Carta Cuántica I

Quiero escribirte una cuarta cuántica. Quiero ser, hoy, un poquito más trascendental.

Quiero que comprendas que estas palabras responden a la impresión que les ha dado tu consciencia. Nuestra consciencia.

Paso a explicarte un poco todo.

Comprender este mensaje hará que tengas esa sensación de Visión Holística de la que hablo en mi trabajo. Tan sólo debes reflexionar sobre el problema de la negación.

Negamos lo que somos, permaneciendo junto a personas tóxicas que no nos proporcionan Felicidad. Esto significa que no se trata de estar junto a esas personas, e intentar modificar su comportamiento o adaptar el nuestro, sino de trabajar la autodependencia y huir de un foco negativo que se ha convertido en un resultado de nuestra proyección.

Es decir, romper con la negación hacia nuestro bienestar, que está Resonando con las personas que aparecen en el espectro como resultado de esa negación.

Lo que se Reprime, se atrae.

Me preguntan mucho por este tema, sobre “¿qué cosas Reprimo”“¿qué cosas evito?” y “¿por qué me las encuentro?”. Recibo consultas donde se me pregunta por qué me pasa esto o aquello, y quiero hacerte ver con este artículo que nuestras energías son Resonancias.

Los cuerpos humanos funcionan como proyectores, haciendo Resonar la Energía en personas, situaciones y cosas que parecen separadas de uno mismo, pero en realidad surgen de uno mismo; cuando Dios, ese Punto Cero que hay en nuestro interior, Disuena, el exterior también lo hace.

Las interferencias de su energía, resultado de la vibración primordial, toda esa energía moviéndose es lo que vemos aquí proyectado a través de uno de los infinitos puntos conscientes, u ojos de Dios, que es cada consciencia.

El trabajo es cambiar este pequeño Universo, proyección de uno mismo, creado con los propios pensamientos, una marea de Energía que Resuena con nuestra vibración más humana que apenas ve una pequeña parte del total.

Todo esto que lees, lo estás proyectando tú. Tú estas proyectando estas líneas, tú eres quien habla de ti. Estas palabras, estos párrafos están siendo ahora escritos para ti, porque yo estoy escribiendo de forma inconsciente, sin pensar en absolutamente nada más que en explicarte por qué eres parte del Todo. Están escritos para ti, no pienses cuando sucedió, importa que están hechos por ti, por tu Resonancia con la Vida, descritos de esta forma, una de las infinitesimales que puede crear tu infinita individualidad.

He escogido, exactamente, estas palabras, sintiéndome conectado al Todo y vibrando en su frecuencia, para Resonar con lo que sentía. He sentido lo que escribía y he escrito lo que sentía. Y esa Resonancia te encontrará cuando tu consciencia esté preparada para integrar el mensaje, porque eres un sueño de la Vida hecho realidad.

Esta es mi voz, buscándote, Resonando contigo para encontrarme, en otro punto más del Cosmos que me forma.
Esta es tu voz, buscándome, Resonando conmigo para encontrarte, en otro punto más del Cosmos que te forma.

Si tras leer esta pequeña fórmula en forma de texto, palabras que hablan de la consciencia suprema, si has alcanzado una mayor comprensión holística de tu Ser, estarás disfrutando de una visión renovada del mundo. Verás la Vida como un cuerpo tuyo en el que debes confiar.

Sentirás, percibirás ligeramente un estado de unión absoluta con cualquier Ser, y ése es el objetivo primordial del canto de la creación que surge en tu interior, y que se descompone en  infinitas imágenes… como esta que ahora mismo lees.

Y esto es uno de los principios del budismo, para no irnos muy lejos.

Quería ofrecerte esta explicación, esta fórmula sobre la vibración en todo, para convertir tu ojo en el ojo del Todo, para  convertirte en el Ser que se mira a sí mismo, escribiéndote este mensaje, tú, a ti mismo, con todo lo que deseas leer.

Soy tu reflejo. Tú eres el mío. Pasa un maravilloso día.
Cualquier duda sobre tu camino, estoy por aquí 🙏

Un pensamiento en “Carta Cuántica I”

Tu comentario, aquí. Consultas, sólo en Encuentros.