Powered by Max Banner Ads 
La dependencia: la creación de futuros imposibles

La dependencia: la creación de futuros imposibles

A lo largo del tiempo, a medida que envejecemos y afrontamos cada vez más y más pérdidas, aprendemos a desapegarnos de los seres queridos. Aprendemos a ser lo suficientemente autodependientes para no tener que depender de fuentes que, de no tenerlas a nuestro lado, podemos sufrir miedo, angustia, crisis de ansiedad.

Pero, ¿por qué caemos en ese dolor? ¿Por qué duele tanto perder aquello a que una vez tuvimos? ¿Qué es la dependencia y cómo se crea?

Sigue leyendo

El jardín de Uno - Buscando la Luz

El jardín de Uno – Buscarás la Luz

Es increíble cómo todos los seres del mundo echan raíces en la Tierra pero, ¿por qué lo hacen? ¿Por qué echamos raíces? ¿Por qué nos alimentamos de nuestra Tierra?

Con esta duda, Uno se levantó y fue en busca de su abuelo. Necesitaba saber por qué  expandimos nuestras raíces y buscamos el alimento en la Tierra.

—¿Por qué lo hacemos, abuelo? ¿Por qué echamos raíces?

—Para buscar la Luz…

—Pero, ¿cómo va a ser eso? En la tierra todo está oscuro, ¿cómo van a querer las raíces buscar la Luz?

—No, Uno —respondió el abuelo, con una sonrisa—. No se trata de que las raíces busquen la Luz. Quienes buscan la Luz son las hojas del árbol, pero para que las ramas crezcan y dirijan sus hojas hacia la Luz, para que el árbol suba hasta lo alto del cielo, debe alimentarse.

El abuelo quedó pensativo y le dijo:

—Ven, quiero enseñarte algo.

Sigue leyendo

El jardín de Uno - Echarás raíces

El jardín de Uno – Echarás raíces

Contemplar cómo su abuelo cuidaba y regaba las plantas del enorme jardín era algo que le relajaba y le maravillaba. Llevaba viéndole cuidar de todos aquellos árboles, flores, arbustos y setos desde que nació.

Ahora, con 12 años, Uno seguía admirando la  habilidad de su abuelo para dar vida a ese inmenso jardín. Un jardín que algún día sería suyo, tal y como le prometió.

Mientras Uno tenía esos pensamientos, vio cómo su anciano abuelo se apoyó en el árbol que presidía el centro del jardín, un enorme Quercus faginea. Un hermoso y robusto roble, de tronco grueso e inmensa copa plagada de verdes hojas.

Sigue leyendo