas de leer… Te lo repito: das como válida su decisión, la de dejarte y quedarse a solas, sea por la causa que sea, porque consideras que algo de ti puede provocar esa huida.

Es decir, no estás aceptando algo de ti, algo de tu carácter, de tu iniciativa, de tus gustos, de lo que sea, que no apruebas. Por eso te parece lógico que otras personas tampoco lo aprueben y se vayan de tu lado. Eso es falta de Amor propio en mi idioma. ¿Y en el tuyo?

Si consideras que la persona que te ha Amado, o al menos quien te ha prometido que lo hacía, esté en lo cierto al abandonarte para estar a solas, te quieres poco o nada. ¿De verdad te parece un pensamiento lógico? ¿Mejor sin alguien que a solas?

Vale, si piensas así, piensa esto: si tú no te Amas porque consideras lógico que se vayan de tu lado, ¿cómo va a Amarte otra persona?

Es lógico que pienses de esta forma, porque yo lo hice. Y como el pensamiento es muy tóxico, intento que tomes consciencia y no pases por ahí.

No querer sentir dolor, rabia, ira, odio y autoconvencerte de que tu ex busca la soledad hace que la rabia quede Reprimida dentro de ti, y esa Represión totalmente inconsciente, opere desde el subconsciente.

¿Te imaginas por un instante la de situaciones que vas a atraer donde tengas que liberar tu rabia? ¿Te haces una idea de cuántas situaciones negativas vas a tener que tolerar, en el trabajo, con tu familia, con amigos? ¿A cuántas discusiones y enfrentamientos de todo tipo vas a verte abocado por ocultar la rabia que sientes, totalmente humana y necesaria tras haber sido abandonado por tu pareja? ¿Comprendes que la rabia dañará tu relación con el mundo y, simultáneamente, dañará tu cuerpo con malestar y enfermedades?

Piensa bien por qué quieres autoengañarte… quizás es más importante de lo que te parece. Sanar ese aspecto hará que evoluciones más de lo que crees.

Aceptar, en definitiva, gracias a estas reflexiones, lo que probablemente está sucediendo o lo que inexorablemente sucederá, es una herramienta más para la aceptación de tu dolor y, por tanto, tu evolución personal.

Te permite aprender de la pérdida, aceptar el fluir de la Vida, y te ayuda a conocerte. Y, obviamente, te impulsa a conectar con personas, situaciones y cosas que te reporten más Felicidad.

Tómatelo de esta forma por mucho daño que te haga: sé que cuesta crear una imagen contraria a la creada en tu mente después de tanto tiempo, pero no estás haciendo nada malo.

No te culpes por pensar así.

Estás, sencillamente, adaptando tu realidad al presente para eliminar los patrones mentales que te impiden ser feliz.

Espero que trabajes en esto hasta que dejes de sentir dolor, puedes utilizar mi Programa Dolor Cero® para conseguirlo.

Mucha Resonancia 🙏

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.